Bienvenido(a) a Crisis Energética jueves, 11 agosto 2022 @ 04:25 CEST

Energía nuclear: La tercera vía

  • miércoles, 13 abril 2011 @ 09:38 CEST
  • Autor:
  • Lecturas 2.053
Artículos Un artículo de opinión publicado en el periódico hispano La Oferta en San José, California y recopilado en el blog de su autor explica de manera sucinta y simple el por qué del miedo a lo nuclear:
El pánico que genera la energía nuclear de fisión no es algo nuevo. Habrá quien dice que es exagerado o injustificado, o que obedece más a razones psicológicas que reales. Servidor cree que sí que está justificado. Pensemos en las connotaciones de esta energía, en cómo nació y cómo se usó. Es historia que su desarrollo en el proyecto Manhattan se debió únicamente a motivos bélicos, y que una vez creada, algunos de los científicos más renombrados de la época, abnegaron de ella (Einstein e incluso Openheimer). La primera notica que tuvo el mundo de su uso fueron las bombas tiradas sobre Hiroshima y Nagasaki. Y dicen que “la primera impresión es la que cuenta”.

La posterior competición entre la extinta Unión Soviética y los Estados Unidos durante la Guerra Fría por ver qué potencia mundial podía volar más veces el planeta Tierra tampoco ayudó mucho a la buena percepción de esta energía. De hecho, aunque el miedo de una guerra nuclear que extermine la faz del planeta ha desaparecido en parte de la conciencia colectiva, sigue siendo ésta una posibilidad nada halagüeña para el futuro.
Ofrece algunos datos, sacados de Wikipedia pero no muy conocidos sobre los incidentes nucleares:
En sus 60 años de historia ha estado salpicada de accidentes más o menos aterradores: un total de 29. De ellos 7 en Estados Unidos, 1 en Argentina y 1 en España. Particularmente impactantes han sido los de “Three Mile Island”, “Chernobyl” y ahora “Fukushima”.
Una exposición divulgativa de sus peligros:
A su peligro en caso de accidente hay que añadir que el uranio también es un recurso no renovable del que no hay muchas reservas, y sobre todo, al problema de los resíduos radioactivos que siguen activos miles de años después, para los cuales no hemos encontrado solución. Por último, en el mundo revuelto en el que estamos, es mucho más seguro que no se pueda acceder a este material no generándolo que intentando protegerlo.
Y una conclusión/solución muy en línea con Crisis Energética: El decrecimiento:
Queda por último contestar a los que sostienen que estamos contra la espada y la pared: o energía nuclear o cambio climático. Para este argumento cabe recordar que existe otra vía: usar menos energía. Reducir conscientemente nuestro consumo. Generar un sistema decrecionista donde haya más felicidad con menos cosas. Parece que esta visión está ganando adeptos en Japón, donde bastante gente preferiría no tener centrales nucleares aunque ello supusiera cortes de luz y reducir el consumo. Apaguemos la nuclear, encendamos la esperanza.