Bienvenido(a) a Crisis Energética lunes, 06 julio 2020 @ 19:13 CEST

Decrecimiento: Vuelta a la normalidad.

  • domingo, 27 julio 2008 @ 12:45 CEST
  • Autor:
  • Lecturas 3.547
Artículos Las recientes informaciones acerca del empeoramiento de la crisis financiera global, asi como la cada vez mayor certidumbre del ocaso energético, me empujan a escribir estas lineas para colaborar en lo posible, en el tránsito a una vida sostentible. Esperemos que de manera racional y pacífica.

A modo de catalizador, voy a intentar unir la teoría y la práctica. Del estudio de lo que ya ha sucedido y de la actual situación, sacar extrapolaciones y proyecciones hacia los próximos meses-años.

Como bases fundamentales del razonamiento, propongo el hecho de que TODOS los sistemas anteriores, usados por las civilizaciones anteriores, han terminado colapsando.

En nuestro caso, nos ubicamos en la civilización capitalista democrática occidental, liderada por los EUA y apoyada por medio mundo, aunque si miramos en detalle, los principales países del grupo, lo están a la fuerza. Después de haber sufrido derrotas militares muy severas: Japón y Alemania. O haber padecido intervencionismo profundo y expolio: EU, Sudamérica y parte de Asia.

En este contexto, parecería que estamos en el "equipo ganador". Que el fundamento anterior de que toda civilización termina colapsando, se hubiera desfasado. Parecía hasta hace nada, que éramos capaces de todo. Incluso de crear "soles en miniatura" que encerrar en "cafeteras gigantes", para ordeñarlos y seguir creciendo hasta el infinito y más allá...

Como agente reactivo, desencadenante del colapso, introduzco la CE (crisis energética). Archiconocida ya por todos los que pacemos por estos lares. Situación real de hoy domingo 27 de julio del octavo año del tercer milenio:


La economía norteamericana, espina dorsal de nuestra civilización, está al borde mismo del colapso. De hecho, hoy día está en estado de excepción. Este verano, la FED anda imprimiendo urgentemente montañas ingentes de dólares para "inyectarlos" en bancos y empresas tipo MAE (Federal National Mortgage Association) o MAC (Federal Home Loan Mortgage Corporation). Algunos bancos ya han quebrado (7 en lo que va de año) y las MAE y MAC soportan caídas de más del 90% de su valor... Para que se hagan una idea, las dos principales aseguradoras de hipotecas mencionadas, "controlan" una deuda hipotecaria equivalente a 5,5 BILLONES (con B) de dólares.

Por si fuera poco, la deuda externa de los EUA se eleva ya a cantidades tan estratosféricas que se ha convertido en directamente IMPAGABLE. O como a éllos les gusta decir: Bono basura. Esta situación, señoras y señores, se denomina: QUIEBRA TECNICA.

Si esto no cambia, podría suponer la quiebra declarada de la mayor economía de La Tierra. Arrastrando con ella a todas las demás. Pues los tomadores de tan inmensa deuda, somos el resto de los habitantes del planeta. Lo cual significa que NO vamos a cobrar NUNCA. Bueno, eso depende del país en el que se resida. El nuestro por ejemplo, también debe un montón de dinero y los bancos también están temblando. (De ahí mi inquietud para explicar esto)

Esta situación límite en la economía, tiene mucho de preocupante, aunque tal vez podría aplicarse aquello de: "bajará, pero volverá a subir". Esta es precisamente la cuestión: Ya no podrá subir. Así que solo queda un camino: BAJAR.

Esto va a implicar que las empresas van a desprenderse paulatinamente de recursos. Muchas van a ir cerrando departamentos y negocios hasta quedar en mínimos o clausurar definitavamente. YA lo están haciendo.

Por supuesto, el empleo se vendrá abajo y en un par de años estaremos por encima del 25% de paro.

Las viviendas caerán de precio y muchas serán directamente invendibles. NADIE las comprará. Hay cálculos que apuntan a caídas superiores al 50% respecto a 2005. Otras incluso apuntan a "derrumbe de precios" por cuanto los criterios de venta ya no serán la especulación ni el enriquecimiento, sino otros: acuciante necesidad, quiebra económica, embargo, etc.

