Bienvenido(a) a Crisis Energética jueves, 14 noviembre 2019 @ 10:54 CET

Aparente estabilización en la crisis nuclear: continúan los esfuerzos por refrigerar Fukushima

  • Autor:
  • Lecturas 9.670
Noticias

Actualización 17:20h, 18/03/11: Japón ha actualizado por fin el nivel del accidente en Fukushima del nivel 4 al nivel 5, mientras siguen los trabajos para refrigerar los reactores y las piscinas de almacenamiento y para dotar de electricidad al complejo.

Las labores de restauración de la energía eléctrica en la central se ven obstaculizadas por los altos niveles de radiación, que impiden que los trabajadores completen sus tareas. Según Los Ángeles Times, algunos ingenieros creen que las bombas de refrigeración quedaron dañadas irremediablemente por las explosiones de hidrógeno o por la corrosión causada por el agua marina vertida y que por lo tanto, la vuelta de la electricidad en la planta tendría un efecto limitado. Dependiendo de la situación, la prioridad en las tareas de refrigeración varía, y hoy el peligro máximo se cree que está en el reactor nº4, donde se teme por la integridad de las barras de combustible gastado. Según el mismo diario angelino, fotografías tomadas por helicópteros y por aviones no tripulados estadounidenses habrían mostrado que la piscina del reactor nº4 estaría agrietada en su parte inferior, lo que haría prácticamente inútil los esfuerzos por rellenarla.

A continuación, un resumen actualizado del estado de los reactores, según Kyodo News:

  • Reactor nº1: en parada desde el terremoto, fallo de refrigeración, fusión parcial del núcleo, vapor purgado, edificio dañado (techo volado) por explosión de hidrógeno el sábado 12 de marzo, se bombea agua marina. El 70% de las barras de combustible se encuentran dañadas.


  • Reactor nº2: en parada desde el terremoto, fallo de refrigeración, bombeando agua marina, barras de combustible totalmente expuestas durante un tiempo, vapor purgado, edificio del reactor dañado el lunes 14 por explosión en el reactor nº3, daños en la cámara de supresión de presión conectada a la vasija del reactor el martes 15, se teme potencial fusión parcial del núcleo, se temen daños en la estructura de contención. El 33% de las barras de combustible se encuentran dañadas.


  • Reactor nº3: en parada desde el terremoto, fallo de refrigeración, se teme fusión parcial del núcleo, purga de vapor, bombeando agua marina, edificio del reactor dañado el lunes 14 por explosión de hidrógeno, altos niveles de radiación cercanos medidos el martes 15, humo detectado el miércoles 16 y que se presume provenga de la piscina de almacenamiento de combustible gastado, daños en la vasija contenedora poco probables. A diferencia del resto, el combustible utilizado en este reactor es MOX, más peligroso y dañino. Lanzada agua desde helicóptero el jueves 17 y desde tierra también el viernes 18.


  • Reactor nº4: parado por mantenimiento en el momento del terremoto, incendio el martes posiblemente causado por explosión de hidrógeno en la piscina donde se guarda el combustible gastado, subida anormal de temperatura en piscina de combustible gastado (84º el lunes 14) aunque no se ha observado el nivel del agua, incendio detectado el miércoles en el edificio del reactor, se teme que el nivel del agua esté bajando, nuevos temores de reacción nuclear en cadena, solo queda el encofrado del techo del reactor.


  • Reactores nº5 y nº6: parados por mantenimiento en el momento del terremoto, temperaturas subiendo ligeramente en las piscinas de almacenamiento del combustible gastado (64º el jueves 17), se detecta que el nivel de agua ha bajado.

  • Piscinas de almacenamiento de combustible gastado de todos los reactores: se han perdido las funciones de refrigeración, no se puede observar el nivel de temperatura en los reactores 1, 2, 3 y 4. No hay peligro inmediato en el nivel del agua.

