Bienvenido(a) a Crisis Energética jueves, 28 octubre 2021 @ 13:50 CEST

Peak Oil y Crisis Financiera finalmente vinculadas en la prensa

  • miércoles, 15 octubre 2008 @ 04:41 CEST
  • Autor:
  • Lecturas 2.126
Noticias Bueno, finalmente parece que la prensa admitirá de a poco que la actual "crisis" no es una crisis usual del capitalismo, es su quiebra. Me gustaría destacar tres párrafos de esta noticia y que presumo será del agrado de los partidarios del decrecimiento voluntario:

El primero y con el que comienza el artículo:  "El modelo económico dio de sí, sus resortes están fatigados, ya no regresan a su estado original: la idea de crecimiento perpetuo y el mercado como mecanismo para distribuir la riqueza equitativamente. Al juguete se le ven los alambres: la escasez de recursos financieros en el mundo es tal, si se trata de atender el hambre, la pobreza, epidemias, la migración, al medio ambiente o las injusticias; en cambio puede cesar, volverse bonanza y generosidad, si de salvar al sistema bancario se trata. Un ya basta soterrado, y no tanto, recorre el planeta."

El segundo que hace directa alusión al pico del petróleo:  "El crecimiento está presionando límites físicos tan profundos —como el cambio climático y el pico del petróleo— que continuar expandiendo la economía es tal vez imposible; aun intentarlo puede resultar peligroso. Pero hay algo más, un comodín de la baraja que recién estamos aprendiendo a entender: investigaciones nuevas, desde muchos cubículos, han comenzado a mostrar que aún cuando el crecimiento nos haga más ricos, la mayor riqueza no nos hace más felices."

Finalmente, el último que me recuerda mucho a los argumentos esgrimidos en el documental sobre como Cuba sobrevivió al Periodo Especial y la consecuente merma de petróleo: “Puestos juntos, estos hechos muestran que necesitamos hacer un cambio básico. Dado todo lo que conocemos respecto a temas cuyo rango va de la estructura molecular del dióxido de carbono a la psicología de la satisfacción humana, necesitamos movernos decididamente hacia reconstruir nuestras economías locales. Esto quizá mueva menos materiales, pero producirá relaciones más ricas; esas economías tal vez crezcan menos rápidamente, si es que crecen, pero sin duda se las arreglarán para durar más.