Bienvenido(a) a Crisis Energética domingo, 17 octubre 2021 @ 10:40 CEST

La tecnología del hidrógeno

  • viernes, 17 abril 2009 @ 23:22 CEST
  • Autor:
  • Lecturas 3.329
Artículos

En el número del 16 de abril de 2009 del periódico Global Castilla La Mancha, aparece publicado un artículo que se titula "El futuro de las energías renovables". En el interior del periódico se desarrolla la noticia:

El centro nacional del hidrógeno. En busca de la pila combustible perfecta. Puertollano albergará un centro de investigación donde se desarrollarán nuevas pilas de combustible.

Parece definitivo. Los gobiernos de los paises desarrollados han comenzado a impulsar medidas que favorecen el desarrollo e implantación masiva de las energías renovables. Entre otras razones, y al margen de debates climáticos, son conscientes de que las reservas de combustibles fósiles practicamente se agotarán a principios del próximo siglo - a excepción del carbón, no habrá petróleo no gas natural que extraer- y se impone buscar nuevas alternativas.
En España, por ejemplo, el Ministerio de Innovación y Ciencia tiene en marcha la construcción de 24 Instalalciones Científicas y Tecnológicas Singulares por todo el país, entre las que destaca el Centro Nacional de Experimentación en Tecnologías del Hidrógeno y Pilas de Combustible que estará ubicado en el polígono industrial La Nava de Puertollano (Ciudad Real) y que está activamente respaldado por la Junta de Comunidades de Castilla la Mancha.

Tras este aséptico nombre se esconde un ambicioso proyecto que nace con el espíritu de revolucionar el sector de las energías renovables. Sobre todo, porque permitirá encontrar soluciones que rompan una de las barreras que impiden el desarrollo de las energías limpias y la principal causa de su alto coste: son de producción alternante y es necesario su almacenamiento.

El protagonista absoluto del centro, y la base de sus experimentos, será el hidrógeno, uno de los componentes químicos más abundantes en la naturaleza, con una gran capacidad para almacenar energía y cuya manipulación y transporte conlleva menos riesgos que los combustibles más extendidos actualmente, tal y como explicó a Global Castilla la Mancha el director del Centro, Manuel Montes, quien tiene muy claro cuales deben ser los primeros pasos que se deben dar y los objetivos que se deben cumplir."Se pretende buscar una salida energética de futuro", aseveró Montes.
Para empezar, Montes, considera fundamental avanzar de manera simultánea tanto en el desarrollo de las pilas combustible - algo así como las baterías de un coche- como la producción de hidrógeno y su producción a partir de recursos completamente naturales. Bsucarán, en definitiva que "las pilas sean lo más económicas posibles, que duren el máximo tiempo posible, y que sea lo más eficientes posible produciendo el máximo de energía posible" y al mismo tiempo, "investigar de dónde y cómo producir hidrógeno".

En este sentido, Montes, subrayó, que por ejemplo, se puede extraer y producir hidrógeno tanto del agua como de la biomasa, y recordó que la industria ya está utilizando hidrógeno con fines químicos, " lo que queremos es utilizarlo con fines energéticos", matizó.

No obstante, Montes, recordó que el hidrógeno "no es un recurso energético", sino "un portador energético" que puede contribuir a la mejora de la utilización de las energías renovables. Y que "no buscan acelerar la introducción del hidrógeno, sino desarrollar la tecnología para que sea asequible, esté disponible en el momento de usarse y a unos precios adecuados".

Impulso a la industria.
Otro de los objetivos fundamentales del proyecto es incentivar la investigación científica y facilitar la dinamización de la industria energética nacional. "Queremos ser la bisagra entre el mundo de la investigación y el mundo industrial", aseguró Montes, quien recordó que en nuestro país,"hemos demostrado que sabemos utilizar la tecnología" aunque "somos perezosos" a la hora de desarrollarla " a pesar de contar con grandes investigadores".
Y es que el problema radica -según argumentó- en que "la industria prefiere comprar la tecnología y los investigadores no quiere depender de la industria porque les obliga".

Por eso, el Centro Nacional de Hidrógeno, que comenzará a construirse en próximo año y que estará operativo a principios de 2012, se convertirá en "un banco de pruebas donde ensayar las nuevas pilas que se vayan desarrollando o los nuevos sistremas de producción de hidrógeno" lo que ayudará a las empresas " a verificar la utilidad de sus productos", y al tiempo "hará posible que lo qyue se ha demostrado en un laboratorio a pequeña escala no se quede en los libros", algo habitual en otros países de nuestro entorno. Además, el centro también quiere cumplir un papel formador. Actualmente tan sólo un centenar de personas en España está dedicando sus esfuerzos a desarrollar pilas de combustible o procesos de producción de hidrógeno. La puesta en marcha de este centro y la presencia de varias universidades con importantes facultades de química incentivará el interés empresarial permitirá que muchos investigadores "terminen trabajando en el mundo empresarial"."Queremos que sea un centro vivo y evitar que la plantilla envejezca", señaló.

Por último, Montes, quien ha dirigido una Subdelegación General del Ministerio de Educación y Ciencia, destacó el liderazgo de Castilla La Mancha dentro del panorama nacional de las energías renovables, "se ha propuesto sus objetivos con seriedad", sobre todo en energías eólica y fotovoltaica.