Bienvenido(a) a Crisis Energética martes, 16 julio 2019 @ 22:21 CEST

The Guardian destapa las manipulaciones de la AIE sobre el pico del petróleo

  • Autor:
  • Lecturas 7.486
Artículos Noticia bomba, y no es una exageración. Lo que muchos intuíamos (y algo más que eso, tras un análisis somero de los datos) acerca del papel tranquilizador de la Agencia Internacional de la Energía se confirmaría según las informaciones ofrecidas ayer en el diario británico The Guardian: las estadísticas energéticas presentadas por la Agencia Internacional de la Energía han sido distorsionadas, según este periódico, a causa de las presiones ejercidas por los EE.UU.

El artículo, titulado "Key oil figures were distorted by US pressure, says whistleblower" utiliza como fuente a miembros que trabajan actualmente en la agencia y al menos uno que ya la ha abandonado y que permanece en el anonimato:
Una segunda fuente de alto rango de la AIE, que la ha abandonado, pero que no estaba dispuesta a dar su nombre, dijo que una ley clave en la organización fue que era "imperativo no provocar la ira de los estadounidenses", pero el hecho es que no había tanto petróleo en el mundo como había sido admitido. "Hemos entrado [ya] en la zona del pico del petróleo”. Creo que la situación es realmente mala ", añadió.
La noticia precede a la publicación hoy mismo del World Energy Outlook 2009, que aunque no está dedicado en exclusiva al pronóstico sobre el futuro del petróleo, incluirá actualizaciones sobre las condiciones de la inversión necesaria para asegurar el suministro energético.

Como hemos ido informando desde estas páginas a lo largo de varios años, la Agencia Internacional de la Energía ha ido, parece que forzada por las circunstancias, variando su discurso, e incluso su economista jefe, Fatih Birol, inició una campaña de declaraciones alarmistas incluso para los estándares de la agencia.

De confirmarse lo explicado ayer por The Guardian, se explicarían esas tensiones, entre los propios expertos de la agencia, quizás cansados de tener que maquillar sus propias conclusiones, y las necesidades de un organismo, dependiente de la OCDE, fuertemente influenciado por su miembro más poderoso, los Estados Unidos.

Lo más triste del caso es el empecinamiento de los protectores del statu quo, empeñados en manipular los datos y con estos el conocimiento de la realidad, y el daño causado a la sociedad en su conjunto, al retrasar la inevitable respuesta a un problema lleno de incertidumbres pero del que conocemos lo suficiente como para acordar medidas que al menos nos hagan menos dependientes del suministro de petróleo y otros hidrocarburos, si es que esto es posible. El eco internacional de la noticia publicada por The Guardian es aún escaso. Una muestra de que la política de manipulación informativa de la agencia ha dado sus frutos, y que el miedo a reconocer la realidad ahora es aún mayor al miedo a las consecuencias que este engaño puedan tener en el futuro.

Dada la importancia de esta noticia, ofrecemos a continuación a nuestros lectores una traducción del artículo publicado ayer en The Guardian:

