Bienvenido(a) a Crisis Energética jueves, 11 agosto 2022 @ 05:16 CEST

Antiguo ingeniero de AREVA critica la seguridad de las centrales nucleares

  • sábado, 09 abril 2011 @ 11:59 CEST
  • Autor:
  • Lecturas 5.837
Artículos

François Diaz-Maurin es un ingeniero nuclear civil que ha trabajado en la industria nuclear francesa y estadounidense, y que actualmente se encuentra realizando un doctorado en energía y sociedad en el ICTA (Universitat Autònoma de Barcelona). Diaz-Maurin ha participado como ingeniero mecánico y estructural en el proyecto de diseño y certificación del European Pressure Reactor (EPR) estadounidense y en la planta de vitrificación de Hanford (Washington), la mayor planta de vitrificación de residuos radioactivos del mundo.

El pasado 21 de marzo, François participó en una conferencia realizada en la Universitat Autònoma de Barcelona, en la que contribuyó con una presentación titulada "Learnings from an ongoing nuclear disaster & conclusions about the viability of nuclear energy". Su intervención está disponible en Youtube, producida por SICOM TV y subtitulada al castellano. Según la opinión del ingeniero nuclear francés, "es imposible diseñar una central aceptablemente segura".

El otro documento que presentamos es un artículo que François escribió para el Economic & Political Weekly, con el título "Fukushima: Consequences of Systemic Problems in Nuclear Plant Design," (fichero PDF, 238KB). El artículo, que hemos traducido para los lectores de Crisis Energética ("Fukushima: Consecuencias de Problemas Sistémicos en el Diseño de Centrales Nucleares", fichero PDF, 184KB), hace una crítica al método de Evaluación de Riesgo Probabilístico (PRA por sus siglas en inglés), poniendo en evidencia sus deficiencias a la hora de ofrecer una estimación significativa de los riesgos del diseño de las centrales nucleares.

La incertidumbre sistémica existente que afecta al diseño de las centrales nucleares en todo el mundo plantea la cuestión de si la sociedad está dispuesta a continuar con un proceso de aprendizaje sin fin, de consecuencias potencialmente muy adversas, tanto para los humanos como para el medio ambiente. El desarrollo de nuevos diseños no llevará a una mejora de la seguridad nuclear sino que simplemente mantendrá el bloqueo tecnológico provocado por la industria nuclear civil.