Bienvenido(a) a Crisis Energética viernes, 13 diciembre 2019 @ 10:55 CET

Industria acelera la regulación del autoconsumo eléctrico

  • Autor:
  • Lecturas 2.347
Noticias

Entre los clásicos debates entre energía eléctrica centralizada y grandes redes o la autoproducción y autoconsumo bien sabemos que hay otras vías. Al parecer estos conceptos empiezan a ser escuchados por la administración y hoy sale publicada esta noticia. Buscándole un hueco en el panorama de producción y consumo, llegamos al Prosumidor (productor y consumidor) de energía eléctrica en una misma figura. Esto entre otras cosas evita el problema de la acumulación autonóma y abre la vía a la autoadministración de la energía eléctrica autoproducida.

El método que parece quieren adoptar es el llamado de medición neta. Como podemos leer en el artículo, sus normas y modalidades difieren de estado a estado en EE.UU. Esperemos que se decanten por hacerlo asequible al pequeño autoproductor y como una vía más de producción de energía eléctrica de forma mas autónoma y menos dependiente de las grandes compañías, cuasi monopolios energéticos.

El Gobierno -ya en funciones- ha decidido acelerar la tramitación de las normas que deben facilitar el autoconsumo eléctrico a los hogares, comercios y pequeñas empresas. El pasado viernes, el Ejecutivo dio luz verde a la norma que regula las condiciones administrativas y técnicas para la instalación de fuentes renovables y de cogenera-ción y, prácticamente al mismo tiempo, envió a la Comisión Nacional de la Energía (CNE) un borrador de real decreto para regular el proceso de autoconsumo.

De acuerdo con el borrador, el autoconsumo se considera "parte de un sistema global de la gestión de la demanda", sin contraprestación económica, pero interesante porque permitirá al productor acumular derechos por el excedente que pudiera tener para consumir gratuitamente de la red en determinados momentos.

El sistema que contempla la norma es apto para instalaciones de cogeneración y renovables con una potencia inferior a 100 Kw -la potencia máxima para la baja tensión-. Con esos límites -la potencia media en un hogar ronda los 5kW-, los sectores que pueden resultar más beneficiados por la norma son el solar fotovoltaico y el mini-eólico.