Bienvenido(a) a Crisis Energética martes, 22 octubre 2019 @ 19:24 CEST

Saben aquel que dice... o una de factura energética.

  • Autor:
  • Lecturas 2.690
Artículos

Hace ya días me comentó un amigo, tras las elecciones, que posiblemente se trataba de una victoria (la del PSOE) amarga. Que tendrían que lidiar con la madre de todas las crisis y no se daban ni cuenta...

Me acuerdo de las promesas electorales, de las frases de Solbes, de los comentarios sobre los antipatriotas y gafes a los que anticipaban la llegada de la crisis por parte de Zapatero...

Pues bien, ahora ya empiezan a reconocer que la cosa pinta más que negra.

"El petróleo está en una espiral alcista que no sabemos cuándo terminará"

En la frase que pronunció este jueves el vicepresidente económico del Gobierno, Pedro Solbes, afloraba cierta resignación (artículo comentado anteriormente aquí).

Lo peor que le puede suceder a una economía española en "profunda desaceleración", de nuevo en palabras de Solbes, es que el precio del crudo se dispare porque castiga su flanco más débil. España es uno de los países avanzados que más depende del exterior para abastecerse de energía. Y el saldo entre las importaciones y las exportaciones energéticas pasa factura: en marzo pulverizó su récord histórico con un coste de 4.955 millones de euros, el doble que hace un año.

Hasta el presente todo era de color de rosas y a los que osaban comentar que las cosas no iban en la dirección correcta, simplemente se les denostaba y vilipendiaba a pesar de que las evidencias – al menos las del modelo económico español del cemento – eran más que evidentes. La cuestión de la dependencia energética también ha sido expuesta más de una vez desde las páginas de esta web con años de antelación. No ha lugar decir que nadie sabía…

Hace tan sólo unos años, Rodrigo Rato veía problemas si el petróleo llegaba a los 80 dólares. Ahora ya se conforman con que se mueva entre los 80 – 100 dólares el barril. En realidad, bien parece que tan sólo algunos políticos saben hacia donde van las cosas.

"La vertiginosa escalada del petróleo en los dos últimos meses amenaza con dejar pequeño el récord que alcanzó la factura energética española en marzo. Y también ha hecho añicos otras explicaciones que se tenían por infalibles. La depreciación del dólar, que es la moneda del mercado internacional de materias primas, animaba las compras, pero el petróleo siguió su ascenso incluso cuando la divisa norteamericana recuperó parte del terreno perdido este mes. Y la drástica moderación del consumo en EE UU y otros países avanzados, como España, tampoco ha hecho mella en el alza del crudo, un efecto que en años precedentes era inmediato."

Interesante conclusión en función de los datos: la depreciación del dólar no tiene porque conllevar una disminución del precio del crudo. Si hubieran hecho caso de Matt Simmons antes quizás hubieramos ahorrado bastante tiempo y llegado a esta conclusión con antelación. Uno siempre tiene tendencia a suponer que el ministro tiene un gabinete de gente que se dedica a leer notícias relacionadas con su área en diferentes medios y que le pasan un resumen… Craso error por lo que se ve.

"La lupa se concentra cada vez más en Asia. Los países avanzados reunidos en la OCDE aún consumen más de la mitad del petróleo que se produce en el mundo, pero, como apunta Díez, "dos tercios del crecimiento de la demanda mundial en los últimos años se debe a los países asiáticos, y la mitad sólo a China".

No se si pensar en que otra vez se vuelve a intentar encontrar un culpable... cuando el culpable es el modelo de desarrollo actual, totalmente insostenible. Esto es: no se trata de los países, sino del modelo. Crecer y crecer conlleva tan sólo a perder. Ya no hay más posibilidades de crecer, ya que los recursos simplemente se están agotando. No se trata tan sólo del petróleo sino de la mayoría de recursos. Aunque se hallara otra fuente energética y fuera inagotable. ¿cómo podríamos mantener el consumo del resto de recursos que son finitos?. En una tierra redonda, como ya se ha dicho centenares de veces, EXISTEN LÍMITES. No aceptarlo es caminar hacia el suicidio colectivo. Culpar a los demás por seguir un modelo que hemos creado es, simple y llanamente, un ejercicio de cinismo total (o algo peor en función de las intenciones…).

La línea que separa oferta y demanda es cada vez más delgada: la Agencia Internacional de Energía prevé que el consumo mundial llegue a 87 millones de barriles diarios este año, que es similar al nivel de producción actual; el margen de seguridad está en los tres millones de barriles que la OPEP, el cartel de exportadores, asegura que es capaz de bombear en caso de necesidad. Es un mercado en tensión, y por tanto un imán para las apuestas especulativas.

Bueno, empiezan a ver que no hay margen de oferta. Cuando aparezca el informe de la AIE este año, con toda probabilidad sus conclusiones no serán precisamente halagüeñas. De hecho, las del Energy Watch Group alemán tampoco lo son.

Además, como explica Stephen Jen, analista de Morgan Stanley, los cuantiosos subsidios que aplican países como China e India evitan a sus consumidores y empresas el impacto de buena parte del alza internacional del petróleo. "Hay una parte importante de la demanda energética que no se está ajustando por los mayores precios", añade.

Esto es algo obvio… si quieren imitar nuestro modelo de desarrollo insostenible, deben crecer y crecer. Para ello la gente debe consumir y, por tanto, hay que facilitarles las cosas. Es decir hay que subsidiar los precios de lo básico para facilitar su consumo. Eso lo han hecho todos los países en las fases iniciales de crecimiento. ¿A qué viene la extrañeza? El problema es que ahora, y dado que las poblaciones de India y China son muy grandes, esta tendencia asfixia a los países ya desarrollados... Hay que consolarse y recordar que, de momento, sólo de momento, el consumo de energía per capita es inferior – muy inferior al nuestro (y mucho mas respecto al de EE.UU.)… Así que las cosas siempre pueden ir a peor.

