Bienvenido(a) a Crisis Energética jueves, 15 abril 2021 @ 18:38 CEST

Desciende el consumo eléctrico en España, pese a la temporada de frío

  • miércoles, 14 enero 2009 @ 11:33 CET
  • Autor:
  • Lecturas 3.519
Artículos La web Burbuja.info difunde la noticia aparecida en La Vanguardia, acerca de la disminución del consumo eléctrico en el mes de noviembre, pese a que, como comenta el diario, ha sido uno de los más fríos de los últimos 50 años. La disminución del consumo energético - el decrecimiento - y, por tanto, la reducción de emisiones de CO2, está viniendo de la mano de la depresión económica.
Este noviembre, uno de los más fríos en cincuenta años, la demanda eléctrica ha descendido un 2,9%.

Sin lugar a dudas, la crisis económica es más efectiva para imponer el consumo racional que cualquier campaña de concienciación. Esto, dicho hasta la saciedad en los últimos meses por los expertos económicos, vuelve a mostrar su evidencia en la demanda eléctrica, algo que en este periodo del año tiene mucha relación con el uso de calefactores y bombas de calor. Pese a que el frío asuela España, apenas sin tregua desde el pasado mes de noviembre, la demanda eléctrica no ha alcanzado el máximo histórico registrado en diciembre del año 2007. Y eso que en esas fechas el frío fue menos intenso que los vividos este otoño y lo que va de invierno.

Según los datos facilitados por Red Eléctrica de España (REE), el último récord de demanda eléctrica se registró el 17 de diciembre del 2007, a las 18.53 horas, alcanzado el consumo de electricidad los 45.450 megavatios. En esos momentos, una ola de frío atravesaba la Península de norte a sur y los españoles no dudaron en elevar al máximo la potencia de sus calefactores. Eran tiempos de bonanza, y la factura eléctrica no era una cuestión que preocupase en exceso, pese a los continuos mensajes del Ministerio de Industria alentando a la población a consumir menos energía y recordándoles, por el bien del medio ambiente, que la temperatura ideal era de 21 grados, aunque esto suponga la necesidad de estar en casa con chaqueta. Pero la mayoría siguió optando por tumbarse en el sofá con un pijama fino, de manga corta.

Pero las cosas han cambiado mucho en un año. La percepción de crisis generalizada invadió los hogares después del verano y, a tenor de los resultados de demanda eléctrica, uno de sus principales efectos ha sido programar los calefactores a esa referencia de 21 grados. Al menos, así lo interpretan los expertos en generación de electricidad consultados por este periódico, que recuerdan que, pese a que el mes de noviembre del 2008 ha sido uno de los más fríos de las últimas décadas, con una temperatura media en el área peninsular de 9 grados, la demanda eléctrica ha descendido la friolera de un 2,9%.