Actualización 09:00h, 18/03/11: Por fin llegan buenas noticias de Japón, que es tanto como decir que parece que de momento la situación se ha estabilizado y los desesperados esfuerzos por refrigerar los reactores de Fukushima Daiichi están dando sus primeros tímidos frutos. El motivo de esta mejora parece ser el uso de camiones bomba que lanzan agua a los reactores, consiguiendo llenar y enfriar las piscinas de almacenamiento del combustible gastado. Asímismo se está ultimando la reconexión de algunos circuitos eléctricos a través de un cable que llegará hasta la central.

No obstante, sigue la incertidumbre, ya que los datos que los propios técnicos barajan son limitados. En declaraciones a Kyodo News, un portavoz de la agencia nuclear japonesa afirmó que "no podemos decir que las operaciones han fracasado porque los niveles de radiación no hayan bajado de manera abrupta. Tendríamos que poder monitorizar directamente la condición de las piscinas para saber lo que está pasando".

Este desastre, cuyo inicio cumple hoy una semana, se ha ido desarrollando casi en cámara lenta y es posible, si las cosas van bien, que continue evolucionando poco a poco, según el presidente del regulador nuclear estadounidense, Gregory Jaczko, "se necesitarán semanas para enfriar los reactores de Fukushima". La situación ha sido tan dramática durante esta última semana que incluso una aparente estabilización de la situación no debería convertirse en un optimismo infudado, según un funcionario estadounidense que no ha querido identificarse al The New York Times, "lo que están viendo son esfuerzos desesperados, probarlo todo con la esperanza de que algo funcione. Ahora mismo es más una oración que un plan".

Los estadounidenses han estado haciendo sus propias mediciones de radiación en la central, y afirman que el nivel de radiación en las inmediaciones de la central es "dañino" pero que más allá de los 30 km de Fukushima Daiichi no se detectan altos niveles de radiación. La intervención de los EE.UU. en este punto, incluyendo la toma de fotografías con un avión espía no tripulado, parece tener la intención de poner en orden lo que consideran una actuación demasiado lenta y que ha subestimado el peligro del accidente, según informa el NYT. Las fotografías y las mediciones directas de radiación por parte estadounidense irían encaminadas a tener datos suficientes como para poder realizar una evaluación independiente, que no dependa de la información suministrada por TEPCO o por el gobierno japonés.

Actualización 15:30h, 17/03/11: Los esfuerzos por contener el calentamiento de los reactores y las piscinas de almacenamiento del combustible gastado siguen en Fukushima Daiichi, con el reactor nº3 como máxima prioridad debido al tipo de combustible almacenado en sus piscinas (MOX). El camión antidisturbios de la policia ha fallado en su intento de dirigir su cañón de agua hacia los reactores, pero ha sido sustituido por camiones del ejército y finalmente por diversos helicópteros que han conseguido lanzar toneladas de agua en las piscinas del reactor n 3. Como resultado de estas acciones, los niveles de radiación han aumentado temporalmente, llegando a los 4.000 microsievert por hora.

El ejército estadounidense utilizará un avión espía no tripulado para tomar imágenes de los reactores para ayudar así a los técnicos a comprender mejor el estado de los diferentes reactores.

Actualización 20:17h, 16/03/11: Cinco días después del terremoto sigue la crisis en Fukushima, dónde la máxima preocupación parece ser ahora detener el calentamiento de las piscinas de almacenamiento de combustible gastado en los reactores 3 y 4. Tras fracasar el intento de lanzar agua desde helicópteros, hace poco ha llegado un camión antidisturbios con un cañón de agua que lo intentará en cuanto puedan despejar la carretera que da acceso a los reactores.

Se sigue monitorizando la radiación emitida durante las purgas, fugas y explosiones que se han producido en los diferentes reactores, ofreciéndose niveles muy diversos dependiendo del momento y el lugar donde han sido tomadas. En la ciudad de Fukushima se han detectado pequeñas cantidades de sustancias radioactivas, yodo-131 y cesio-137 en el agua del grifo, aunque horas después ya no se detectaron más trazas. En Namie, en la prefectura de Fukushima, el martes se detectaron niveles 6.600 veces superiores a lo normal. En esta zona el gobierno ha aconsejado a los habitantes no salir de los edificios.

