Bienvenido(a) a Crisis Energética domingo, 16 junio 2019 @ 07:10 CEST

Aumenta un 5,6% el consumo energético y consumimos más petróleo del que producimos

  • Autor:
  • Lecturas 3.472
Informes

(Entrada publicada en el blog del Grup d'Estudis d'Energia i Sostenibilitat (GEES).

La petrolera británica British Petroleum publica cada año el Statistical Review of World Energy, una publicación compuesta por una hoja de cálculo y un informe en el que se ofrecen estadísticas de consumo energético (primario y eléctrico), sobre las reservas de petróleo, gas y carbón, la penetración de las renovables, etc, todo ello presentado por países y con datos que en la mayoría de los casos se acompañan de series históricas que se remontan hasta más de 40 años.

Los datos presentados en esta edición muestran una fuerte alza del consumo energético en 2010 después del cambio de tendencia histórico que se dio en 2009 cuando el consumo de energía primaria en el mundo descendió por primera vez desde 1982. El “rebote” ha sido del 5,6%, un crecimiento que no se veía desde 1973. No obstante, este crecimiento ha sido desigual, mientras que en los países industrializados (OCDE) ha sido de un 3,5%, fuera de estos (excluyendo la antigua URSS, cuyo consumo ha crecido un 5,3%) ha sido de un extraordinario 7,5%. Tan desigual ha sido este crecimiento que solo China es responsable del 20,3% de ese aumento del consumo de un 5,6% a nivel mundial.

El mundo resume así su tendencia al alza en el consumo energético rota en 2009, y lo hace además incrementando la intensidad energética, es decir, el consumo energético aumenta proporcionalmente más que el crecimiento económico (algo que no es de extrañar conociendo ya los aumentos en emisiones de CO2 anunciados por la Agencia Internacional de la Energía).

En el caso del consumo de combustibles fósiles, y este es un dato ciertamente muy preocupante, el que ha crecido más ha sido el carbón. Los datos son simplemente estremecedores: el consumo global de carbón ha crecido un 7,6%, empujado por un aumento del 8,7% en los países no OCDE, pero desde luego no frenado por el crecimiento en la OCDE, que ha sido también muy fuerte, de un 5,2%.

El gas natural no se ha quedado muy atrás, con un crecimiento en el consumo global de un 7,4% (6,4% en la OCDE y un 8,4% fuera de esta).

En el caso del petróleo, los altos precios de este y el hecho de que como confirmó la Agencia Internacional de la Energía, se llegó al pico de extracción del crudo convencional en 2006, impiden mayores crecimientos. En conjunto, el mundo aumentó su consumo de petróleo en un 3,1%, pero segregando este dato por zonas, queda claro que el tirón se produce sobre todo fuera de la OCDE, donde creció un 5,5% (¡China aumentó su consumo de petróleo en un 10,4%!), mientras que en la zona OCDE aumentó un paupérrimo 0,9% e incluso disminuyó un 1,1% en la Unión Europea).

Hay que destacar que durante el año 2010 se consumió más petróleo del que se produjo, concretamente 5 millones de barriles diarios, diferencia que ha provenido de las reservas almacenadas, y que explica buena parte de las tensiones que han afectado al mercado petrolero una vez pasado lo peor de la crisis.

Respecto a los datos de consumo de electricidad producida a partir de fuentes renovables, de nuevo los crecimientos del consumo son mayores fuera de los países industrializados (OCDE), donde el consumo creció un 27,7% frente al 12,4% en la OCDE o el 12,7% de la Unión Europea. Este año se han incluido por primera vez estadísticas de consumo de biocarburantes, que también crecen en su consumo un 13,8% a nivel mundial, con crecimientos muy parecidos dentro (14%) y fuera (13,3%) de la OCDE.

Por lo que respecta a la capacidad instalada en energía eólica, fotovoltaica y geotérmica, la energía eólica ha crecido a nivel mundial un 24,6% (destacando China y Túnez, con aumentos en su base instalada del 73,2% y del 54,4% respectivamente). La energía fotovoltaica muestra también crecimientos espectaculares a nivel mundial, del 72,6%, con cifras de crecimiento por países verdaderamente notables (República Checa, 321%, Francia 292,7%, Grecia 267,9%, etc). En el caso de la geotermia los progresos son muy escasos, con un crecimiento del 1,8%, concentrado prácticamente todo en Nueva Zelanda, que aumenta su capacidad instalada en un 22,2%, mientras que la mayoría del resto de países se mantiene prácticamente igual.