Bienvenido(a) a Crisis Energética lunes, 16 diciembre 2019 @ 01:25 CET

La fiebre del gas pizarra

  • Autor:
  • Lecturas 2.473
Artículos

Artículo publicado en www.sostenible.cat.

¿Especulación o cornucopia energética? El gas pizarra puede estar inflando una nueva burbuja energética en la que las preocupaciones medioambientales pasan nuevamente a un segundo plano.

El gas de pizarra es el nuevo combustible fósil de moda, y según los más optimistas, podría solucionar los problemas energéticos del mundo. En Estados Unidos, pioneros en su explotación, las inversiones en la exploración y extracción de este gas no convencional han desatado una fenomenal puja.

El metano (gas natural) contenido en estratos de pizarra se encuentra atrapado en los poros microscópicos de esta roca sedimentaria de grano fino y muy compacta. Eso hace que su extracción sea dificultosa, dado que las pizarras tienen una muy mala permeabilidad y es difícil hacer fluir el metano a través del estrato y hasta la boca del pozo de extracción. Ya en los años 90 se desarrolló un método, la hidrofractura, consistente en inyectar agua a presión (en la que se disuelven diferentes compuestos químicos) en el yacimiento hasta conseguir fracturar la pizarra, permitiendo así que el metano fluya con mayor facilidad. Para una mayor eficiencia en la captura del gas, una vez se ha perforado verticalmente al nivel del estrato que contiene el metano la perforación continúa horizontalmente dando un giro de 90 grados, de manera que se maximiza la extracción.

Si las reservas de gas de pizarra se conocen desde hace muchas décadas y los métodos de extracción son también conocidos, ¿por qué no se ha hablado antes del gas de pizarra? En Estados Unidos, que es de donde viene la locura del gas de pizarra, se explota este recurso desde el SXIX, pero solo cuando la tecnología y los precios se han unido (los máximos históricos del precio del gas en EE.UU. se dan en 2006) y ante el hundimiento de la producción de gas convencional en el país es cuando inversores y compañías deciden que este costoso y sucio método de extracción será capaz de poner en el mercado las abundantes reservas que existen.

Sin embargo la situación del mercado energético nunca es estática, los precios se han hundido debido a la crisis económica y han empezado a divulgarse los perjuicios medioambientales de la extracción del gas de pizarra.