Actualización 16/03/11, 13:45: Lamentablemente parece que nos dirigimos al peor de los escenarios, en el cual se produciría una fusión de los nucleos, que aunque no produjese una explosión, elevaría de manera muy peligrosa los niveles de radiación emitidos. El contenedor del reactor nº3 se presume muy dañado, mientras que los niveles de agua en la piscina de almacenaje del reactor nº4 son desconocidos y la temperatura sigue subiendo. Intentos de refrigerar las piscinas y los reactores a través de un helicóptero son descartados a causa de los niveles de radiación, y se baraja ahora hacerlo mediante cañones de agua de la policia. Sin duda, esto muestra el nivel de desesperación de las autoridades japonesas.

Actualización 15/03/11, 22:00h: de entre los muchos artículos que se están escribiendo sobre el desastre nuclear, destacamos este publicado hoy en The New York Times, "Reactor Design in Japan Has Long Been Questioned", acerca de las preocupaciones que ya en 1972 suscitaba el diseño del reactor utilizado en la central de Fukushima Daiichi:

En 1972, Stephen H. Hanauer, entonces un oficial de seguridad de la Comisión de Energía Atómica, recomendó en una nota que el tipo de "supresión de presión", sistema que se utiliza en las plantas Mark 1 de General Electric presentaban inaceptables riesgos en materia de seguridad y que debería ser abandonada. Entre sus preocupaciones estaban que el diseño contención pequeña era más susceptible a la explosión y la ruptura por una acumulación de hidrógeno, una situación que se puede haber desarrollado en la planta de Fukushima Daiichi.

"¿Cuáles son las ventajas de seguridad de la supresión de la presión, aparte del ahorro de costes?" Preguntaba el Sr. Hanauer en el memo de 1972. (Las funciones de reglamentación de la Comisión de Energía Atómica se trasladaron posteriormente a la Comisión de Regulación Nuclear.)

La respuesta por escrito llegó más tarde ese mismo año de Joseph Hendrie, quien más tarde sería presidente del N. R. C. Él llamó a la idea de una prohibición de este tipo de sistemas "atractiva" porque los sistemas de contención alternativa tienen "la notable ventaja de la simplicidad bruta en el manejo de una purga primaria".

Sin embargo, añadió que la tecnología ha sido tan ampliamente aceptada por la industria y por las autoridades reguladoras que "una retirada de esta sagrada política, especialmente en este momento, bien podría ser el fin de la energía nuclear".

Actualización 15/03/11, 18:37h: Es significativo que se haya evacuado de la central a todo el personal (unas 750 personas) excepto a 50 operarios indispensables para su operación, a causa de los elevados niveles de radiación.

El Foro Industrial Atómico de Japón resume en uno de sus informes periódicos la situación en Fukushima Daiichi, indicando que siguen las inyecciones de agua marina en las unidades 1, 2 y 3, donde la NISA "presume" que los reactores se están enfriando adecuadamente, de acuerdo con las lecturas de presión que se mantienen "estables". El fuego originado en la unidad 4 se ha extinguido de manera natural hacia las 11 am hora del Japón. NISA ha declarado la intención de echar inmediatamente agua en la piscina donde se guardan las barras de combustible gastado dado que estas barras estarían calentándose. NISA también ha dicho que existe la posibilidad de que la piscina de supresión encargada de rebajar la presión dentro de la vasija del reactor se haya dañado. En comparecencia pública (16h hora de Japón), el portavoz del gobierno japonés ha declarado que la temperatura del agua se está incrementando de manera continuada en las piscinas de combustible gastado en las unidades 5 y 6. También ha mencionado que se ha detectado radiación fuera de los edificios, concretamente 8217 micro-Sv/hr en el perímetro del recinto y 400 milli-Sv/hr en las cercanías de la unidad 3.

