Bienvenido(a) a Crisis Energética viernes, 12 agosto 2022 @ 20:12 CEST

La hoja de ruta hacia la próxima crisis del petróleo

  • jueves, 11 febrero 2010 @ 09:15 CET
  • Autor:
  • Lecturas 5.899
Informes

"The Oil Crunch: A wake-up call for the UK economy" (fichero PDF, 687KB) es el título del informe presentado hoy por la UK Industry Taskforce on Peak Oil & Energy Security (ITPOES). Esta organización fue fundada por un grupo de ejecutivos de compañías privadas británicas: Richard Branson, el mediático empresario de Virgin, Ian Marchant, director general de una empresa de energías renovables, igual que Jeremy Legget, Brian Souter, director de una empresa de transportes públicos, Philip Dilley, presidente de un grupo mundial que asesora en proyectos de ingeniería de todo tipo, y otros.

Este trabajo es una actualización de uno previo, "The Oil Crunch: Securing the UK’s energy future" (fichero PDF, 980KB), en el que ya se advertía de las consecuencias del declive en la capacidad de producción petrolera, y la incapacidad de compensarlo a medio plazo con nuevos descubrimientos y capacidad. Ambos informes utilizan esta aproximación, el cálculo del flujo neto de petróleo, a partir del trabajo de Chris Skrebowski, que también aporta una de las dos opiniones en las que se basa principalmente este trabajo, siendo la otra la del economista británico Robert Falkner de la London School of Economics acerca de los impactos de la próxima crisis del petróleo en la economía del Reino Unido.

Los datos más relevantes para todos son sin duda los derivados del análisis de Chris Skrebowski. Este analista opina que el cenit de producción no se ha dado aún, ya que piensa que la producción puede crecer hasta los 91-92mbd en el periodo 2014-15, en línea con el análisis de Christophe de Margarit, presidente de TOTAL. En ese momento, y siempre que la demanda sea suficiente, se produciría la próxima crisis del petróleo. El informe no considera que los cambios tecnológicos o de usos, así como la inversión en nueva capacidad o descubrimientos, vayan a llegar a tiempo para mitigar esta crisis.

Skrebowski identifica varias fases en este proceso. Hasta 2011, coincidiendo con la recuperación de la economía mundial, pronostica un suministro adecuado y precios relativamente bajos, dependiendo de cómo la OPEP pueda defender un nivel de 75$/b. De 2011 a 2013 el suministro es suficiente para alimentar el crecimiento económico, pero los precios empezarían a subir a medida que se absorbiese la capacidad ociosa existente. Los precios se moverían entre los 70 y los 90$/b, sin descartar mayor volatilidad, ya sea debido a una capacidad productiva que se adelanta a la demanda, provocando una caída de precios, o un alza debido a la acción de los especuladores. En el periodo 2014 – 2015 se empezarán a notar los efectos de las restricciones en el suministro causadas por el declive en la capacidad de producción de los yacimientos existentes, lo que podría llevar a una situación parecida a la de 2008: una pronunciada subida del precio del petróleo que pusiese en peligro el crecimiento económico.

Esta “hoja de ruta” de la próxima crisis del petróleo está basada en el análisis del flujo neto de petróleo de Chris Skrebowski, que observa una importante disminución en las adiciones a la capacidad productiva de petróleo a partir de 2011. Tanto es así que en 2014-15 estas no compensarán la capacidad productiva que se pierde de forma natural por el agotamiento de los pozos.

Las razones son conocidas: no se descubren suficientes yacimientos gigantes, hay dudas sobre las veracidad de las cifras de reservas probadas de algunos países de la OPEP, escasez crónica de personal cualificado y de infraestructuras provocada por una inversión insuficiente de la industria del petróleo durante la última década, factores geopolíticos (nacionalismo energético, cenit de las exportaciones), etc.

El único factor que puede invalidar este análisis es el de la demanda. ¿Se recuperará o incluso crecerá la demanda destruida en los países industrializados? Y en el caso de que caiga o se mantenga plana, como sugieren algunos análisis, ¿se verá compensada por el crecimiento de la demanda de los países que llegan al desarrollo industrial? El informe apuesta a que si la economía mundial se recupera, la demanda mundial de petróleo seguirá creciendo, validando por tanto los temores de una nueva crisis del petróleo a cinco años vista.

El informe de la UK Industry Taskforce on Peak Oil & Energy Security, aunque dirigido al Reino Unido, contiene un análisis razonable de lo que puede suceder a corto y medio plazo. Las soluciones clásicas al problema, que los precios estimularán la exploración, la inversión, el desarrollo tecnológico y cambios en el comportamiento de los consumidores, no parecen creíbles dada la experiencia en el periodo 2004-08, ya que la notable capacidad añadida en 2009 y 2010, producto de las señales de los precios desde 2003 -04, no parece que vaya a tener continuidad. Demasiado poco y demasiado tarde, según el dicho anglosajón.