Bienvenido(a) a Crisis Energética, Anonymous Sábado, 13 Abril 2024 @ 11:50 CEST

Zapatero planea entregar a las eléctricas el control de los precios del recibo de la luz

  • Martes, 07 Diciembre 2010 @ 22:40 CET
  • Autor:
  • Lecturas 2.039
Artículos

Si el anterior artículo que comentaba iba sobre el petróleo, el protagonista de la situación económica nacional, ¿podría ser esto el próximo?

Las reuniones del presidente y los 37 dan espacio para todas las especulaciones y más si son con fundamento. Según este artículo

Industria propone retirar de la tarifa de último recurso al 90% de los hogares.

Se habla últimamente mucho de modelos económicos, este como sabemos hace sus trampas y no sería de extrañar que se pudieran acabar. ¿Pero qué representaría esto?

Zapatero planea entregar el año que viene a las eléctricas el control efectivo de los precios del recibo de la luz, como estas empresas vienen demandando hace tiempo y como las asociaciones de consumidores tratan de evitar a toda costa. El Ministerio de Industria tiene todo preparado para acometer una gran reforma en la tarifa de último recurso (TUR). Este sistema es el que protege a los usuarios domésticos de las subidas que propone el mercado. La tarifa regulada se aplica a clientes con menos de 10 kilovatios contratados: 27 millones de hogares y pymes en España.

La falta de competencia en el mercado libre hace que únicamente tres millones de usuarios en esta situación hayan renunciado al abrigo de la TUR para navegar entre las ofertas de las diferentes comercializadoras.

La propuesta del ministro Miguel Sebastián es recortar de 10 kilovatios a solo 3 el límite para acogerse a esta tarifa «controlada». En la práctica, apenas tres millones de españoles quedarían amparados por la TUR, ya que los contratos de menos de tres kilovatios responden casi exclusivamente a segundas residencias o a hogares unipersonales y con muy poco consumo.

Subida despejada.

Si la medida prospera, las eléctricas verían el camino despejado para aplicar las subidas que demandan, entre un 20% y un 30% para «paliar» el déficit de tarifa, diferencia entre lo que cuesta producir la electricidad y lo que se ingresa por los recibos. Desde que en el año 2000 el Gobierno decidió no cargar ese desfase directamente sobre los usuarios se generó un agujero que este año superará los 20.000 millones de euros.

Me temo que va a sobrar mucha electricidad o capacidad de generación en este país si se aplicara hasta sus últimas consecuencias, tal como van las realidades económicas de los consumidores.