La central nuclear de Fukushima cuenta con seis reactores. De estos, los reactores 4, 5 y 6 se encontraban parados cuando sucedió el terremoto y sus núcleos no contenían barras de combustibles. Pero las piscinas de almacenamiento sí estaban llenas y también necesitan de refrigeración. Ahora, después de las explosiones en los edificios de los reactores 1, 2 y 3, se ha declarado un fuego en el reactor nº4 y los reactores 5 y 6 también presentan problemas de refrigeración.

Desde ayer el gobierno francés está lanzando mensajes muy alarmistas respecto a la evolución de los acontecimientos en Fukushima Daiichi. Según informa La Vanguardia, el presidente de la Autoridad de la Seguridad Nuclear (ASN) de Francia, André-Claude Lacoste ha declarado el sistema de contención del reactor número 2 de la central nuclear de Fukushima "ya no es estanco". El hecho de estar detectando radiación en diferentes lugares, aunque sea de baja intensidad avalaría un escenario de fugas radioactivas diversas en la planta, ya que ya han llegado partículas a Tokio, situado a unos 250 km.

Por otra parte, en Alemania el gobierno ha ordenado parar todos los reactores construidos antes de 1980 durante tres meses para poderlos revisar.

Actualización 15/03/11, 09:16h: Todo indica que los técnicos japoneses están perdiendo el control de la situación en Fukushima Daiichi. Los esfuerzos por controlar la refrigeración de los reactores están fracasando, y el aumento de presión e hidrógeno en el reactor nº2 provocó ayer noche (hora española) una nueva explosión que hace que este reactor sea el más dañado. Horas más tarde, se declaró un incendio en el reactor nº4, que aunque estaba apagado antes del terremoto, contenía barras de combustible gastado que presumiblemente habrían quedado expuestas una vez que las piscinas que las contienen habrían perdido toda el agua. Las sospechas de que la vasija de contención del reactor nº2 esté agrietándose son cada vez mayores, como confirmó ayer el portavoz del gobierno japonés Yukio Edano.

La crisis nuclear en Fukushima parece que acabará siendo un accidente mucho más grave que el de Harrisburg.

Muestra del agravamiento de la crisis nuclear en Fukushima Daiichi son los niveles de radiación detectados en las últimas horas alrededor de las instalaciones. Ayer se detectaron niveles de 400 millisieverts a la hora, un nivel que tras una exposición de más de 75 minutos provocaría una grave enfermedad radioactiva. En Tokio se han detectado niveles de radiación 20 veces mayor de los normales, mientras que en la prefectura de Ibaraki, justo al sur de Fukushima eran 100 veces mayor de lo normal.

Como viene siendo habitual en esta crisis, es difícil conocer con exactitud y detalle todo lo que ha pasado, pero es evidente que la crisis se agrava y que las cosas están empeorando en las últimas horas, a juzgar por las altas emisiones de radiación. Se ha ampliado el radio de evacuación a 30 km, y se ha pedido a la población que cierre ventanas en un circulo más amplio, mientras que en la misma central se ha evacuado a todo el personal (800 personas) excepto 50 técnicos que se han quedado para intentar mantener la refrigeración en los reactores.

Actualización 14/03/11, 18:40h: TEPCO anuncia que, a la vista de lo sucedido en los reactores 1 y 3, están estudiando aplicar medidas preventivas en los muros del edificio del reactor nº2 para ventilar el hidrógeno en el interior del núcleo. Según el diario The Guardian, citando fuentes del gobierno japonés, las barras de combustible del núcleo del reactor nº2 han estado expuestas, sin contacto con el agua, durante dos horas (aunque este dato concreto parece poco fiable aún, el New York Times lo confirma, mientras que la agencia Kyodo no especifica la duración del evento). El mismo diario inglés cita una nota de Associated Press que a su vez proviene del funcionario de la agencia nuclear japonesa Naoki Kumagai en el sentido de que "es imposible saber si ha habido daño o no a las vasijas de contención de los reactores".

