Bienvenido(a) a Crisis Energética jueves, 09 diciembre 2021 @ 02:41 CET

Cómo reducir las facturas energéticas

  • martes, 19 octubre 2010 @ 08:15 CEST
  • Autor:
  • Lecturas 1.770
Artículos

Ya están entrando los primeros fríos del otoño, la situacion económica del país es harto conocida para quien la siga, miles de empresas cerradas, millones de parados con y sin subsidio, recortes estatales en todos los sentidos y los que se esperan. En este panorama nos vamos a enfrentar a un invierno al que todas estas cosas le traen sin cuidado, pero al conjunto de la sociedad no, y mantener los estándares de consumo y bienestar de que se disfrutaron va a ser mucho más difícil. Se habla mucho de generación, pero poco de eficacia, de ahorro y buena gestión de la energía, cuando es ya bien conocido que es la primera y más económica fuente. Hoy aparece este artículo recordándolo:

Otoño negro para las facturas de los pequeños negocios. El precio de la luz ha subido un 8% en lo que va de año si se cuentan los incrementos de enero y octubre, así como el 2% del IVA. Mientras, el recibo del gas también subió un 6% de media en julio. el panorama puede ser desolador para el conjunto de la sociedad que puede intentar dentro de sus posibilidades que son bien pocas.

Qué hacer para combatir estos aumentos de costes en plena recesión económica? Apostar por medidas de eficiencia energética, esto es, implantar pequeños cambios en la manera de usar la energía en la oficina o el comercio que se traducirán en un adelgazamiento de las facturas y el consecuente ahorro.

“Los edificios son responsables de un 40% o un 45% del uso de energía en España. Sin embargo, este gasto podría reducirse entre un 20% y un 50%”, asegura Peter Sweatman, consejero delegado de Climate Strategy & Partners, consultora especializada en este campo.

Reforma
“En un edificio existen nueve componentes susceptibles de ser objeto de una reforma energética”, dice este experto. Por un lado, una iluminación eficiente, un sistema de climatización más eficaz y el montaje de un termostato son las tres aplicaciones básicas, con un coste bajo y pocas dificultades de instalación. El retorno de la inversión es casi inmediato, aunque en algunos casos puede extenderse hasta varios años, según señala un informe realizado por la consultora.

Por otro lado, la adquisición de electrodomésticos eficientes y la instalación de aislamientos adecuados y ventanas figurarían en un segundo bloque de inversiones deseables. Aquí, la dificultad práctica es mayor, así como la inversión necesaria. De la misma manera, el retorno de la inversión se alarga entre 3 y 15 años.

Finalmente, existen otras tres medidas con impacto en las facturas, pero que son de autogeneración de energía en lugar de eficiencia: la construcción de placas termosolares, la cogeneración y la mictrogeneración, con grandes demandas de capital y retornos más a largo plazo.

Sin embargo, aplicar estas medidas y gestionar los cambios en la edificación requiere un conocimiento y una dedicación al alcance de muy pocos. Por eso, están apareciendo numerosos gestores energéticos que ofrecen estos servicios con un precio al alcance de las pymes españolas.