Bienvenido(a) a Crisis Energética jueves, 20 junio 2019 @ 21:24 CEST

¿El fin del Made in China?

  • Autor:
  • Lecturas 3.727
Artículos En la web amiga de Canarias ante la Crisis Energética, ha vuelto a aparecer un interesante artículo. Bajo el título "¿Supondrán los costes crecientes del transporte una reversión del proceso de globalización?”, se expone la traducción de un artículo originalmente publicado por Jeff Rubin y Benjamin Tal, del CIBC World Markets Inc. (Pg. 4-7 del StrategEcon - Mayo 27, 2008; “Will soaring transport costs reverse globalization?”, fichero PDF, 753KB).

Recojo algunos puntos que me han parecido interesantes del mismo:

La globalización es reversible. Los altos precios energéticos están impactando en los costes de transporte en una medida sin precedentes. Tanto que el coste de transportar los bienes, más que el de los aranceles, es la principal barrera para el comercio global en la actualidad. De hecho, en términos de barreras arancelarias equivalentes, la explosión de los costes globales del transporte ha, de hecho, anulado todos los esfuerzos de liberalización del comercio emprendidos en las tres últimas décadas. Este hecho no sólo indica una importante disminución en el crecimiento del comercio global, sino también un realineamiento fundamental en el diseño de la misma actividad comercial.(...)

En el transporte marítimo global, el incremento de la velocidad de las embarcaciones en los últimos quince años ha doblado el consumo de combustible por cada unidad de carga transportada.(...)

En los últimos tres años, cada dolar de incremento en los precios internacionales del petróleo ha repercutido directamente en un incremento de un 1% de los costes del transporte.(...)

El incremento de los volúmenes del comercio mundial respaldó y facilitó la reducción en las barreras arancelarias y no arancelarias tras décadas de negociaciones comerciales multilaterales. Pero en un mundo con precios del petróleo de tres dígitos, son los incrementos de los costes del transporte, más que las barreras no arancelarias, los que suponen el reto mayor para el comercio.

Los costes crecientes del transporte sugieren que el comercio se puede ver tanto afectado como reorientado, conforme los mercados busquen la cercanía y, por tanto, líneas de abastecimiento menos costosas. Y ese fenómeno fue precisamente el que se pudo ver como respuesta a los anteriores shocks petroleros de la OPEP.(...)

Está por ver hasta qué punto los incrementos astronómicos en los costes del transporte van a alterar el gran (pero cada vez menor) diferencial en salarios existente entre la mano de obra norteamericana y china. Pero ya en la actualidad estamos comenzando a ver algunos cambios en procesos de manufactura intensivos en capital, con respecto a productos en los que una parte importante de los precios finales de venta lo suponen los costes de carga.(...)

Veamos, por ejemplo, el sector del acero. Con poco más de una hora y media de trabajo dedicado a la producción de una tonelada de acero, y con unos relativamente altos costes del transporte, la curva global de costes del sector del acero está cambiando rápidamente. Dado que en la mayor parte de China (y de Asia en general) existe escasez de mineral de hierro, trasladar la materia prima a la fábrica de acero (principalmente desde Australia y Brasil) está suponiendo un coste adicional y creciente en el que no incurren los productores norteamericanos de acero.Las exportaciones de acero de China a los EE.UU. están ahora cayendo en más de un 20% en un cómputo interanual - el peor resultado en casi una década. Mientras que algunos podrían atribuir este declive a la desaceleración de la economía norteamericana, es digno de mención que la producción de acero en los EE.UU. se ha incrementado en casi un 10% en ese mismo periodo.(...)

Aunque se observa que ha existido una desaceleración general en el crecimiento de las exportaciones de bienes hacia los EE.UU. durante el pasado año, se hace evidente que ese freno es mucho más pronunciado en bienes que tienen costes mayores de transporte con respecto a los que no los tienen.

En la medida en que aún queda un fuerte margen en la economía mundial para la negociación de los costes salariales, ésta tendrá un papel creciente en un entorno de restricciones impuestas por los costes crecientes del transporte. En vez de buscar un trabajo de bajo coste recorriendo medio mundo, la llave será encontrar la mano de obra más barata a un precio razonable a distancia de barco del mercado.(...)

En un mundo de precios del petróleo con tres dígitos, la distancia cuesta dinero. Y mientras que la liberalización del comercio y la tecnología pudieron haber allanado el Mundo, los costes crecientes del transporte lo harán de nuevo más redondo”.

De lo expuesto, y válido para todo el mundo mundial, queda claro que caminamos hacia un mundo más local y por tanto más finito si cabe. Un mundo en que los mismos costes de transporte favoreceran más las soluciones locales que las globales. Un mundo en el que los recursos serán aquellos que tengamos más a mano. Es decir: actividades agrícolas, mineras, industriales..etc, más locales. En el que la energia, deberá producirse con recursos cercanos.

La dificultad en el transporte, unida a la escasez de petróleo, conllevará una disminución de los recursos disponibles. La energía exosomática, la que nos ha proporcionado (a algunos) "la actual civilización del american way of life", descenderá. Con este descenso, nuestra capacidad de sustentación también descenderá... y ya se sabe lo que acostumbra a suceder en los casos en que una especie excede su capacidad de sustentación...

Quizás es el momento de tomar medidas. Entre otras, la más obvia es decrecer (más los ricos que los pobres, que ya no pueden decrecer más). Si no se lleva a término de manera voluntaria y planificada, mama naturaleza se encargará de ello. Tampoco irían nada mal iniciativas como una mejora en la redistribución equitativa de los recursos, mejoras en la participación social de las personas, mejoras en el acceso a la sanidad... etc. Otro mundo es posible si nos ponemos desde ya mismo... pero el tiempo realmente huye...