A pesar de las dudas, los reactores 1 y 3 parecerían estar estabilizados, aunque sufriendo una posible fusión parcial de las barras de combustible, mientras que el reactor nº2 es el que preocupa más.

Por otra parte, tanto la US Nuclear Regulatory Comission como la AIEA han admitido que el gobierno japonés les ha pedido formalmente ayuda para lidiar con la crisis nuclear causada por el terremoto del pasado día 11 de marzo.

Actualización 14/03/11, 11:18h: La unidad 3 de la central nuclear de Fukushima Daiichi ha sufrido otra explosión similar a la ocurrida en la unidad 1 de la misma planta. Se presume que ambas explosiones han ocurrido debido a la acumulación de hidrógeno, proveniente de la disociación del agua en forma de vapor creado tras las operaciones de refrigeración del núcleo mediante el vertido de agua. De momento no se han confirmado daños en la vasija de contención de los reactores.

Se da la circunstancia que el reactor nº3 utiliza como combustible una mezca de óxido de plutonio y óxido de uranio (conocida como MOX), lo que facilitaría que se alcanzasen mayores temperaturas en el núcleo, con el consiguiente mayor riesgo de fusión de este, y que los niveles de radiación sean mayores.

Hoy mismo TEPCO ha informado de que los sistemas de refrigeración y aislamiento del núcleo del reactor en la unidad 2 de Fukushima Daiichi han dejado de funcionar. Según un reporte anterior, este sistema ahora inoperativo era el responsable de inyectar agua en el núcleo del reactor. Por tanto, no sería de extrañar una tercera explosión del mismo tipo, a causa del aumento de la temperatura en el núcleo.

Como suele suceder en este tipo de accidentes, la información no es todo lo clara y precisa que sería deseable, y en parte se debe a que nadie conoce a ciencia cierta la situación exacta de los núcleos de los reactores. A modo de ejemplo, The Washington Post cita a un experto que afirma que en el accidente de Three Mile Island, no se supo el estado del núcleo hasta cinco años después, cuando finalmente la temperatura y los niveles de radiación descendieron hasta hacer posible su apertura.

Actualización 13/03/11, 19:28h : nuevos problemas en un tercer reactor, este situado en la central nuclear de Tokai. Como en Fukushima, los problemas de refrigeración son la causa, tras el fallo de dos de los tres generadores de emergencia. Es posible que se esté produciendo una fusión parcial en los tres reactores afectados. El gobierno japonés ha confirmado que ha habido escapes de radiación en Fukushima, donde 22 personas de fuera de la central presentan signos de exposición a la radiación y 120 más es posible que hayan sido expuestos. Además, el gobierno ha confirmado que tres trabajadores de la central están sufriendo de enfermedad por radiación.

Actualización 13/03/11, 11:54h: lejos de solucionarse, los problemas de la planta nucleaer de Fukushima Daiichi, aumentan. Ahora es el reactor nº 3 el que sufre riesgo de una nueva explosión por una acumulación de hidrógeno (causa de la primera explosión ayer) y una posible fusión del nucleo. Igual como se hizo con el reactor nº1, los responsables de TEPCO están inyectando agua de mar (lo que significa que se dan por perdidos los reactores) y ácido bórico, para rebajar la temperatura y absorber neutrones del nucleo, respectivamente. Yukio Edano, que está actuando como portavoz del gobierno, informa El País, afirma sobre el reactor nº1 que "creemos que existe la posibilidad de que una fusión del núcleo parcial haya ocurrido. Está dentro del reactor. No podemos verlo. En cualquier caso, suponemos que la fusión ha tenido lugar". Lo mismo puede suceder con el reactor nº3. La información sigue siendo imprecisa, en los comunicados de TEPCO, se sigue hablando de "the explosive sound and white smoke", en vez de hablar de una explosión en toda regla, como ha podido ver todo el mundo a través de la televisión.

