Bienvenido(a) a Crisis Energética lunes, 24 febrero 2020 @ 19:14 CET

Desde el infierno de Fukushima

  • Autor:
  • Lecturas 1.670
Artículos

The Wall Street Journal publica hoy en su web unos emails cruzados entre dos trabajadores de TEPCO: uno en Tokyo, el otro en el corazón de la central de Fukushima.

El testimonio es estremecedor.

Redacción CE: El diario La Vanguardia publica también la noticia, y traduce algunas de las comunicaciones entre estos dos empleados de TEPCO:

En el siguiente correo, el trabajador de Fukushima relata las siniestras condiciones de trabajo suyas y de sus compañeros: “Llevamos trabajando en los trabajos de reparación desde que ocurrió el terremoto (…) La ciudad en la que vivo, Namie-machi, fue arrasada por el tsunami. Mis padres fueron arrastrados por el tsunami y aún no sé dónde están (…) Estoy encadenado en un trabajo extremadamente duro bajo estas condiciones mentales. ¡No puedo más!”.
Actualización: añadimos una mejor traducción al texto presentado por La Vanguardia.

Trabajador TEPCO Fukushima (1r email): "Sólo quería que la gente entienda que hay muchas personas luchando, en difíciles circunstancias en las plantas nucleares. Eso es todo lo que quiero. Llorar es inútil. Si estamos en el infierno ahora todo lo que puede hacerse es trepar hacia el cielo. Por favor, ten cuidado con la fuerza oculta de la energía nuclear. Me aseguraré de que nos recuperaremos."

Trabajador TEPCO Tokio: "(Lo que escribes) es lo que yo había imaginado. Pero sin palabras para describirlo, solo puedo estar abrumado por las lagrimas. Como habitante de Tokio que disfruta de la electricidad, no hay tiempo que perder en lagrimas. (…) Siento una frustrante rabia de todo lo que el país apunta a Tepco. Sospecho que los ejecutivos de Tepco sienten lo mismo. Pero aquí todo el mundo es respetuoso y baja la cabeza para rezar por los que se enfrentan con la peor parte, luchando en el frente rodeado de enemigos. Aunque yo no estoy en condiciones de decir una cosa así, te ruego que continúes allí."

Trabajador TEPCO Fukushima (2nd email): "Llevamos trabajando en las obras de restauración sin dormir o descansar después del terremoto. Han pasado alrededor de dos semanas desde el terremoto, y las cosas han mejorado en 1F (Nota - posible referencia al reactor N º 1). Esperemos que los esfuerzos de enfriamiento sigan su curso. Como sabes, la mayoría de los trabajadores de 1F y 2F (Nota - posible referencia al reactor N º 2) son residentes locales y por tanto también víctimas del terremoto. Hay muchos trabajadores cuyas casas fueron arrasadas.

Yo mismo he tenido que permanecer en la central durante todo este tiempo, desde que ocurrió el terremoto, y he estado luchando junto a mis compañeros sin dormir ni descansar. Personalmente he perdido totalmente mi ciudad natal, Namie-machi, que se encuentra a lo largo de la costa. Fue completamente arrasada por el tsunami. Mis padres fueron arrastrados por el tsunami y todavía no sé dónde están. Normalmente yo correría a su casa tan pronto como pudiese para rescatarlos, pero no puedo ni siquiera entrar en la zona porque está bajo una orden de evacuación. Las Fuerzas de Autodefensa no se están llevando a cabo ninguna búsqueda allí. Estoy obligado a trabajar muy duro en este tipo de estado mental ... No puedo aguantar esto más!

El sismo es un desastre natural, pero Tepco debe ser culpado por la contaminación causada por los materiales radiactivos liberados en las plantas nucleares. Me parece que los sentimientos de los residentes locales están tan acentuados que la sensación general es que el sismo ocurrió a causa de Tepco. Todo el mundo está lejos de su ciudad natal y no sabe cuando va a poder regresar. No sabemos a quién recurrir y dirigir nuestra preocupación o ira. Esta es la realidad actual.

(…)

No estoy diciendo que los trabajadores en las plantas nucleares sean malos! No estoy diciendo que nadie sea malo! Pero la mayoría de los trabajadores en las plantas son residentes locales. Todos nosotros, incluido yo mismo, somos víctimas de la catástrofe. Pero todos estamos trabajando duro para completar nuestras tareas como empleados Tepco, antes de pensar en nosotros mismos como víctimas del desastre.

En particular los trabajadores en el segundo piso estaban pasando por lo peor. Tienen que apoyar a los colegas en el primer piso, que se dedicaban a trabajos de restauración, al tiempo que deben garantizar la seguridad de sus propias plantas. La escena es completamente como una zona de guerra. Todos los empleados están trabajando al límite, tanto mental como físicamente. Por favor, deben entender esto.

La empresa quizá pueda deshacerse de la energía nuclear para salvar la empresa, pero nosotros vamos a luchar hasta el final. Te ruego que nos apoyes desde la sede central."