Actualización: la publicación del World Energy Outlook 2009 ya es oficial (se puede descargar el resumen ejecutivo en español del sitio web). Algunos de los argumentos principales del documento son los siguientes:
  • En 2009, y por primera vez desde 1981, la demanda global de energía ha disminuido, pero se espera que crezca de nuevo a medida que las economías mundiales se recuperen bajo la influencia de los amplios programas de intervención fiscal y monetaria.
  • La crisis económica ha afectado negativamente a la inversión en capacidad de suministro futura, por la bajada de la demanda y por la dificultad de conseguir financiación.
  • La crisis también ha afectado a las expectativas de demanda, que aunque siguen mostrando una tendencia a crecer, lo harán en menor medida (la demanda mundial de energía primaria crecerá un 40% entre 2007 y 2030, frente al 52,6% del WEO 2006). De hecho se espera que la demanda de energía no se recupere hasta 2010.
  • En la industria del petróleo y el gas se han anunciado recortes en la inversión, retrasos y cancelaciones de los proyectos.
  • El capital necesario para satisfacer la demanda proyectada hasta el 2030 es de 28 billones de dólares, a un billón de dólares anual (o el 1,4% del PIB mundial) de media.
  • Los combustibles fósiles seguirán suministrando la mayor parte de la energía, y serán responsables de más de tres cuartas partes del aumento total de consumo energético entre 2007 y 2030. En términos absolutos, el combustible fósil que más crecerá en consumo será el carbón.
  • Las consecuencias para el clima y la seguridad energética de un escenario "business as usual" serían "alarmantes". Las emisiones de CO2 aumentarían un 1,5% anual durante el periodo 2007 - 2030, y el incremento previsto vendría de países no OCDE. Las consecuencias a largo plazo de este escenario serían una concentración de CO2 en la atmósfera de 1.000ppp y un aumento medio de la temperatura mundial de 6 grados centígrados.
  • Una estabilización en el crecimiento de las emisiones y el consiguiente aumento de la temperatura de 450ppp y 2 grados centígrados (el escenario 450) supondría una inversión total de 38,5 billones de dólares durante el periodo 2007 - 2030.
  • El cambio de tendencia que propone el escenario 450 a medio plazo (alcanzar el pico de emisiones de CO2 en 2020) es muy grande, pero la crisis económica podría ser una oportunidad.
  • El cambio a fuentes energéticas bajas en carbono y la eficiencia energética (escenario 450) ofrecen las mayores oportunidades para reducir las emisiones de CO2. La reducción propuesta de 12mbd en el consumo de petróleo para el transporte en 2030 sería posible mediante una transición hacia motorizaciones híbridas o eléctricas.
Actualización 15/11/2009: el usuario Caronte ha traducido una carta abierta escrita por Colin Campbell, uno de los fundadores de ASPO, acerca de la noticia publicada por The Guardian sobre la AIE y el cenit del petróleo. Datos claves del petróleo fueron distorsionados por la presión de los EE.UU., afirma un confidente

Exclusiva: un alto oficial afirma que las estimaciones de reservas de la agencia están infladas.

Terry Macalister

El mundo está mucho más cerca de quedarse sin petróleo de lo que admiten las estimaciones oficiales, según un informante de la Agencia Internacional de la Energía, que afirma que la agencia ha minimizado deliberadamente una escasez inminente, por temor a provocar compras de pánico.

El funcionario afirma los EE.UU. han desempeñado un papel influyente para fomentar que la agencia subestimase la tasa de declive de los campos petroleros existentes, mientras que exageraba las posibilidades de encontrar nuevas reservas.

Las acusaciones plantean serias dudas sobre la exactitud de la última edición del World Energy Outlook sobre la demanda de abastecimiento de petróleo que se publicará mañana – un informe que es utilizado por los gobiernos británico y de otros muchos países para ayudar a orientar sus políticas generales en energía y las de cambio climático.

En particular, se trata de la predicción del último World Energy Outlook, que se cree que se repetirá de nuevo este año, que la producción de petróleo puede crecer de su nivel actual de 83 millones de barriles diarios a 105 millones de barriles. Críticos externos a menudo han sostenido que esto no puede ser justificado con pruebas firmes y afirman que el mundo ha superado ya su punto máximo en la producción de petróleo.

Ahora, la teoría del "peak oil" está ganando apoyo en el corazón del establishment energético mundial. "La AIE en 2005 predecía que los suministros de petróleo podrían llegar hasta los 120 millones de barriles diarios (mbd) en 2030, aunque se vio obligada a reducir de manera gradual esta cantidad a 116mbd y 105mbd el año pasado", dijo la fuente de la AIE, que no quiso ser identificado por temor a represalias dentro de la industria. "La figura de 120mbd siempre fue una tontería, pero incluso las cifras actuales son mucho más altas de lo que puede justificarse y la AIE lo sabe.

