Bienvenido(a) a Crisis Energética sábado, 07 diciembre 2019 @ 14:31 CET

Ascó sufre fugas "bajo control" de agua radiactiva

  • Autor:
  • Lecturas 2.029
Noticias Leo en El País de hoy el (por el momento) último capítulo de la saga.
La nuclear de Ascó II (Tarragona) pierde agua radiactiva. La piscina de combustible gastado de la central, propiedad de Endesa e Iberdrola, sufre escapes de hasta un litro por semana, según se ha detectado en la prueba de fugas. La nuclear considera que estas pérdidas son "pequeñas" y están "bajo control" porque no salen al exterior. Pese a ello, no logra repararlas. La fuga se arrastra desde hace al menos cuatro meses y no se resolverá, como mínimo, hasta la próxima primavera.

El líquido que pierde la planta está en contacto directo con el combustible nuclear ya gastado, por lo que concentra altos niveles de radiactividad. "El combustible gastado sigue emitiendo partículas radiactivas y el agua las absorbe. La piscina es como un enorme tubo de escape pero hermético", ilustra un técnico de la nuclear. Éste vincula los escapes al mal estado del recinto. El tubo de Ascó II deja bastante que desear: la piscina registra "golpes, arañazos y grietas en soldaduras", según una inspección visual que el CSN realizó este verano. "Hay puntos con corrosión", añade el inspector del Consejo. Y concluye la descripción de daños en la zona con un impreciso "etcétera".
Me da la impresión de que las inversiones deberían ser tan elevadas que resultaría imposible recuperar su importe, de ahí esta sucesión ininterrumpida de incidentes; puede que la estrategia del lobby nuclear sea la de intentar externalizar más costes.

Redacción CE: respecto a la noticia publicada ayer también en El País, sobre la corrosión de origen desconocido, en el mismo texto se recoge una puntualización del Consejo de Seguridad Nuclear que "descarta" ese problema y que la información aparecida "carece de fundamento y de soporte técnico".

Se puede consultar la nota de prensa del CSN (fichero PDF, 72,1KB), en la que se admite que, como recogía la noticia de El País, el CIEMAT, tras notificarse finalmente la fuga radioactiva en Ascó, detectó plomo en una de las particulas radioactivas encontradas en los filtros de la ventilación del edificio de combustible.

La nota explica después que "no se espera la presencia de plomo en el circuito primario de una central nuclear", y que "las guías de vigilancia química (...) no le dan prioridad al plomo por su baja significación como agente corrosivo". A continuación admite que "algunos autores señalan, no obstante, que la presencia de plomo puede acelerar el fenómeno de corrosión bajo tensión (SCC) en las aleación Ni-Cr-Fe conocida bajo el nombre comercial de Inconel 600" y que "esta aleación se encuentra en algunas soldaduras del circuito primario, que tienen programas de vigilancia desde hace años".

Tras la lectura del propio texto de la nota de prensa del CSN, no parece que la información de El País fuese tan desencaminada. Lo peor es el vergonzoso espectáculo que tanto el CSN como los responsables de la central están ofreciendo a la opinión pública, con un serial por capítulos que no hace nada por mejorar la confianza de los ciudadanos en la energía nuclear, algo que se supone se encontraría entre los objetivos del CSN y Endesa e Iberdrola, operadoras de la central nuclear de Ascó.