Bienvenido(a) a Crisis Energética lunes, 17 febrero 2020 @ 10:47 CET

El tsunami empieza en el desierto

  • Autor:
  • Lecturas 3.536
Artículos No son dos informaciones que estén directamente relacionadas, pero sin duda que su aparición en la mismas fechas ilustra el nivel de información y preocupación que se ha alcanzado sobre la crisis energética.

La primera es una reflexión de Dave Cohen, miembro de ASPO USA, acerca de la noticia publicada por Business Week a partir de datos filtrados sobre la futura producción petrolífera de Arabía Saudí. En la noticia se revela que la capacidad de producción sostenible del reino wahabita, que ellos mismos afirman que podría llegar hasta los 12 millones de barriles diarios, no se confirma después de analizar los datos campo por campo. A partir de estos datos, Cohen afirma que “el pico del petróleo se confirma”:
La producción global de crudo y condensados llegará a su cenit en 2011 ± 1 año con 76,5 ± 0,5 millones de barriles diarios, con una probabilidad del 80%. Existe un 20% de posibilidades de que la extracción llegue al cenit, no 76-77 mbd, entre 2009 y 2013.
El análisis de Cohen identifica la caída de la capacidad productora de crudo ligero que mostraban los datos ofrecidos por Business Week con el cenit de Gawhar, el yacimiento de petróleo mayor y más productivo del mundo. Dado que el cenit de la producción no OPEP está también confirmado para Cohen según las últimas informaciones publicadas por la Energy Information Administration y la Agencia Internacional de la Energía, este analista entiende que las posibilidades de que la extracción de crudo aumente más allá de las fechas y volúmenes citados es escasa.
El incremento no OPEP es de 0,5 mbd, el incremento saudí es de 1 mbd, y el resto del incremento OPEP es de 0,72 mbd. Juntos suman 2,22 mbd. Añandiendo esto a la producción base, obtenemos 76,845 mbd. Consultando de nuevo los gráficos de la AIE, verán que las adiciones a la capacidad OPEP caen considerablemente en 2011, mientras que las adiciones no OPEP caen después de 2009. Mi opinión es que tras 2011, no volveremos a superar los niveles de producción alcanzados ese año.
La segunda noticia trata de otro de esos últimamente frecuentes avisos que importantes personalidades lanzan a la sociedad sobre nuestro futuro energético. En este caso se trata de 27 veteranos de la política estadounidense, entre los que se encuentran Henry Kissinger, Colin Powell y James Baker.

Según relata The Guardian en la noticia “Energy tsunami coming, ex-policymakers warn”, que ofrecemos traducida a continuación por cortesía de Luis Hanna, este grupo quiere hacer llegar a los dos grandes partidos estadounidenses un mensaje claro: tenemos un problema grave con la energía. Ex-políticos advierten que el Tsunami Energético está llegando.

Por H. Josef Hebert
Escritor de Associated Press

WASHINGTON (AP) - Un grupo bipartidista de 27 veteranos estadistas están enviando una carta abierta a ambos candidatos presidenciales y a cada uno de los miembros del Congreso diciendo que el país se enfrenta a una “una crisis energética de largo plazo” que amenaza la seguridad y la prosperidad de las generaciones futuras si no se toman medidas rápidamente.

El grupo incluye a Henry Kissinger, Colin Powell y otros seis ex secretarios de Estado o de defensa, ex senadores de ambos partidos y una media docena de ex altos asesores de la Casa Blanca y otros funcionarios del Gabinete para ambos presidentes republicanos y demócratas.

“Debemos reexaminar posiciones anticuadas y firmemente enraizadas,” dice el grupo en la carta que se enviará el miércoles a las campañas del candidato presidencial Demócrata Barack Obama y su rival republicano John McCain, así como a los miembros del Congreso y a todos los 50 gobernadores.

``... En primer lugar tenemos que elevarnos por encima de diferencias partidistas y estar unidos en nuestros esfuerzos,'' escribieron. Una copia de la carta fue proporcionada el martes a Associated Press.

