Bienvenido(a) a Crisis Energética jueves, 11 agosto 2022 @ 05:20 CEST

Captura de CO2: nueva técnica de doble efecto

Artículos Acaba de aparecer en Scientific American el anuncio de una nueva técnica que permitiría capturar parte importante de las emisiones de CO2 de plantas estacionarias que quemen combustibles fósiles y, simultáneamente, obtener como "subproductos" materias primas para la fabricación y/o reemplazo de cemento Portland, usado masivamente en la construcción y en pavimentos.

El artículo, menciona que la fabricación de cemento es la actividad que produce la tercera mayor cantidad de CO2 en USA, lo que no debe ser muy diferente en el resto del mundo. Y si produce tanto CO2, esta industria debe ser también una gran consumidora de combustibles fósiles, de magnitud semejante a sus emisiones.

La técnica promete capturar un 90% de las emisiones de CO2 provenientes de plantas termoeléctricas que operan con gas natural, y no se ve que hubiera impedimentos mayores para aplicarla en los gases provenientes de otros combustibles, salvo posibles contaminaciones de las aguas residuales del proceso.

Curiosamente, el principio básico es bastante simple: se trata de poner en contacto los gases de escape -altos en CO2- burbujeándolos en agua de mar, rica en sales de calcio y magnesio, con lo que se obtienen sales insolubles, carbonatos de Ca y Mg, de pureza suficiente para que sean excelentes materias primas para la fabricación o reemplazo del cemento Portland. El producto obtenido es una tiza blanca, que se seca usando el calor residual de los gases de escape. "Por cada tonelada de cemento (así fabricado) se está secuestrando media tonelada de CO2", dice el cristalólogo Brent Constantz, uno de los investigadores.

Lo raro es que algo tan simple no haya sido descubierto o intentado mucho antes. Cualquier persona podría realizar una prueba en la cocina de su casa.

El artículo afirma que no se requiere de aceleradores, catalizadores ni de elementos o instalaciones complejas, y que las aguas residuales no presentan contaminación de ningún tipo, por lo que pueden ser devueltas al mar tal cual salen del proceso.

Supongo que mostrarán un descenso de sus contenidos en Ca y Mg, pero que esta disminución puede ser fácilmente remediada por disolución, por cuanto las cantidades de agua usadas son minúsculas en comparación a cualquier mar.

Obviamente, la condición es tener a mano el agua de mar y poder devolverla al mar con facilidad, lo que no siempre será muy fácil o barato de hacer. Pero la generación de los carbonatos pueden ayudar mucho, son materia prima valiosa. Y esta es una condición que bien vale tener en cuenta para la construcción de nuevas plantas generadoras.

Aparte de Calera, la empresa que presenta estos datos, habría otras que están intentando lo mismo, también en USA.