Bienvenido(a) a Crisis Energética viernes, 13 diciembre 2019 @ 16:58 CET

La demanda mundial de petróleo cae por primera vez en 25 años

  • Autor:
  • Lecturas 3.832
Artículos Esta noticia (solo suscriptores) aparece en el diario "La Vanguardia" de hoy en un largo artículo en la sección de Economía y en un recuadro en primera plana. Por primera vez en 25 años el consumo mundial de petróleo disminuye. Parece que tendremos una inflexión más (la tercera) en nuestra gráfica de producción mundial a juzgar por los recortes que se estima provengan de los principales países productores pertenecientes a la OPEP a los que ahora parece podría añadirse Rusia. Ante el escenario de crisis económica actual, ¿podía ser de otra manera? La economía llegó a un techo prácticamente al tiempo que lo hizo el precio del petróleo. Y luego quieren inculcarnos aquello de que la economía actual depende menos del oro negro, que ya somos una sociedad de I+D en la que el conocimiento es y será el motor de la actividad económica. Es la tercera vez en casi cuarenta años que las economías más prósperas se tambalean: está bien demostrada la dependencia de la energía del petróleo para obtener un crecimiento económico dado, dependencia si cabe aún mayor debido al proceso globalizador.

Las economías mundiales, principalmente las que llevaban el piñón fijo como la España de crecimientos tocando el 4% anual (¿nos acordamos de esa época?, no está tan lejos), al final no han podido crecer más: han topado con unos precios energéticos muy elevados y la debacle inmobiliaria, sumada a la financiera que ha venido de fuera, han sido la puntilla para rematar la faena. No se puede crecer así, con la enegía por las nubes, aunque se desee. Luego tenemos que el triunfalismo que desató la apoteosis inmobiliaria (truncada al fin) y el desenfreno en el sector financiero, fue un claro síntoma de ceguera y exceso de confianza ante la realidad de una sucesión de precios tan elevados de la energía básica y, por extensión, de otros recursos básicos (materias primas o alimentos). Ya desde hace pocos años que todo esto se presentía, al tiempo que el petróleo iba subiendo de precio hasta alcanzar el máximo este pasado verano. Casualmente o no, es después del verano que todo acaba desmoronándose al fin tras un largo declive de los PIB's respectivos de los países ricos desde al menos el 2007 (bien pensaron los que dedujeron que este sistema de proceder en economía no se caería más que por su propio peso). Ahora va a tocarles a las economías de los países emergentes, posiblemente durante todo el año próximo. Así están las cosas y así nos lo cuentan. Veremos el proceso de salida de la crisis desde una posición incómoda: si no consumimos (cosa que ya están diciendo es algo patriótico), no creceremos y si no crecemos seguimos con más crisis y paro; si consumimos, crecemos; pero, para ello tendremos que acopiarnos de nuevo de más energía, petróleo, ya que hemos demostrado y seguimos demostrando, pese a tanta tecnología y conocimiento, que aún dependemos, y mucho, del crudo. Y esto es así por mucho que nos vengan a cantar serenatas en sentido contrario, al tiempo que no escuchan el eco que produce el vacío de los yacimientos en declive.
La demanda mundial de crudo registrará en el 2008 su primera caída en veinticinco años, según la última previsión de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), que corrobora el escenario de recesión de las economías más desarrolladas del planeta y la desaceleración del fulgurante crecimiento de las potencias emergentes. El hecho coincide no por casualidad con el ocaso de la industria del motor, concebida y desarrollada sobre el maná del oro negro en el siglo anterior, acelerado bruscamente por el crac financiero mundial y la crisis económica que ha precipitado el desplome de la actividad y el consumo.
Texto completo de la noticia: Repercusiones de la crisis

LA DEMANDA MUNDIAL DE PETRÓLEO CAE POR PRIMERA VEZ EN UN CUARTO DE SIGLO.

