Bienvenido(a) a Crisis Energética martes, 18 junio 2019 @ 14:41 CEST

El petróleo no se acaba, pero la era postpetróleo empieza ahora

  • Autor:
  • Lecturas 3.402
Artículos Mariano Marzo, catedrático de recursos energéticos de la Universidad de Barcelona, escribe hoy en El País el artículo "La segunda mitad de la era del petróleo". El artículo es un magnífico resumen de la situación en torno al fenómeno del cenit del petróleo, incluyendo las visiones de los diferentes actores y las diferentes circunstancias, económicas, técnicas, que rodean la incógnita de cuándo y cómo se producirá el cenit del petróleo.
Visto así el problema, el National Petroleum Council advierte de una realidad preocupante: "El mundo no se está quedando sin recursos fósiles, pero el aumento continuado de la extracción de petróleo a partir de fuentes convencionales presenta cada vez más riesgos y éstos constituyen un serio obstáculo para asegurar la demanda a medio plazo".

Algunos de estos riesgos son de naturaleza técnica. Entre éstos cabe citar: a) desde la década de los ochenta los nuevos descubrimientos no reponen el petróleo extraído; b) los costes de exploración y producción están aumentando como consecuencia de que cada vez se trabaja en regiones más remotas, en ambientes más extremos y se perfora a mayor profundidad; c) la producción mundial de petróleo convencional en los campos en explotación está experimentando un declive promedio del 6,7% anual que podría alcanzar el 10% si se descuidan las inversiones; d) la industria petrolera sufre una alarmante escasez de personal, y e) la relación entre la energía obtenida del petróleo extraído y la energía consumida en el proceso de extracción está empeorando rápidamente, y por tanto cada nuevo barril añadido a las reservas tiene un menor contenido energético neto.
Como señala el propio profesor Marzo, recordando un artículo de la revista Science, una de las cosas que aún no sabemos es qué va a reemplazar al petróleo barato. Con un cenit acercándose y que es muy probable que ocurra en esta década (un cenit de todos los líquidos, dado que pudiera ser que el cenit del petróleo convencional, al menos en la práctica, ya se haya dado), la capacidad de reacción se reduce día a día. Como recordaba el informe Hirsch, necesitamos al menos dos décadas para hacerle frente. Pero dadas las circunstancias actuales, en las que la prioridad es salir de la crisis cuanto antes, y por tanto, reactivar la demanda petrolera cuanto antes, parece que lo que sucede es que vamos a salir a su encuentro preparados de la peor manera posible.