El accidente ha sido declarado de nivel 4, por lo tanto de menor peligrosidad que el de la central de Harrisburg o el de Chernobil (debido a la tipología de reactor se descarta, aún en el peor de los casos, un desastre parecido). No obstante la situación es muy grave, especialmente porque a medida que pasa el tiempo las cosas parecen empeorar. Hasta ahora se han evacuado más de 200.000 personas, y los niveles de radiación fuera de la central han vuelto a aumentar hasta doblar el límite legal en Japón.

Según informa Scientific American, el peor escenario sería que las vasijas contenedoras de acero de los reactores 1 y 3 no soportasen la fusión del nucleo. Por su diseño, son más pequeñas que las que había en Harrisburg y por lo tanto ofrecen menor protección. Si falla la contención el nucleo se fundirá hacia abajo, a través de la vasija de contención y hasta un suelo de contención, donde como si se tratase de lava, seguiría avanzando. El problema ahora es que están funcionando muchos sistemas con baterías desde hace mucho tiempo, y si estos fallan, fallan los sistemas de control que permiten seguir enfriando el nucleo. Para evitar un mayor desastre es necesario seguir añadiendo agua durante varios días más, y lo más importante ahora es asegurar el siministro eléctrico para poder seguir inundando el reactor con agua.

Actualización: 12/03/11, 18:45h: La AIEA ha actualizado su página de información, y explica además de lo que ya sabemos, que se están preparando para distribuir iodo para los residentes del área. Por su parte The New York Times y otros medios proporcionan una información más completa, aunque aún existe incertidumbre respecto a algunos datos. Por ejemplo, en la noticia del NYT se cita al secretario del jefe de gabinete japonés Yukio Edano diciendo en párrafos diferentes que "no ha habido cambios en los niveles de la fuga radioactiva al exterior" y que "los niveles de radiación han estado disminuyendo", sin especificar tampoco a qué niveles se refería. Otro dato importante es la detección de cesio en el exterior, que indicaría que parte del combustible nuclear se habría visto afectado. El diario neoyorquino cita a un experto conocedor de este tipo de centrales que afirma que la explosión parece haber afectado no el edificio del reactor, sino en la sala de turbinas.

Actualización 12/03/11, 11:50h: tal y como se puede ver en las imágenes de televisión, la explosión en el edificio de uno de los reactores nucleares de Fukushima Daiichi ha sido de gran magnitud. Según un experto entrevistado por la BBC que ha analizado las imágenes de vídeo, podría tratarse solo de una explosión causada por la acumulación de vapor dentro del edificio, pero que no tiene porque haber afectado a la vasija de contención del propio reactor. Según este experto, la clave es monitorizar los niveles de radiación, que en caso de tratarse de una explosión de vapor harían aumentar la radiación emitida decenas de veces. Si este monitoreo registrase aumentos más significativos, miles de veces más que el nivel de radiación normal de fondo, la situación podría ser mucho más grave, ya que esto significaría que los materiales del nucleo, de alta radioactividad, podrían haber sido parte de la explosión.

Actualización 12/03/11, 9:50h: la prensa informa de una explosión en la central nuclear de Fukushima Daiichi que ha causado varios heridos. TEPCO sigue informando sobre los problemas en las unidades 1 y 2 de esa central, indicando que la presión de la vasija contenedora del reactor sigue aumentando mientras el nivel de agua baja y se está compensando mediante inyecciones de agua. La AIEA no ha vuelto a actualizar su reporte desde el viernes.

