Bienvenido(a) a Crisis Energética viernes, 12 agosto 2022 @ 19:54 CEST

Una cuchufleta llamada economía (I)

  • miércoles, 08 septiembre 2010 @ 12:01 CEST
  • Autor:
  • Lecturas 1.802
Artículos

Ayer apareció este artículo en la prensa económica, que aparezca en un sitio u otro puede tener su importancia o no, dependerá de su calidad y criterios. A mi personalmente me gustó, pues en estos tormentosos días donde la economía parece ser lo más importante de la existencia, pocos artículos salen del cotidiano tormento.

Para que una actividad caiga dentro de lo económico, según unos genios nobelados (con b), dioses supremos de esta ciencia, deberá ser apropiable, valorable e intercambiable. De momento, pura cuchufleta que “crea” valor donde ya lo había para la ciencia verdadera, la naturaleza y la vida. Paradójicamente, lo único que consigue la actividad económica así planteada es destruirlo, cuando la materia prima o los elementos del proceso físico, químico o biológico en el que se basa no son renovables o son finitos. Como ocurre con la mayoría, más bien todos, de los productos o servicios que promueve una insensible sociedad de consumo. Porque incrementa más de la cuenta la entropía. Y es que la economía ortodoxa, aunque se empeñe, no puede seguir yendo en contra de las leyes de la física. Y, menos aún, de la termodinámica.

La economía, una disciplina que crea materia…

Aunque para sus gurús es posible que en un instante se cree riqueza. En el tiempo que el pescado necesita para llegar a la lonja, el mineral al almacén o el petróleo a la refinería. Un intervalo infinitesimal en el que las externalidades pasan de tener valor cero a alcanzar un jugoso valor de mercado. Simplemente porque algo ha sido apropiado y valorado, listo para ser intercambiado.