Bienvenido(a) a Crisis Energética martes, 10 diciembre 2019 @ 11:05 CET

La solución pasa por las redes inteligentes de energía y comunicación

  • Autor:
  • Lecturas 2.608
Artículos

Traemos a las páginas de Crisis Energética, por su interés público, el capítulo de introducción de la Guía de Redes Inteligentes de energía y comunicación, publicada por la Consejería de Economía y Hacienda de la Comunidad de Madrid y la colaboración o patrocinio de diferentes entidades como la Fundación de la Energía de dicha Comunidad, el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio y el IDAE.

El autor de esta interesante introducción, es un viejo conocido, José Morales Barroso, es un doctor ingeniero industrial y director de L&M Data Communications. José es además miembro del IEEE (Institute of Electrical and Electronics Engineers) y de la IEEE-SA (IEEE Standards Association), donde participa regularmente como "Balloting Group Member" del LAN MAN Standards Committee P802.3 para la Normalización de Ethernet, colaborando así activamente en su desarrollo. También es miembro de la NYAS (New York Academy of Sciences). Fue miembro de la ISES (International Solar Energy Society) desde 1980 hasta 1990.

José promueve desde hace años un interesante concepto de hibridación de redes o red común de telecomunicaciones (Tecnologías de la información y las telecomunicaciones, o TIC’s) y de suministro eléctrico que den servicio avanzado a ambas y optimicen considerablemente al sector de la energía eléctrica. Aplica un concepto simple y novedoso, llamado Universal Ethernet Telecommunication Service (UETS), que es tan sencillo como en principio revolucionario, aunque hasta ahora no haya recibido la atención que merece. Básicamente, una tecnología que reduce los costes, al menos en un orden de magnitud, reduce la recarga sobre los protocolos de Internet, cada vez más complejos, lentos y más consumidores de energía (Ipv6), reduciendo ésta en varios órdenes de magnitud (esto es algo vital), mejora el ancho de banda y lo hace simétrico y disminuye la complejidad y aumenta la seguridad de las redes, algo que Internet no hace (Internet es inherentemente insegura), algo vital para redes globales de las que ya dependen (y cada vez más) servicios esenciales en las sociedades modernas.

El editor considera que el sistema propuesto es de gran calado, y que merecería el estudio en profundidad de esta solución, pero formalmente desvincula a la página de las posibles actividades o intereses comerciales de la sociedad que promueve este sistema de integración de redes.