La flaqueza de España en este escenario es patente: más del 70% de su consumo energético se nutre de importaciones (casi todo petróleo y gas), frente al 50% de media en la UE. El mayor coste de un bien tan básico impacta en la economía española por varios frentes. De los hidrocarburos depende casi el 40% de la generación de electricidad. El traslado del alza del crudo al combustible en el transporte se acelera: el gasóleo sube hasta mayo un 18%, casi tanto como en todo 2007; el litro de la gasolina supera por primera vez los 1,2 euros, tras encarecerse un 8% en cinco meses. Agricultores y pescadores padecen las consecuencias de esta coyuntura. Y la industria, que es el sector más abierto a la competencia internacional, se las ve y se las desea para contener el precio de sus productos con una factura energética cada vez mayor.

Hay que jorobarse… No será que no se haya comentado centenares de veces en las páginas de esta web o en páginas de prensa y de reuniones varias. Lo dicho del gabinete del ministro. ¿Qué carajo de datos maneja? Me niego a pensar que el Sr. Solbes sea un ignorante o un idiota diplomado. No es posible que este dato se le escapara. Y si no es posible… ¿porqué se ha esperado a actuar?

En síntesis, un repunte tan acelerado del petróleo empuja la inflación, enfría el consumo, eleva los costes empresariales y, a la larga, desincentiva la inversión. Y coge a la economía española especialmente vulnerable: el parón en la creación de empleo por la intensa crisis de la construcción ya debilita a la demanda.

Pues esto no es nada, según algunos economistas lo de la construcción va ir a más... a mucho más. Así que tal y como algunos preveíamos, se van a juntar la desaceleración del ladrillo, el precio al alza de combustibles y el cambio climático... Es aquello de que a perro flaco todo son pulgas.

El desorbitado precio del petróleo ha sido referencia obligada para el Gobierno cuando ha tenido que aclarar por qué el frenazo de la economía está siendo más intenso de lo que esperaba. Y todo apunta a que seguirá siéndolo en el futuro. Su previsión de que el PIB crecerá este año un 2,3% se hizo con una estimación de 70 dólares como precio medio para el barril de brent en 2008. Una apuesta que contrasta con la realidad: en los primeros cinco meses, el precio medio ha sido de 104 dólares. Y si los expertos esta vez aciertan, oscilará entre 115 y 140 dólares cuando el año concluya.

Lo de la previsión de crecimiento, simplemente fue otra de tantas mentiras electorales que ha ido cambiando a lo largo de los meses y días, aunque ya se sabía que no podía tener visos de realidad.

Respecto al tema del crudo quizás tenga razón physis y opten por intervenir el precio del petróleo (ojalá physis tengas razón… ojalá). Con todo, me da (ver gráficas) que no lo vamos a ver ya por debajo de los 100 dólares. Y a este precio, como Y. Cochet decía, nuestras economías simplemente no podrán resistir. Todo el montaje de nuestro modelo se basa en la ENERGIA BARATA. Así, sin más. Cuando la energía vale lo que Simmons dice que debe valer, y su razón tiene cuando compara los precios de un barril de Coca-Cola con uno de petróleo, simplemente el modelo rechina y cruje. En ciencia, cuando el paradigma dominante empieza a tambalearse se produce lo que Khun dio en llamar un período de revolución. Es momento de cambios, ya que el paradigma no se sostiene. Hay que ir en otra dirección, y recordar que ELLOS NO TIENEN PLAN B. Que nadie espere que se lo preparen todo y que se lo den resuelto… porque no es posible. Cada zona tendrá que hallar sus propias soluciones ya que en cada zona existen ventajas y desventajas que pueden ser aprovechadas o no, independientemente de soluciones comunes que pueden ser compartidas. Lo que parece claro es que pasaremos de lo global a lo local a medida que la energía disponible decrezca. Que servicios básicos como la sanidad se resentirán (y mucho), que hay que olvidarse de las pensiones (simplemente no habrá si las cosas siguen por estos derroteros), que los alimentos habrá que producirlos a escala local, que habrá que reciclar y mucho… etc. Es lo que hay, ni mejor ni peor. Lo que hay.

Si no se implementan medidas para cambiar de paradigma desde ya, tal y como ya se ha comentado, es probable que hayan disminuciones demográficas no deseadas ya que hace tiempo que hemos sobrepasado la capacidad de sustentación de la especie en la mayoría de hábitats terrestres. Esta afirmación no es un ejercicio de neomaltusianismo rancio, sino la plasmación escrita (hacer explícito lo implícito) de una posibilidad real. Casos reales para comparar haylos : ver las respuestas de Cuba y Corea del Norte ante el corte de suministro de crudo por parte de la Unión Soviética…

Nuestro país no lo tiene muy bien, ya que depende mucho del petróleo... y no tan sólo porque consume mucho, sino por que la otra fuente de ingresos importante - EL TURISMO - también depende de él. Supongo que a nadie se le habrá pasado por alto que la Cias aéreas tienen problemillas derivados del elevado precio del combustible... Y teniendo en cuenta ese dato, más la recesión económica en muchos países cuyos turistas nos vienen a visitar... ¿podremos mantener el turismo como fuente de ingresos? Dado que nuestra economía se sustentaba básicamente en estos dos pilares, no quiero ni pensar que pasaría si el turismo dejara de funcionar... Lo dicho: a perro flaco todo son pulgas o la imprevisión siempre trae como consecuencia las desgracias (que nunca vienen solas).