Bienvenido(a) a Crisis Energética martes, 10 diciembre 2019 @ 07:22 CET

Industria negocia con BBVA y Santander el recorte de las renovables

  • Autor:
  • Lecturas 1.436
Artículos

Sigue la saga de los cambios en los planes energéticos nacionales. Después de las guerras mediáticas entre todos los contendientes da la impresión que ni asociaciones de renovables, ni compañias eléctricas, cada una con sus intereses de producción especializada, ni inversores particulares, ni las mil y una palabras dejadas en las webs energéticas van a influir un ápice en la finalizacion de este "quería pero ahora no puedo" en que se ha convertido el conflicto.

¿Quién según la noticia va a posiblemente determinar dichas rebajas? Pues los mismos que las financiaron acogidas a las leyes tan alegremente escritas cuando todo eran ilusiones de crecimiento sostenible y esloganes de poca duración.

Quizás es que se ha aprendido algo de las consecuencias de la burbuja inmobiliaria y sus actuales efectos económicos y no quieran repetir que las entidades bancarias se llenen de zulitos como ahora y sin un euro real en caja, y como ya comenté el otro día se le añada a los zulitos las plantas fotovoltaicas embargadas. O quizás lo que en realidad pasa es que no las pueden pagar ni los propios bancos a día de hoy.

O quizás es que lo único importante es seguir como hasta ahora salvando a los sacrosantos hacedores del mercado monetario, o la banca, que es casi lo mismo. Por lo que comenta este artículo de hoy:

La banca, hasta ahora olvidada en el embrollo de las energías renovables, empieza a jugar sus cartas. El Ministerio de Industria ha iniciado una ronda de contactos con las entidades financieras para conocer de primera mano su grado de exposición crediticia en el sector, para el que ultima un cambio normativo que recortará drásticamente las primas. Según fuentes de toda solvencia consultadas por El Confidencial, los técnicos del Ministerio se habrían visto con responsables del BBVA y sería inminente un encuentro con el Santander. “El Gobierno no quiere una segunda burbuja con los parques fotovoltaicos –exponen-. Y necesita saber cuáles son los límites con que cuenta para evitar que esos activos pasen a manos de los bancos”.

No en vano las entidades financieras habrían destinado más de 15.000 millones para financiar los proyectos solares, que en su gran mayoría se costearon vía project finance. Es decir, el banco llegó a poner en muchos casos hasta el 90% de la inversión, con el BOE y unas primas más que generosas como garantía. Un ajuste de esas subvenciones les obligaría a pedir más equity a sus clientes y, si éste no llegara, a quedarse con los huertos solares y provisionarlos. De acuerdo con estas fuentes, “se piensa que el fotovoltaico, que es la patata caliente, era una inversión de banca patrimonial, pero también la banca comercial ha suscrito operaciones”.