A esta situación ha de añardirse el incremento de los precios de la energías básicas y como consecuencia, de los alimentos.

Siendo como sabemos, que la producción de energía ya ha llegado a su cénit, solo puede encarecerse.

Si sabemos también la cantidad de energía necesaria para producir un Kg de carne de vacuno, por ejemplo: 7 Kg de petróleo. Entonces, los alimentos no pueden tampoco hacer otra cosa que encarecerse proporcionalmente...


El antecedente más cercano en la historia, a una situación parecida, es el del 29.

En esa época, la implantación de la revolución industrial en los países occidentales y la explotación masiva de los recursos naturales, generó una cantidad tal de riqueza que se creo una burbuja de burbujas económicas, en las que los valores fundamentales dejaron de ser tangibles y pasaron a ser deuda. Es decir: las empresas y los particulares se endeudaban para especular, creando riqueza de la nada, que iban acumulando en apuntes financieros, sin verdadero respaldo físico.

Cuando la rueda del consumo se paró y ya no se podía vender más, porque ya nadie podía pagar más, porque los bancos ya no prestaban más, el humo se esfumó y quedó una deuda monumental e impagable. Por aquel entonces, los patrones de comportamiento eran los que eran y cuando una nación entraba "en pérdida" tenía dos opciones: hundirse. O huir para adelante e ir a robar recursos con los que tapar sus errores, a otras naciones. Esta última es la que como todos sabemos, se utilizó.

Precisamente de este último episodio y de sus consecuencias, apareció el nuevo imperio y el escenario que hasta hoy tenemos.


La conclusión más clara es que la situación se parece preocupantemente. Hoy día se estima que los activos financieros circulantes representan un valor CINCO veces superior al de TODOS los activos reales del planeta.

Aunque hubiere un colapso menos grave, esta vez no tendremos con qué emular al ave fénix. No tendremos energía suficiente para renovar el escenario y resurgir una vez más.


Ideas:


Puede parecer que uno se crea en condiciones de recomendar a los demás, pero nada más lejos de la realidad: Uno está igual que todos, esperando que esto no sea demasiado fuerte y que lo pueda superar de alguna manera. Es ahí, donde humildemente y con gran modestia, uno expone su personal e intrasferible opinión, por si pudiera ayudar a otros. Igualmente, cuando se trabaja en equipo, si uno ayuda a avanzar un poco, también se beneficia más tarde del avance provocado por otros, gracias al de uno mismo. Así que tampoco es una actitud desinteresada la que me mueve a escribir estos pensamientos y experiencias. No vayan a pensárselo. Dicho esto, permítanme sugerir algunas cuestiones.

En el actual escenario conviene liberarse totalmente de deudas. Cada cual debe estudiar su caso y tomarse el tiempo necesario para encontrar las soluciones más adecuadas. Tal vez haya que cambiar de trabajo y lugar de residencia. Incluso puede que ello genere cambios familiares, como ya se ha discutido en este mismo foro. Nada de esto es comparable a sufrir hambre, por ejemplo. Así que les ruego que no se pongan trágicos ni histéricos.

Piensen qué puede sucederle a la família de un trabajador que tenga comprometidos, digamos el 50% de los emolumentos a percibir, durante los próximos veinte años, por ejemplo. Que además se encuentre que ya no puede revender "su propiedad" porque la compró demasiado cara. Que encima, se encuentra con que el incremento de los precios ha puesto su economía familiar contra las cuerdas. ¿Qué puede sucederle si pierde su empleo y no encuentra otro?

Se lo explico: Primero pierde su "nivel de vida", inmediatamente. Segundo, si no tiene ahorros consistentes, pierde su vivienda. En un año, aproximadamente. Tercero, pierde casi TODO lo que tenía. Puede que incluso a su família.

No olviden que en los años treinta, durante la "gran crisis", en los países "ricos" hubo MILLONES de seres humanos (trabajadores en paro y sus famílias) deambulando por doquier, sin trabajo ni dinero, víctimas del desarrollismo económico exagerado y de sus consecuencias. Tal vez como la que viene.

