Bienvenido(a) a Crisis Energética, Anonymous Jueves, 22 Febrero 2024 @ 05:28 CET

Entrevista y artículo de Pedro Prieto en Rebelión

  • Lunes, 29 Septiembre 2008 @ 19:50 CEST
  • Autor:
  • Lecturas 2.808
Artículos Con motivo de la celebración en Barcelona de la VII Conferencia Internacional de ASPO, la revista electrónica Rebelión entrevista a Pedro Prieto, vicepresidente de AEREN y co-editor de estas páginas:
Normalmente cuando hablamos de las causas del actual desplome financiero se habla del descontrol de los grandes grupos financieros, ineficacia e imprudencia de los directivos, hipotecas subprime, especulación ilimitada, codicia altanera. ¿Por qué crees que el cenit mundial del petróleo es la causa última?

Ciertamente, los grandes medios actuales, entre los que destacan las noticias económicas y financieras, hablan un lenguaje críptico y sacerdotal, que la mayoría de los ciudadanos repite como las letanías se repetían en los momentos de auge de las religiones convencionales. Sin duda la codicia humana es parte de este problema, la imprudencia de directivos, también; el descontrol de los grupos financieros, lo mismo. Si se conceden hipotecas a personas físicas o jurídicas que no pueden devolverlas, pues verdaderamente eso es una causa. Pero todas estas, son razones económicas. Por cierto, el sistema presume de tener dispositivos de control suficientes, que ahora se ve no eran tales.

Creo que el cenit de la producción mundial de petróleo es una causa clave del desplome financiero, porque éste solo crece y se mantiene copiando el formato de crecimiento multiplicación exponencial de las bacterias en el mosto para producir vino, esto es, mientras hay sustrato energético y azúcares (energía para transformar aceleradamente a la sociedad), la multiplicación financiera de los panes y los peces es posible. Pero al igual que con el mosto, cuando el sustrato que alimenta y permite la reproducción se empieza a agotar, el crecimiento exponencial se para y las bacterias, cumplido su fin, mueren. El petróleo, la energía, no son un bien común más; son el requisito previo e imprescindible para producir los demás bienes y ofrecer servicios.
Poco antes, Rebelión había publicado un artículo de Pedro Prieto, titulado "El desplome financiero, efecto visible de la causa oculta del cenit mundial del petróleo".