Bienvenido(a) a Crisis Energética jueves, 11 agosto 2022 @ 05:28 CEST

Fukushima y el "esto no puede pasar nunca"

  • jueves, 14 abril 2011 @ 11:25 CEST
  • Autor:
  • Lecturas 2.078
Artículos

Marcel Coderch, secretario de AEREN y autor junto a Núria Almirón de "El Espejismo Nuclear", escribe hoy en el diario El País el artículo titulado "El cisne negro nuclear". En este artículo, Coderch compara los acontecimientos en Japón tras el terremoto y el tsunami y el accidente en la central de Fukushima Daiichi con los eventos que Nassim Taleb describe como "cisnes negros":

También nos explica Taleb que los humanos hemos desarrollado mecanismos psicológicos de defensa frente a la incertidumbre que sesgan nuestro raciocinio, haciendo que evitemos imaginar y prever aquello que no deseamos que ocurra. Todo ello nos aleja de la racionalidad a la hora de entender, prever y actuar en relación a estos fenómenos. Sería difícil encontrar un ejemplo actual más apropiado de lo que es un cisne negro que el del desastre nuclear de Fukushima. (...)

Durante mucho tiempo, los partidarios de esta tecnología han intentado convencernos de que debemos aceptarla en virtud de lo que Alvin Weinberg, otro de sus padres, llamó "el pacto fáustico nuclear": la promesa de un futuro con energía barata y abundante a cambio de un riesgo radiactivo asumible. Y para que aceptáramos el pacto, nos aseguraron que construirían las centrales nucleares de forma que no sufriríamos las peores consecuencias de su radiactividad. Incluso se atrevieron a cuantificar esta seguridad, afirmando que la probabilidad de un accidente grave, con fusión del núcleo y liberación radiactiva al exterior, como en Fukushima, sería de un accidente cada 100.000 años-reactor; o lo que es lo mismo, uno cada 200 años para un parque mundial de reactores similar al actual, o cada 100 años si lo dobláramos. Cuando los accidentes fueron sucediéndose con una frecuencia muy superior, las explicaciones eran cada vez más sofisticadas pero la conclusión siempre era la misma: hemos aprendido la lección y no volverá a suceder.