Bienvenido(a) a Crisis Energética domingo, 17 octubre 2021 @ 12:19 CEST

Alemania renuncia a los agro-carburantes.

  • miércoles, 14 mayo 2008 @ 01:30 CEST
  • Autor:
  • Lecturas 4.050
Noticias Unos días antes de que la secretaria de estado de los Estados Unidos, Condoleezza Rice reconociera el problema que están provocando los bio-combustibles en los sistemas agroalimentarios del mundo, el ministro de medio ambiente de Alemania hacía un anuncio demoledor para las previsiones energéticas de ese país. El fin del uso de etanol en el programa para alcanzar las tasas de emisiones de gases efecto invernadero fijadas por la comisión europea.

Por su importancia ofrecemos a los lectores de Crisis Energética la traducción integral de la nota tomada del diario Libération de Francia.

En Alemania, el gobierno da marcha para atrás en los Bio-carburantes.

El gobierno alemán deseaba ir mucho más rápido y más lejos que el resto de los países europeos en la lucha contra el cambio climático. Sin embargo, uno de los pilares de esa política ha caído el viernes 4 de abril en Berlín. El ministro de medio ambiente, el socialdemócrata Signar Gabriel, ha renunciado al desarrollo de los agro-carburantes para reducir las emisiones de CO2.

…”Todos nosotros subestimamos los problemas”, reconoció el ministro, cuestionado en el Bundestag por la CDU por su vaga política de reducción de las emisiones de gas efecto invernadero.

En 2005, Berlín había previsto aumentar de 5 a 10 % la proporción de etanol mezclado en las gasolinas en 2009; y a 20 % en 2020. Sin embargo, es muy grande la cantidad de vehículos que no soportaron esta mezcla, más corrosiva, que daña más rápido algunas piezas del motor. La mezcla a 10%, bautizada E10, no es apta para vehículos de más de 15 años, insiste el ministerio del medio ambiente.

Por el momento, solo se mantiene el 7% de etanol en el diesel para enero. Sigmar Gabriel había previsto que si el numero de vehículos no aptos pasaba del millón, detendría el proyecto.

Según los cálculos de la Federación de importadores de autos, 3.3 millones de vehículos fabricados en el extranjero no resisten un elevado porcentaje de etanol. A los cuales además, se deben agregar cientos de miles de autos austeros y económicos, hechos en Alemania. ”No podemos obligar a los propietarios de autos viejos a llenar sus tanques con Súper-Plus, más cara”, agregó el ministro. Sobre todo porque se trata de familias modestas.

A los defensores del medio ambiente no les decepciona la noticia, al contrario. Desde hace meses, protestaban contra el desarrollo del etanol, acusandolo de promover la deforestación de selvas tropicales para el aprovechamiento de la palma de aceite. Sobre todo por el impacto en el encarecimiento de los alimentos que ha provocado el despegue del etanol, principalmente en los países en vías de desarrollo.

”Las mezclas se hacen frecuentemente con plantas como la colza o la soja, de la cual, la producción para combustibles, entra en competencia con la alimentación, estima Wolfgang Lohbeck, de Greenpeace. Según él, el consumo de un vehiculo medio a diesel es igual a las necesidades alimentarías de un año de unas 30 personas.

Para Greenpeace, el balance ecológico de los agro-carburantes seria negativo, dos veces en promedio. Más que la opción de bio-carburantes, los ecologistas reclaman un esfuerzo de la industria automotriz para desarrollar autos mas económicos y más ligeros. Dominio en el cual, los constructores alemanes, especialistas en vehículos grandes, llegan muy rezagados de sus competidores franceses y asiáticos.

Berlín asegura mantener el objetivo de bajar las emisiones de CO2 en un 40% entre 1990 y el 2020, contra un 20% de la Unión Europea y va continuar implementando los agro-carburantes de segunda generación, pero no antes de varios años. La industria del automóvil tendrá de cualquier forma, necesidad de agro-carburantes de mayor desempeño, para respetar el objetivo fijado por la comisión europea de emisión de 120 g de CO2 por kilómetro. Sigmar Gabriel asegura que el objetivo de reducción de emisiones de CO2 es alcanzable, si la parte de energías renovables en la producción de electricidad para a 30% de ahora al 2020, en lugar del 27.5% previsto. La industria energética aprecia esta forma en que él les endosa una parte del problema.

Traducción Edgar Ocampo. Tomado del diario electrónico Libération de Francia.