"Muchos dentro de la organización consideran que los suministros de petróleo, incluso manteniendo de 90mbd a 95mbd serían imposibles, pero se teme que se extienda el pánico en los mercados financieros si las cifras se reducen aún más. Y los norteamericanos temen el fin de la supremacía del petróleo porque pondría en peligro su poder sobre el acceso a los recursos del petróleo", añadió.

Una segunda fuente de alto rango de la AIE, que la ha abandonado, pero que no estaba dispuesta a dar su nombre, dijo que una ley clave en la organización fue que era "imperativo no provocar la ira de los estadounidenses", pero el hecho es que no había tanto petróleo en el mundo como había sido admitido. "Hemos entrado [ya] en la zona del pico del petróleo”. Creo que la situación es realmente mala ", añadió.

La AIE reconoce la importancia de sus propias cifras, jactándose en su sitio web: "Los gobiernos de la AIE y de la industria de todas partes del mundo han llegado a confiar en el World Energy Outlook para proporcionar una base coherente sobre la cual pueden formular políticas y diseñar planes de negocio".

El gobierno británico, entre otros, siempre utiliza las estadísticas de la AIE en lugar de cualquiera de las propias, argumentando que el suministro de petróleo a largo plazo no está amenazado.

La AIE dijo esta noche que los críticos del pico del petróleo a menudo han puesto en duda erróneamente la exactitud de sus cifras. Un portavoz dijo que no podía hacer comentarios antes del informe de 2009 que ha de ser liberado mañana.

John Hemming, el diputado que preside la comisión parlamentaria sobre el pico del petróleo y el gas, dijo que las revelaciones confirmaron sus sospechas de que la AIE ha subestimado la rapidez con que el petróleo mundial se estaba acabando y esto tiene consecuencias profundas para la política energética del Gobierno británico.

Afirmó que también había sido contactado por algunos funcionarios de la AIE descontentos con la falta de un escepticismo independiente sobre las predicciones. "La confianza en los informes de la AIE ha sido utilizada para justificar las afirmaciones de que el petróleo y los suministros de gas no alcanzarán su punto máximo antes de 2030. Ahora está claro que este no será el caso, y no se puede confiar en las cifras de la AIE", dijo Hemming.

"Todo esto da importancia a las discusiones de Copenhague [Cambio climático] y a una necesidad urgente para el Reino Unido de avanzar más rápido hacia un economía más sostenible [baja en carbono], si se quiere evitar una perturbación económica grave", añadió.

La AIE fue creada en 1974 después de la crisis del petróleo, en un intento para tratar de salvaguardar los suministros de energía hacia occidente. El World Energy Outlook se produce anualmente bajo el control del economista jefe de la AIE, Fatih Birol, quien ha defendido las proyecciones anteriores de ataques externos. Los críticos del pico del petróleo han cuestionado a menudo las cifras de la AIE.

Pero ahora fuentes de la AIE que han sido contactadas por The Guardian dicen que Birol ha tenido que hacer frente a cada vez más preguntas acerca de las cifras dentro de la organización. Matt Simmons, un respetado experto de la industria del petróleo, ha puesto en duda desde hace mucho tiempo la tasa de declive y las estadísticas petroleras de Arabia Saudí sobre sus propios campos. Se ha planteado preguntas acerca de si el pico del petróleo está mucho más cerca de lo que muchos han aceptado.

Un informe realizado el mes pasado por el Consejo de Investigación de la Energía del Reino Unido (UKERC) afirmó que la producción mundial de petróleo convencional podría llegar al cenit y entrar en declive terminal antes de 2020, pero que el gobierno no estaba haciendo frente a los riesgos. Steve Sorrell, el principal autor del informe, dijo que los pronósticos que sugieren que la producción de petróleo no llegará a su máximo antes de 2030 eran "optimistas, en el mejor caso e imposibles en el peor caso".

Pero ya desde 2004 ha habido gente que ha estado haciendo advertencias similares. Colin Campbell, un ex ejecutivo de Total de Francia dijo en una conferencia: "Si las cifras reales [de las reservas de petróleo] se hiciesen públicas habría pánico en los mercados de valores ... y finalmente eso no convendría a nadie".