Actualización 12/03/11, 0:29h: En una nueva actualización, TEPCO informa de que en las unidades 1 y 2 de la central de Fukushima Daiichi existe riesgo de liberación de materiales radioactivos debido a una disminución en el nivel de agua del reactor. Se ha ampliado la zona evacuada de los 3 a los 10km. De lo que explica TEPCO se podría entender que uno de los problemas que tienen ahora los técnicos es la falta de información acerca del estado real de los reactores. Medios como El País ofrecen información más detallada:

Un portavoz de la compañía que explota la planta nuclear citado por la agencia AFP también ha admitido que la avería del reactor está lejos de normalizarse. "La presión ha subido y estamos intentando disminuirla", ha advertido. La temperatura del reactor, desactivado automáticamente tras el seísmo, todavía no ha podido normalizarse y la presión de la vasija -cavidad blindada en la que se aloja el reactor- es actualmente 1,5 veces mayor del nivel para la que fue diseñada. La cantidad de radiación detectada en torno a la central sería mil veces superior a los niveles normales, según la Agencia de Seguridad Industrial y Nuclear, citada por la agencia de noticias Kiodo. Ello podría obligar al Gobierno a liberar vapor radiactivo de forma controlada para evitar males mayores como una fusión del núcleo que expulsaría gran cantidad de material radiactivo al exterior y, en el peor de los escenarios posibles, podría provocar la explosión del reactor.

Actualización 19:41h: el crudo (WTI) baja de los 100$/barril tras el terremoto en el cuarto consumidor mundial de petróleo (4,4mbd). Se han cerrado las refinerías de Sendai, Kashima y Negishi, y en la refinería de Chiba se ha declarado un gran incendio que parece estar extendiéndose. El precio semanal del petróleo Brent también baja, por primera en siete semanas, hasta los 113,35$/barril.

El diario La Vanguardia ofrece más detalles sobre los problemas en Fukushima Daiichi:

La compañía propietaria de la planta nuclear, TEPCO, ha confirmado que los niveles de agua en los reactores están fallando pero ha subrayado que está trabajando para mantener dichos niveles con el objetivo de evitar la exposición de los rodillos de combustible.

Actualización 18:59h: La Tokio Electric Power Company (TEPCO) está publicando informes periódicos sobre la situación de sus reactores nucleares, en su última actualización informan de que por orden del gobierno se están evacuando a todos los residentes en 3 km a la redonda de la central de Fukushima Daiichi. Según CNN, la central no tendría su sistema de refrigeración trabajando de manera adecuada, aunque en la misma información se recogen declaraciones del secretario del jefe de gabinete japonés Yukio Edano que aseguran que "la situación está bajo control".

La Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) ha informado esta mañana (08:15h CET) que tras el fuerte terremoto ocurrido hoy en Japón cuatro centrales nucleares cercanas al epicentro del terremoto han sido paradas de manera segura. Más tarde la AIE ha actualizado su comunicado afirmando que se había declarado un "mayor estado de alerta" (heightened state of alert) en la central nuclear de Fukushima Daiichi.

La Agencia de Seguridad Industrial y Nuclear de Japón (NISA) afirma que la central ha sido parada y que no se ha detectado fugas de radiación. Las autoridades japonesas también han comunicado que el fuego originado en la central de Onagawa ha sido extinguido, y que las centrales de Onagawa, Fukushima Daini y Tokai habían parado de manera automática sin que hasta ahora se hayan detectado fugas de radioactividad.

Dado que el combustible nuclear requiere de refrigeración continua incluso después de haberse parado la central, la mayor preocupación de la AIEA es el estado del suministro eléctrico tanto dentro como fuera de las centrales, además de los sistemas de refrigeración y el estado de los edificios.

En 2007, y tras otro terremoto, esta vez en la costa oeste de Japón, la central nuclear (en realidad un complejo nuclear, el mayor del mundo, que alberga siete reactores) de Kashiwazaki Kariwa sufrió daños que provocaron fugas de radiación y otros daños. El complejo estuvo parado durante 16 meses y fue reconectando paulatinamente los reactores a la red durante dos años. Este complejo fue protagonista de un sonado escándalo en 2002, cuando se descubrió que su operador, TEPCO, había cometido un fraude sistemático en los datos que suministraba a la NISA. Este incidente también obligó a una parada de todos los reactores.