Así pues, es fundamental orientar la carrera profesional de cada cual a los actuales requerimientos (o los que van a venir). Ya hay quien advierte que actividades como el márqueting, el ocio, el turismo y básicamente todo lo que tenga que ver con el sacrosanto CONSUMO y el incremento de la producción, tenderán a desaparecer. Por el contrario, cuestiones como la obtención local de energía y su distribución, así como la obtención y distribución local de alimentos, pasarán a ser cuestiones fundamentales. Igualmente, profesiones casi desaparecidas como carpinteros, fontaneros, electricistas, labradores, pastores, zapateros y etcétera, volverán a tener demanda. Pues la civilización del "usar y tirar" toca a su fín.

Siguiendo con las recomendaciones, diría que igualmente hay que preveer que los alimentos van a desempeñar un papel clave en el futuro próximo. En los últimos decenios y gracias a la energía muy asequible, ha sido posible desarrollar economías agroalimentarias que pueden parecer muy sólidas y consistentes, pero que en realidad, son MUY frágiles y solo hace falta que la materia primera sea más cara y que el producto final no tenga salida, para que vayan directamente a la quiebra. Esto afecta a la mayoría de alimentos que hoy consumimos la INMENSA mayoría de nosotros.

Las explotaciones extensivas agrícolas, con sus enormes máquinas, regadíos, fitosanitarios, almacenes y transportes climatizados y etcétera, tienen los días contados. Igualmente las explotaciones extensivas agrarias, con sus enormes necesidades de alimentos "compuestos", climatización y transporte, son ya inviables. HOY, muchas explotaciones están en quiebra técnica. Solo tienen que preguntar a quienes conozcan, en ambos ámbitos.

Así pues, se impone el acercamiento a una alimentación frugal y lo más autóctona posible, para optimizar costes.


Para terminar y como resumen de lo anterior, decirles que nada malo hay en volver a tiempos mejores, si en términos de sostenibilidad hablamos. En tal caso y para motivarse, habría que pensar en la METRICA para medir la satisfacción de uno mismo. Así, hoy mismo ya no es medida de éxito por ejemplo, poseer un enorme bemeuve todo terreno. Más bien se ha convertido en una carga insostenible y sobre todo en una inversión estúpida.

Igualmente, comer en un restaurante cada fin de semana podría aparentar un "buen nivel de vida", pero si se calcula bien, con una de esas comidas, podría tal vez alimentarse a toda la família por una semana, sino más. Así que confeccionar una comida saludable y económica en casa, puede ser mucho más interesante, inteligente y apetecible. Aunque para ello haya que aprender a cocinar más cosas y por ejemplo, participar más todos los comensales en la preparación o confección. Cuestión por otra parte, harto sencilla, pues cualquier persona mayor de nuestro entorno puede contarnos variadas y diferentes maneras de "chuparse los dedos" con bien poca cosa.

En cuanto al empleo o profesión que uno vaya a plantearse para el futuro, debería pensar que la mayor satisfacción es el trabajo bien hecho. El que sea. El dinero es importante, pero no lo MAS importante. Así que de las opciones que uno vea disponibles para cada cual, en función de sus capacidades y de las oportunidades del lugar, anímense a optar por la que mayor satisfacción personal les vaya a aportar. Y no tengan miedo por probar cosas nuevas, pues igualmente vienen tiempos de cambios y además, recuerden que pueden también equivocarse. Tienen todo el derecho. Como cualquier persona humana. Pues eso: dense el derecho a hacer lo que más les plazca, no lo que los demás creen que uno tiene que hacer.

Decrecer en "lo material", puede perfectamente hacer crecer espiritualmente a una persona y a una sociedad en general.

"No es más rico quien más tiene, sino quien menos necesita"

La capacidad para ver y escuchar lo que ya ha sucedido, es uno de los motivos por los que los humanos "dejamos" de ser salvajes.

"Aprender del pasado para preparar el futuro"

A veces, los cambios generan errores. Tal vez no se acierte a la primera...

"De sabios es rectificar"