Bienvenido(a) a Crisis Energética miércoles, 16 octubre 2019 @ 14:23 CEST

Cuando la forma sí tiene importancia...

  • Autor:
  • Lecturas 7.259
Artículos Empiezan, poco a poco, a ser más numerosos los artículos de economistas advirtiendo que la crisis actual (la actual precrisis, ya que la crisis parece que se iniciará en el 2010...) será más duradera de lo que al principio nos decían. Los hay incluso que tienen la cara, la jeta y el morro, de decir que es que nadie lo había advertido. Obvian a economistas como Santiago Niño Becerra o Marc Vidal - entre otros pocos (muy pocos) - que han batallado duro a lo largo de años para difundir el mensaje de lo que hoy esta aconteciendo (aunque ahora los ningunean...). El sistema, el actual sistema herido de muerte pero aún coleando, es así: silencia o pone sordina a las voces disidentes que cuestionan ciertas "verdades admitidas".

Estos economistas disidentes citados hablan de "crisis sistémica", al igual que el LEAP, para referirse al actual período. Aún concidiendo en este punto, no todos opinan igual sobre las causas que han llevado a esta situación ni a su posible evolución. Llegados a este punto, me decanto parcialmente por el escenario (pintado y descrito a lo largo de sus artículos) de Santiago Niño Becerra. ¿Por qué? Basicamente porque es el que habla de una crisis de recursos, de una crisis de sistema ya que este - basado en el crecimiento perpetuo - no puede seguir en el "bussines as usual" porque no hay más recursos para ello. También porque describe la salida - según él para el 2018 - a un escenario de menos de todo... En esto coincide, al menos en parte con el escenario dibujado por Richard Heinberg. Y digo en parte porque para Niño Becerra la evolución de la economia podría seguir una forma de U (con el brazo izquierdo menos recto...), es decir: fase de decrecimiento-estancamiento y crecimiento posterior (a menor ritmo y con menos de todo... ver la quinta versión de sus previsiones; ver también su revisión de escenario

Por contra, para Heinberg (ver su reciente artículo publicado en Energy Bulletin, "The shape of the recovery") la forma del proceso (la forma de la recuperación...) es la de una L. Una diferencia nimia para algunos, pues ambos reconocen que vamos a menos... sí. Pero no tan nimia... Para Heinberg el futuro puede diferir según la morfología que tengamos en mente:
But it's also important to understand the bigger shape of the historical moment we occupy. If we all think it's a V or a U, we will be wasting most of our effort, just as the US government is currently wasting hundreds of billions of dollars propping up the balance sheets of investment banks that should simply divulge their toxic assents and close their doors. There's only so much money and time available to us, and we need to use it strategically to manage the contraction phase of the industrial bubble that we have all been part of.
Es decir: el pensar en una V (derrumbe-recuperación hacia el mismo nivel), o una U (derrumbe.estancamiento-recuperación al mismo nivel o no...), puede conllevar perder tiempo y recursos que se podrían invertir en disminuir la fuerte contracción que se va a producir (si su modelo es el correcto). Si se piensa en una L, la evolución es bastante diferente: pasamos de un nivel energético y de recursos alto a uno menor, con TODO (disminución de recursos, disminución de alimentos, disminución de población, luchas por los recursos... etc, etc, etc...) lo que ello comporta.

Desde el punto de vista de la geologia, la L es la opción - a medio/largo plazo - más evidente. Y en este caso, dado que es una cuestión de disminución de recursos en general - no sólo energéticos - tan sólo parece posible una solución... INSISTO EN ELLA: DECRECER (más, mucho más los ricos que los pobres...).

Estamos aún a tiempo de hacerlo de manera ordenada... Como dice Heinberg, si entendemos que vivimos inmersos en un período histórico y actuamos con inteligencia, aún podemos evitar muchas situaciones adversas que ya han pasado en otras ocasiones:
If we understand the historical moment and act intelligently, there is at least a chance we can avoid the fate of the Easter Islanders, the Mayan cities, the Roman Empire. But that's going to require quick learning and adaptation—and a willingness to hear some bad news.
De cómo evolucionen las cosas aún depende - al menos en parte (no he incluido los efectos del cambio climático para simplificar aún más la situación, aunque hay que pensar en que se solapará y por tanto incidirá en la evolución de los escenarios posibles...) - de nosotros, de TODOS nosotros... Todavia podemos.