Bienvenido(a) a Crisis Energética, Anonymous Lunes, 22 Julio 2024 @ 16:05 CEST

El cenit del petróleo, cada vez más cerca... de ser reconocido

  • Viernes, 26 Marzo 2010 @ 12:33 CET
  • Autor:
  • Lecturas 4.789
Artículos

Empresarios mediáticos como Richard Branson han decidido dar un paso al frente y ser cabezas visibles de las demandas empresariales por una mayor atención a la cuestión del cenit del petróleo. Algo que no le impide seguir teniendo intereses en la Formula 1, deporte que vive de la pasión por el mundo del motor, pero que a la postre, contradicciones e intereses comerciales y empresariales a parte, ayuda a mejorar la visibilidad pública del problema.

Una universidad de un país de Oriente Medio, tradicional exportador de petróleo, Kuwait, publica un estudio sobre el cenit del petróleo mostrando resultados muy cercanos a los de ASPO. No es la primera vez que en Kuwait se mueven a un compás diferente del monolítico “aquí no pasa nada” de los países miembros de la OPEP.

El estudio, publicado por el departamento de Ingeniería y Petróleo de la Universidad de Kuwait y cuyos autores son Ibrahim Sami Nashawi, Adel Malallah y Mohammed Al-Bisharah, utiliza una modificación del método Hubbert para llegar a la conclusión de que

El análisis de los 47 principales países productores de petróleo estima las reservas totales de petróleo en el mundo en 2,14 billones de barriles y el petróleo recuperable restante en 1,16 billones de barriles. Se estima que la producción mundial llegará al cenit en 2014 a una tasa de 79 mbd. La OPEP tiene unas reservas restantes de 0,9 billones de barriles, que es aproximadamente el 78% de las reservas mundiales. La producción de la OPEP alcanzaría un máximo en 2026 con una tasa de 53 mbd. Partiendo de la producción mundial de petróleo crudo en 2005 y de las técnicas de recuperación actual, las reservas mundiales de petróleo se están agotando a un ritmo anual del 2,1%.

Otra institución académica, la Smith School of Enterprise and the Environment en el Reino Unido, acaba de publicar otro informe, que aparecerá en la revista Energy Policy, en el que se analiza el estado de las reservas convencionales de petróleo. Con el título “The Status of Conventional Oil Reserves – Hype or Cause for Concern?”, el artículo concluye que la era del petróleo barato ha finalizado y que la demanda empezará a sobrepasar el suministro a mediados de esta década. El informe también sostiene que las estimaciones actuales de las reservas de petróleo restantes deberían ser rebajadas de entre los 1,1 – 1,3 billones de barriles hasta unos más realistas 0,8 – 0,9 billones de barriles. Cifras aún menores que las que proporciona el estudio kuwaití.

Sir David King, director fundador de la Smith School, y ex asesor científico del gobierno británico en el periodo 2000- 2007 ha afirmado que

Tenemos que hacer frente a un futuro de incertidumbre en el petróleo, muy parecido a la incertidumbre económica mundial a la que nos hemos enfrentado durante los últimos dos años. Este desafío tendrá un efecto a largo plazo en nuestras economías, a menos que se tomen medidas urgentes por los gobiernos y las empresas. Todos sabemos que el petróleo es un recurso finito. Tenemos que dirigirnos hacia otras alternativas con bajas emisiones de carbono y asegurar hoy los fondos necesarios para la investigación, el desarrollo y despliegue si queremos mitigar el punto de inflexión.

Esta misma semana, el gobierno británico propició un encuentro entre el responsable del ministerio de energía y cambio climático y diversos activistas del cenit del petróleo, entre los que se encontraban Rob Hopkins, padre del movimiento de Transition Towns, Jeremy Leggett, miembro destacado de la “UK industry taskforce on peak oil and energy security” en la que también participa Branson, y al menos un representante de la industria del petróleo.

Como suele ser habitual últimamente, el diario británico The Guardian ofreció la exclusiva del encuentro, y ahora, uno de los asistentes, Rob Hopkins, acogiéndose a las reglas de la reunión (las Chatham House Rules permiten discutir el contenido de las reuniones pero sin atribuir nada concreto a ningún asistente en particular), ha publicado una entrada sobre la reunión en el blog de Transition Culture:

Fue fascinante y frustrante a partes iguales. Fascinante porque representa la primera vez que el gobierno británico ha creado un espacio para explorar la cuestión del cenit del petróleo, lo que The Guardian ha llamado esta mañana “un significativo cambio en la política”, cómo se solapa con el cambio climático y qué políticas deberían poder crear como respuesta. Fascinante que Transition Network sea visto como digno de una invitación a un evento como este, que nuestro trabajo sea reconocido a este nivel.

Frustrante en el sentido de que cada vez que la cuestión del crecimiento económico y si tiene algún recorrido en un mundo de energía agotándose se planteaba, se le restaba importancia. Frustrante en el sentido de que a menudo, la pregunta sobre lo que deberíamos hacer como respuesta al cenit del petróleo se enfocaba en la creación completa y a tiempo de una flota de vehículos eléctricos, con una red de recarga y suficiente electricidad para mantener todo el tinglado funcionando, sin considerar cómo una nación que es la más endeudada del mundo, que se ha convertido en un importador neto de energía en el momento de una volatilidad de precios en aumento y con poca energía indígena disponible, va a poder pagar esa infraestructura. Frustrante porque la idea de la solución tecnológica era la prevalente, y la idea de que parte de la respuesta debería incluir un cambio de foco intencionado en la escala de la actividad económica y la aplicación del Principio de Proximidad a la economía no tuvo ningún éxito entre los asistentes.

Por frustrante que le pueda parecer a Rob Hopkins, no puede negarse que sea un avance que el gobierno británico haya podido ir un poco más allá de su postura tradicional (prácticamente idéntica a la de British Petroleum), en la que hay suministro para 40 años más y de lo demás se encargará el mecanismo de precios.