Bienvenido(a) a Crisis Energética jueves, 14 noviembre 2019 @ 09:36 CET

Los altos precios del petróleo amenazan la frágil recuperación económica

  • Autor:
  • Lecturas 5.218
Artículos

Un clásico de esta página, nuevas declaraciones de Fatih Birol, economista jefe de la Agencia Internacional de la Energía, esta vez en el Financial Times:

“Los precios del petróleo están entrando en una zona peligrosa para la economía global,” afirmó Fatih Birol, el economista jefe de la AIE. “La factura de las importaciones de petróleo se está convirtiendo en una amenaza para la recuperación económica. Esto es un aviso para los países consumidores de petróleo y para los productores de petróleo.”

Y es que todo suena de nuevo a 2008, aunque esta vez, desde Europa, con un euro menos fuerte frente al dólar, y con una economía tambaleante dependiendo de poder endeudarse lo más barato posible. Recuerda también a la interpretación que en su día hizo uno de los fundadores de ASPO, el geólogo irlandés Colin Campbell, sobre cómo evolucionaría la economía bajo el influjo del cenit del petróleo. Campbell estimaba que los altos precios del petróleo dañarían la economía, lo que produciría una caída de la demanda y desinversión en capacidad de producción futura, hasta que la economía se recuperase, lo que llevaría de nuevo a un repunte de los precios. En cada ciclo sucesivo, la recuperación económica sería menor, y las caídas del consumo menores. Campbell también predecía en 2005 la actual crisis financiera, interpretando que era la escasez energética (o al menos la escasez de recursos energéticos con un alto retorno de la inversión) la que hacía cada vez más difícil promover el crecimiento económico necesario para pagar las deudas en las que se basa el sistema económico global.

Dos años después, las perspectivas indican una vuelta al pasado, con la diferencia de que no se ha materializado nada importante del esperanzador New Green Deal (una recuperación de inspiración keynesiana y sostenibilista), seguimos endeudados hasta las cejas, y encima los que menos culpa tienen están cargando con el peso de las medidas de frugalidad económica que nos han recetado para esta época de vacas flacas.

Por su interés, he traducido el artículo de Financial Times, aunque sea para que conste en acta.

Los altos precios del petróleo amenazan la frágil recuperación económica

Los altos precios del petróleo amenazan con descarrilar este año la frágil recuperación económica entre las naciones desarrolladas, ha advertido la autoridad energética, poniendo presión sobre el cartel de la OPEP para que aumente la producción de petróleo.

A lo largo del pasado año los costes de la importación de petróleo de la mayoría de los 34 países más ricos que forman parte de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) se han disparado 200.000 millones de dólares más hasta los 790.000 millones de dólares, según un análisis de la Agencia Internacional de la Energía.

El incremento, debido a los altos precios del petróleo equivale a la pérdida de ingresos de aproximadamente el 0,5 del producto interior bruto de la OCDE, según la AIE.

“Los precios del petróleo están entrando en una zona peligrosa para la economía global,” afirmó Fatih Birol, el economista jefe de la AIE. “La factura de las importaciones de petróleo se está convirtiendo en una amenaza para la recuperación económica. Esto es un aviso para los países consumidores de petróleo y para los productores de petróleo.” Los precios del petróleo se han acercado más a los 100$/barril en las semanas recientes y el Brent ha llegado a los 95$ por primera vez en 27 meses el lunes, a medida que la recuperación económica ha cogido ritmo.

Aunque los precios del petróleo cayeron el martes, la advertencia de la AIE pondrá presión en la OPEP para que aumenten la producción. A pesar de los altos precios, los ministros del petróleo decidieron el mes pasado no cambiar las cuotas.

El ministro del petróleo saudí, Ali Naimi, repitió entonces que favorecería un precio de “70$ a 80$ el barril” y que no había planes para convocar una reunión extraordinaria antes del 2 de junio de este año.

No obstante, según el Sr. Birol, “a nadie le interesa ver precios tan altos”.

Los países de la OCDE representan el 65% de las importaciones globales de petróleo, dijo. “Los exportadores de petróleo necesitan clientes con economías sanas pero estos altos precios acabarán por enfermarlas, lo que significaría que habría menos necesidad de importar petróleo.”

A corto plazo, por tanto, “no sería una mala idea que los productores estuviesen listos para aumentar la producción y mostrar que comprenden que estos altos precios no son buenos para la economía global”, añadió.

Las naciones consumidoras de petróleo, mientras tanto, necesitan acelerar sus esfuerzos para reducir su dependencia del petróleo, especialmente en el transporte, dijo. Según el análisis de la AIE, la Unión Europea ha visto como su factura de importación ha aumentado 70.000 millones de dólares durante 2010, equivalente a los déficits presupuestarios de Grecia y Portugal combinados.

Además de los altos precios del petróleo, Europa aún tiene que sentir el pleno impacto de precios más altos del gas, dado que el 75% de sus contratos de gas están ligados a los precios del petróleo. Un euro más débil frente al dólar estadounidense también amplificará el coste.

Los EE.UU., mientras tanto, han visto aumentar su factura en 72.000 millones de dólares. Japón, que importa más del 99% de sus necesidades energéticas de petróleo, gas y carbón, está pagando unos 27.000 millones de dólares adicionales. Naciones menos desarrolladas también están siendo afectadas, viendo que sus facturas suben 20.000 millones de dólares, lo que equivale a una pérdida en los ingresos de casi 1% del PIB.

La proporción entre las facturas de la importación de petróleo y el PIB, una medida clave del coste del precio del petróleo en las economías, está cerca de niveles vistos por última vez durante la crisis financiera de 2008, advirtió el Sr. Birol.

Si los precios del petróleo permanecen por encima de los 90$/barril durante el resto de este año entonces la proporción para la Unión Europea será del 2,1 por ciento, cercana al 2,2 por ciento alcanzado en 2008.

“Creo que es contundente. 2010 hizo sonar las primeras alarmas y los niveles de precios de 2011 podrían llevarnos a la misma crisis financiera que vimos en 2008,” dijo el Sr. Birol.