El llamamiento a la acción viene en medio de la ira generalizada por los altos costos de la energía originados por un galón de gasolina de más de $4, por la certeza de los récords en el coste de calefacción el próximo invierno y la perspectiva de que las prioridades energéticas americanas tendrán que ser renovadas en las próximas décadas para abordar el calentamiento global.

A pesar de los volúmenes de retórica - a menudo sobre propuestas en gran parte sin sentido – los desacuerdos partidistas han obstaculizado la acción en las cuestiones energéticas en el Congreso este año.

Los republicanos han insistido en la apertura de nuevas áreas para la explotación de petróleo y gas, mientras que los Demócratas han estado apuntando en gran medida a las grandes empresas petroleras con nuevos impuestos. Ninguna de las partes ha demostrado voluntad de compromiso.

Eso tiene que cambiar, escribieron los veteranos estadistas, centrados en el próximo presidente y en los miembros del próximo Congreso que asumirá funciones en enero.

La carta abierta fue idea del Institute for 21st Century Energy, un grupo afiliado con la Cámara de Comercio de EE.UU, que ha adoptado en gran parte la postura Republicana, en favor de los enfoques empresariales para hacer frente a los problemas energéticos. La Sala, por ejemplo, ha hecho un llamamiento para la ampliación del desarrollo de la energía domestica, incluida la apertura de zonas en alta mar, durante mucho tiempo fuera de límites, y criticó los nuevos impuestos a las compañías petroleras.

Pero el General de los Marines jubilado James Jones, presidente del instituto, dijo que la llamada a la acción refleja un punto de vista amplio y bipartidista y no se inclina por una u otra parte.

`` Hay un tsunami energético llegando, y cuando usted ve esto venir mejor ponerse en cima de la ola, o va a terminar siendo aplastado por ella,'' dijo en una entrevista.

Jones, con 40 años de veteranía militar, ha mantenido conversaciones sobre energía tanto con Obama como con McCain, y dijo que esperaba que el sentido de urgencia de la carta influyera en ambas campañas. “Ambos candidatos son todavía embrionarios en su forma de pensar acerca de esto,'' dijo.

No son sólo los políticos los que son acusados en la crítica.

“Exigimos más energía y nos quejamos de los altos precios, pero limitamos la exploración y producción de energía. Abrazamos la promesa de la eficiencia energética, pero somos lentos en hacer los ajustes en nuestro altamente energético estilo de vida.

La producción de electricidad, por ejemplo, se da “casi por sentada”. ''Al mismo tiempo, las personas se oponen a nuevas plantas de energía y no quieren invertir adecuadamente en la investigación de tecnología energética”, afirman los autores Thomas “Mack” McLarty, ex jefe de personal de la Casa Blanca para el Presidente Clinton, dijo que la carta hace hincapié en que “el próximo presidente va a tener que poner la energía directamente encabezando su agenda” y hacerlo rápidamente.

“Habrá allí una ventana para construir un consenso bipartidista para avanzar,'' McLarty dijo en una entrevista.

La carta incluye 13 recomendaciones generales. Entre ellas figuran promocionar agresivamente la eficiencia energética y reducir el consumo de energía, el aumento de compromisos con la energía nuclear y las fuentes de energía renovables, haciendo el carbón más aceptable para el medio ambiente y desplazando el transporte lejos del petróleo como combustible.

Lo otros remitentes de la carta incluyen los ex secretarios de Estado James A. Baker y George Shultz, ex Secretarios de Defensa Frank Carlucci, William Cohen, William Perry y James Schlesinger, ex altos asesores de la Casa Blanca, Howard Baker, Robert “Bud” McFarlane, Kenneth Duberstein y Brent Scowcroft, ex secretarios de Energía James Watkins y Spencer Abraham, ex director de la CIA James Woolsey, ex Secretario de Comercio Donald Evans; ex Senadores Demócratas. J. Bennett Johnston, Sam Nunn y Charles Robb, y el ex Senador Republicano George Allen.