Bienvenido(a) a Crisis Energética jueves, 11 agosto 2022 @ 03:30 CEST

ASPO: la conferencia de Barcelona en la prensa

  • martes, 26 agosto 2008 @ 08:08 CEST
  • Autor:
  • Lecturas 4.159
Artículos Por fin anuncian la conferencia de ASPO en Barcelona. Como no podía ser menos, el diario de gran tirada “La Vanguardia” informa de ello en la segunda página de la sección de economía con un artículo bajo grandes titulares: "'El fin del petróleo' llega a Barcelona", en alusión al conocido libro de Paul Roberts.

El presidente de ASPO, Kjell Alekett, esboza al periodista algunos de los puntos que van tocarse en la conferencia. Aunque el artículo es escueto, parece que deja la posibilidad a que de aquí a por entonces (finales de octubre) surjan otros más relativos a esta temática con la conferencia como fondo. Ojalá sea así, que la prensa abunde en la temática que va a tratarse en Barcelona y, sobre todo, que informe bien y sin trabas interesadas. Y, si puede ser, que nos den un poco más de divulgación, que creo que, por fin, bien nos la merecemos (¿quizá algún reportaje exclusivo en TV?). Lejos, pues, quedan los tiempos del ninguneo y la clandestinidad informativa, de artículos de evidencias veladas, de razones escondidas en las esquinas, de urgencias que se ocultaban a la luz entre párrafos con dobles sentidos que pocos entendían. Ha llegado la hora en que todas las verdades, las de unos y las de otros, se van a poner en juego de cara a los tiempos que se avecinan.
Los días 20 y 21 de octubre, Barcelona acoge la séptima conferencia internacional de la Asociación para el Estudio del Pico de Petróleo y el Gas (ASPO). Científicos, empresarios y activistas que alertan del agotamiento de las energías fósiles y predican nuevos modelos económicos menos glotones en petróleo.

...para que un ciudadano estadounidense tenga 1.000 calorías de alimentos en su mesa se gastan 10.000 calorías de petróleo. Hoy en día, todo el mundo come petróleo", y según un número creciente de investigadores, las neveras se van a quedar vacías a corto o medio plazo.

Para ASPO, el 'peak oil' se ha alcanzado ya, Total lo sitúa en el 2020 y la AIE lo alarga hasta el 2030.
Artículo completo: Energía y recursos

EL "FIN DEL PETRÓLEO" LLEGA A BARCELONA

Con el encarecimiento de la gasolina, los actores económicos buscan culpables y, sobre todo, soluciones. Los defensores de la teoría del peak oil aseguran que los flujos de producción de crudo que hemos conocido en los últimos 50 años se agotan. Estarán en la capital catalana el próximo mes de octubre para exponer sus estudios.

NICOLÁS TORRENT - Barcelona

Los surfistas dicen que hay olas peligrosas y otras que no se pueden perder. Últimamente, la del petróleo puede medir hasta 140 dólares y los gurús de la teoría del pico de petróleo (o peak oil) no la dejarán pasar por nada del mundo.

Los días 20 y 21 de octubre, Barcelona acoge la séptima conferencia internacional de la Asociación para el Estudio del Pico de Petróleo y el Gas (ASPO). Científicos, empresarios y activistas que alertan del agotamiento de las energías fósiles y predican nuevos modelos económicos menos glotones en petróleo.

Kjell Alekett, presidente de ASPO y profesor de física en la Universidad de Uppsala, en Suecia, explica que "para que un ciudadano estadounidense tenga 1.000 calorías de alimentos en su mesa se gastan 10.000 calorías de petróleo. Hoy en día, todo el mundo come petróleo", y según un número creciente de investigadores, las neveras se van a quedar vacías a corto o medio plazo.

La teoría dice que la curva de producción de crudo tiene forma de campana. La fase de crecimiento exponencial sólo dura un tiempo hasta llegar a un tope para luego volver a bajar. El problema es que nuestro crecimiento económico depende en gran parte de los flujos de petróleo y si no cambiamos de fuente de energía, ese mismo crecimiento podría tener forma de campana.

No existe todavía un consenso entre todos los actores sobre cuándo se llegará al tope de producción. En ASPO aseguran que ya lo hemos alcanzado. Otros, como el grupo Total Fina Elf, que lo alcanzaremos alrededor del 2020. Los más optimistas, como la Agencia Internacional de la Energía (AIE) y el Estudio Geológico de EE. UU., afirman que nos queda todavía hasta el 2030.

Es cierto que se siguen descubriendo reservas, pero todos los estudios demuestran que el ritmo de descubrimiento está bajando. Además, los nuevos yacimientos son más complicados de explotar y de tamaño más reducido de lo esperado. El 20% del petróleo que se consume en el mundo proviene de campos que tienen más de 40 años y que están ubicados en EE. UU. y Oriente Medio, donde los gobiernos se niegan a informar sobre la cantidad restante. Los defensores de la exploración petrolera suelen citar las arenas bituminosas de Canadá y los petróleos pesados de Venezuela, pero la explotación de este tipo de reservas choca con obstáculos geológicos y tecnológicos, leyes nacionales o incluso inestabilidad geopolítica. Los expertos de ASPO avisan de que "aumentar la producción de crudo no convencional para compensar el declive del petróleo convencional es imposible".

En cuanto a soluciones, Alekett insiste en la importancia de las políticas locales. Una ciudad como Barcelona, que vive del turismo de masas, depende de las compañías low cost y por lo tanto del petróleo. "Las políticas de infraestructuras como la construcción de trenes para conectar con Francia demuestran que tienen visión de futuro. Por eso decidimos venir aquí en octubre", comenta. No obstante, el físico afirma que la electricidad y en consecuencia las energías renovables como la nuclear o el etanol serán imprescindibles para sostener el transporte.