Bienvenido(a) a Crisis Energética miércoles, 26 junio 2019 @ 07:46 CEST

La crisis energética - texto de Malcolm Caldwell

  • Autor:
  • Lecturas 2.708
Informes

Me gustaría poner de nuevo en circulación este texto (fichero PDF, 393KB), que he encontrado por casualidad rebuscando entre mis libros viejos. Se titula, cómo no, "La crisis energética", escrito por Malcolm Caldwell, y es el tercer capítulo de un libro cuyo título original es "Socialism and the Environment". Lo que me pareció más interesante, es que se publicó en el año 1972, (1976 la versión en castellano). Por favor, cuando lo lean, ténganlo presente en todo momento: se publicó en 1972. En este ensayo se da un repaso general a todo el panorama energético, que como saben no ha cambiado en lo fundamental, desde aquellos años.

El autor introduce ideas como "el hombre de 100 watios", la energía animada (somática) e inanimada (exosomática), los “esclavos energéticos”, la relación directa entre consumo de energía y desarrollo económico... Es un texto muy rico en ideas. Al principio hace una breve introducción histórica del desarrollo de la sociedad industrial, gracias al uso masivo de los hidrocarburos fósiles.

El autor menciona la relación directa entre el consumo de energía de un país (consumo per capita en watts) y el nivel medio de vida. Desmonta la idea comúnmente aceptada, de que, con el tiempo, todos los seres humanos disfrutarán del confort proporcionado por la combustión masiva de hidrocarburos fósiles, y por la industrialización.

M. Caldwell presta mucha atención al carbón, y ofrece fechas del máximo de producción mundial, explicando que dicho máximo sería más temprano si el carbón fuera la principal fuente de energía (cuando la producción de petróleo entre en declive).

Otras ideas expuestas en el texto son:

  • La combustión de los hidrocarburos fósiles para producir energía, como uno de los usos menos deseables, para sustancias con tanto valor en la industria de la química orgánica.
  • La intervención del imperialismo en la apropiación y explotación de los recursos energéticos ajenos.
  • La posibilidad de que la producción de petróleo en EE.UU., excluyendo Alaska, esté ya en su máximo (1969), y que no se podrá afirmar hasta ¡5 años después!
  • Las predicciones para el cenit del petróleo mundial se establecían entonces entre los años 1990 y 2000.

A continuación hace un repaso a las otras fuentes de energía, distintas de los hidrocarburos fósiles, es decir, el Sol y el núcleo del átomo. Se centra principalmente en la energía nuclear, la cual desarrolla más a fondo: esto es otro punto de interés de este escrito, dada la situación actual en el debate nuclear. Cito una frase del texto: «Cuánto durará la fortuna humana antes de que haya un catastrófico accidente en una planta de energía nuclear, es tema de conjeturas». Otras fuentes exóticas también son revisadas, como la electricidad de los rayos y la energía geotérmica. Incluso una solución disparatada: evacuar humanos de la Tierra mediante los viajes espaciales.

Volviendo a la energía nuclear, dice que «la fusión sigue siendo una “religiosa aspiración”». En aquellos años, se decía que era imposible superar los obstáculos técnicos de la fusión, por lo menos hasta pasados 25 años. Como recordarán, en la primera década de este siglo, el proyecto ITER tenía un horizonte de 50 años. La fusión nuclear se aleja cada vez más… En cuanto a la fisión, las esperanzas de la civilización industrial estaban puestas en un tipo de reactor, llamado “autorregenerable”, pero no sé el estado actual de dicha tecnología.

Otra conclusión que el autor extrae de la forma de campana que tiene la curva de extracción:

Mucho antes de que se llegue realmente al máximo, en un plazo de unos 40 ó 50 años (probablemente antes si la demanda continua aumentando), los países más dependientes del petróleo, y especialmente los países más dependientes de las importaciones, tendrán que emprender una acción decisiva para asegurarse las reservas restantes e impedir que sus rivales accedan a ellas.

Al finalizar la lectura completa del texto, incluidas las notas, (que aportan mucha información), tal vez la conclusión más importante que se puede sacar, es que en los años 70 se realizó un importante trabajo de búsqueda de fuentes de energía alternativas, y el resultado fue que NO HAY ALTERNATIVAS.

Redacción CE: por un imperdonable despiste no habíamos colocado los enlaces al texto recuperado por Miguel Tovar, aquí va, con nuestras disculpas, "La Crisis Energética, de Malcom Cadwell" (fichero PDF, 393KB).