J. RAMÓN GONZÁLEZ CABEZAS - Barcelona - 12/12/2008
La demanda mundial de crudo registrará en el 2008 su primera caída en veinticinco años, según la última previsión de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), que corrobora el escenario de recesión de las economías más desarrolladas del planeta y la desaceleración del fulgurante crecimiento de las potencias emergentes. El hecho coincide no por casualidad con el ocaso de la industria del motor, concebida y desarrollada sobre el maná del oro negro en el siglo anterior, acelerado bruscamente por el crac financiero mundial y la crisis económica que ha precipitado el desplome de la actividad y el consumo. Estados Unidos, el primer consumidor mundial de crudo y primer fabricante de vehículos hasta el sorpasso de Japón en el 2007, es el epicentro del seísmo que ha causado la primera contracción de la demanda de crudo desde 1983.

El pinchazo de la burbuja petrolera, que en apenas seis meses ha reducido en más de cien dólares el precio del barril de crudo (147,50 dólares en julio, frente a 46,7 ayer, en fase alcista), completa el nuevo escenario trazado por la AIE, que llega precisamente en vísperas de otro reajuste de la producción de los países de la OPEP. Según los nuevos pronósticos de la AIE, la demanda mundial de crudo se contraerá este año en 200.000 barriles diarios con respecto al 2007, hasta caer a un volumen total de 85,8 millones de barriles al día. El nuevo informe, que rebaja de forma sustancial (350.000 barriles menos al día) sus propias estimaciones precedentes, evoca sin embargo un virtual repunte de la demanda en el 2009 con una estimación de 86,3 millones de barriles diarios, una cifra igualmente revisada a la baja (260.000 barriles menos) con respecto a sus previsiones de noviembre. La AIE, que basa este pronóstico en las previsiones del propio FMI sobre una posible reanimación de la economía mundial a partir de mediados del año próximo, se cura en salud y advierte que el rebote de la demanda "podría no materializarse" en caso de que se consumen los pronósticos de una recesión prolongada de dimensión global. De hecho, la propia agencia gubernamental estadounidense de información sobre la energía (EIA) ya anticipó el pasado martes que también preveía una contracción de la demanda mundial de crudo, tanto el 2008 como el 2009.

En este contexto, los principales países productores ajustan su oferta y ultiman un nuevo ajuste de la provisión de crudo, el tercero desde la explosión de la crisis financiera, el pasado septiembre. La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), que representa hasta un 40% del suministro del planeta, ha retirado ya del mercado 760.000 barriles diarios hasta reducir su oferta a 31,3 millones, según cifras de finales de noviembre. Todavía debe retroceder casi otro tanto, ya que se trata sólo del 55% del recorte de 1,5 millones de barriles diarios anunciado a finales de octubre.

En la próxima cumbre petrolera prevista para el 17 de diciembre en Orán (Argelia), la OPEP se dispone a acometer una nueva rebaja. Los expertos apuntan un recorte de 1 a 3 millones de barriles diarios. "El mercado está muy bajista, pero la OPEP corre el riesgo de ir demasiado lejos", advierte David Fye, de la AIE, tras subrayar la caída del consumo en los países ricos. "La demanda en los países emergentes podría mostrarse más resistente de lo previsto", alega Fye, a pesar de los últimos indicadores del Banco Mundial que atestiguan el frenazo en seco de los nuevos gigantes como China, India, Rusia y Brasil.

Enfrentado a la caída de la demanda, el cartel mundial del petróleo intenta reanimar los precios para defender sus ingresos. El rey Abdulah de Arabia Saudí, primer productor mundial, situó en noviembre el listón deseable del crudo en 75 dólares el barril. La AIE ha pedido a la OPEP que no baje del nivel de 30,7 millones de barriles en el 2009, ante el riesgo de que "las existencias comiencen a retroceder". En la actualidad, las reservas de los países de la OCDE han aumentado y representan 56,8 días de consumo. La OPEP es partidaria de que se reduzcan a 52-53 días, con el fin de contribuir a estabilizar precios.

Rusia, país que disputa a Arabia Saudí el liderazgo mundial como productor, animó ayer el pulso sobre el crudo al anunciar un posible recorte de la oferta en consonancia con la OPEP, sin excluir la integración en la organización internacional. "Hemos de defender nuestros intereses, y el petróleo y el gas son nuestra fuente de ingresos", declaró el propio presidente, Dimitri Medvedev.