Bienvenido(a) a Crisis Energética lunes, 16 diciembre 2019 @ 10:55 CET

Industria penalizará a 35.000 inversores particulares con el recorte a las renovables

  • Autor:
  • Lecturas 1.447
Artículos

Empiezan a aparecer ya artículos al acercarse las fechas para una resolución final de este conflicto financiero-energético, que tiene muy diferentes interpretaciones y lógicas. Las posiciones dependeran de cómo cada cual vea la política energética hasta ahora y en el futuro, y hasta de sus compromisos e intereses.

El Ministerio de Industria necesita recortar las primas a la producción de las energías renovables, más allá de los perjuicios a corto y largo plazo que pueda provocar. Y los provocará sobre todo si opta por un ajuste con carácter retroactivo. Entre los principales afectados, los cerca de 35.000 inversores particulares que entraron en la industria fotovoltaica durante los últimos años pensando que se trataba de un activo seguro, según las cifras que se manejan desde la tres patronales del sector (APPA, Asif y AEF).

A finales de 2009, en España había cerca de 55.000 instalaciones fotovoltaicas individuales de 100 Kw, la capacidad máxima permitida para acogerse al régimen especial de tarifas. Esta restricción, que ha obligado a parcelar los huertos de mayor capacidad para ajustarse a la normativa y recibir la prima, permitió que los inversores particulares pudieran participar en el desarrollo de la energía fotovoltaica como un producto de inversión.

En este tiempo, de acuerdo con las cifras manejadas desde las patronales, la banca ha prestado a la industria fotovoltaica una cantidad que ronda los 15.000 millones de euros, muy cerca de los más de 18.000 que ha aglutinado toda la eólica, a pesar de tratarse de una industria más consolidada y más madura tecnológicamente. Una parte de este volumen se corresponde a los inversores particulares, que asumieron desembolsos medios de más 100.000 euros.

El eventual recorte de las primas, hasta un 45% para las instalaciones en suelo y un 25% para la de tejado, obligará a los inversores particulares a revisar las estructuras financieras de sus posiciones, que generalmente contaron con un 80-85% de crédito. Según las estimaciones que ya tienen realizadas bancos y cajas, si la rebaja llegara hasta un 20%, los particulares podrían asumir el esfuerzo de capital que les exijan para refinanciar su crédito.

En el caso de que el Ministerio de Industria aplique una rebaja superior al 20%, las posibilidades de que la banca ejecute las garantías y se quede con la propiedad de los huertos solares se multiplican exponencialmente. “Aunque supone otro revés, no equivale a quedarte con un piso”, explican de manera gráfica desde una entidad extranjera. “En este caso, el activo genera rentas sin necesidad de alquilarlo como un piso”.
Como ya la banca tenía poco a la espalda, ahora ya no tendrá solo ingentes cantidades de pisos invendibles, podría tener también muchísimas instalaciones que alimentarán ingentes pisos patera sin ningún tipo de eficacia energética. No nos desanimemos. Yo al menos seguiré aumentando mi potencia instalada, a la velocidad de mi bolsillo, obviamente, sin recurrir a los bancos.