Bienvenido(a) a Crisis Energética miércoles, 13 noviembre 2019 @ 01:29 CET

GATA: La política del 'dólar fuerte' no es otra cosa que la intervención sobre el precio del oro

  • Autor:
  • Lecturas 6.327
Artículos Bill Murphy es el presidente del Gold Anti-Trust Action Committee (GATA). Esta organización fue pionera en detectar las sucesivas manipulaciones sobre el precio cotizado del oro en los mercados internacionales mediante la colusión de los principales bancos centrales, algunos bancos de inversión y varias compañías mineras. Su brillante denuncia tuvo escasa repercusión a finales de los años 90, pero cada vez son más los analistas que se apoyan en la presunción de manipulación para acertar en sus prospecciones de los mercados, destacando entre todos ellos Deepcaster (Está disponible aquí una recopilación de sus artículos en Financial Sense).

Este audaz descubrimiento ha llevado a otros economistas a indagar más en profundidad la oscura causa que debe subyacer a este proceloso asunto, advirtiendo que no sólo el precio del oro o incluso el índice Dow Jones están siendo teledirigidos, sino también los mismos indicadores macroeconómicos (IPC, PIB y desempleo), que sufren de una gravísima distorsión con el lamentable objetivo de evitar el derrumbe del actual sistema económico. Manteniendo de este modo elevada la confianza del público en una construcción que se autoproclama de libre mercado, cuando en realidad ya sufre en la sombra de más planificación que los diseños quinquenales que proyectaban los funcionarios del Gosplan en la extinta URSS.

Una denuncia tan fuerte debería hacer saltar a los analistas de sus butacas para, como mínimo, demostrar la falsedad de semejantes torpedos a la línea de flotación del sistema económico. Pero sorprende no sólo la escasa repercusión del trasgresor anuncio, sino sobre todo el soberbio desprecio que sufren estos críticos por los principales espadas que en cada país siembran los medios de las corrientes de opinión dominantes mediante noticias, tertulias económicas, bufonadas o entrevistas ‘ad hoc’. En la forma hacen bueno sin darse cuenta el aforismo jurídico qui tacet consentire videtur (quien calla, otorga). No debe olvidarse que a lo largo de la historia los gobiernos han quedado siempre abrumados por mantener el orden social, pero hoy en día el discurso económico tiene más fuerza para sojuzgar las conciencias en torno al poder político que la figura del faraón en el antiguo Egipto o las soflamas socialistas en la Alemania de Hitler. De ahí la constante estrategia de ocultamiento. Pero si la tozuda realidad quiebra en los meses por venir el utópico mundo que hoy se nos presenta, lamentaremos profundamente no haber estado atentos a los datos que ofrecen las voces más críticas.

Tal vez la trascripción y presentación del discurso de Bill Murphy en el Hyatt Regency Crystal City Hotel sea una muestra más de la libertad de prensa que permite Internet. Pero también la ignorancia por el público de su contenido es hoy otro ejemplo más del sutil y férreo control que ejercen los principales accionistas sobre sus medios de comunicación. Es lamentable por otro lado que la mayoría del vulgo sólo desee apacentarse en los frescos prados de su ignorancia, entregando además el voto a aquellos que les regalen sus oídos con la ideología que desean oír, que no es otra cosa que el habitual 'todo engrana correctamente'. Pero las manecillas de este reloj que es el mercado ya no están guiadas por el sol que era antaño el oro, sino por los dedos criminales que acompasan hogaño esta burda opereta del dinero fiduciario, que inunda hoy todo el ámbito económico.

Esta traducción tiene por objeto aclarar algunos conceptos sobre la actual crisis bancaria que son desconocidos por la mayoría de los lectores de Crisis Energética, y aunque se sale de su habitual cometido informativo, pretende mostrar que el asunto es más grave de lo que en un principio puede parecer. Ya informamos en estas páginas que el Bank for International Settlements (BIS) había advertido en junio mediante su 77º informe anual la tormenta que iba a descargarse sobre los mercados financieros (sucedió dos meses después), pues es uno de los principales actores que está dirigiendo en la sombra todo este asunto. Su advertencia fue en consecuencia el pistoletazo de salida para que la banca internacional replegara sus velas y se aprovisionara de fondos para capear lo que hoy ya todos conocemos, pero sobre todo para afrontar la debacle que está por venir.

Dedico la traducción de esta conferencia a Manolo Amador de Canarias ante la crisis energética y pretende responder de alguna manera a sus inquietudes. Discurso de Bill Murphy, Presidente del Gold Anti-Trust Action Committee (GATA), en el Hyatt Regency Crystal City Hotel de Arlington (Virginia) el viernes 18 de abril de 2008.

¿Alguien ha visto nuestro oro?

GATA ha estado trabajando durante 9 años exponiendo ante el público la manipulación del mercado del oro mediante un taimado ‘Cártel del Oro’ que ya se encuentra al borde del abismo. No obstante, durante un corto periodo de tiempo han conseguido que nuestra ‘banda del oro y la plata’ llevara una vida miserable, tal como consiguieron hace unas pocas semanas con su asalto orquestado a ambos mercados. Pero aún es más sorprendente que después de todos estos años, tanto los que invierten habitualmente en oro como los demás inversores a nivel mundial no lo hayan aceptado o incluso captado. Pero el hecho es que el aclamado presidente del Grupo de Trabajo sobre los Mercados Financieros tuvo una reunión un lunes de este mes de marzo y poco después el oro sufrió un desplome de más de 100 dólares la onza.

Unos días antes de este desmantelamiento del mercado, el Secretario del Tesoro Paulson dijo que “Estados Unidos hará todo lo necesario para calmar a los mercados”, o al menos es lo que quiso transmitir. Aunque nosotros lo interpretamos de nuevo en su justa medida. En mayo de 2006, según un senador americano, el gobierno de EEUU ordenó que se hundiera el precio del oro una vez había alcanzado los 730 dólares la onza. Esta acción en la sombra, como la acontecida hace unas pocas semanas, sólo está consiguiendo encallar el inevitable avance del oro hacia precios mucho más altos. Pues esta constante interferencia mantiene su precio como mínimo en la mitad del valor que hoy ya debería tener de no mediar ningún proyecto de intervención sobre su mercado. Hay muchos elementos para dar soporte a esta afirmación, incluyendo el precio de la onza ajustada a la inflación y la relación histórica entre los precios del oro y el petróleo junto con el platino.

Pero lo que más me asombra después de todos estos años, es que fuera de la ‘banda del GATA’, casi nadie haya llegado a concluir una manipulación sobre los mercados o incuso no se haya producido alguna discusión pública sobre el asunto de una manera civilizada en algún medio. Tampoco la prensa reconoce los éxitos de GATA, y esto a pesar de haber sido los anfitriones de dos conferencias mundiales sobre el oro en Durban (Sudáfrica) y en Dawson City (Yukon). Y finalmente, tampoco se ha producido ningún eco relevante en los medios sobre la página completa y a todo color que conseguimos insertar en el Wall Street Journal por 264.426,26 dólares.

Parece ser que la exclusión comenzó hace 9 años, cuando fui entrevistado por primera y última vez en la CNBC por Ron Insana. Allí escucharon lo que tenía que decir en representación de GATA y automáticamente se nos cerraron las puertas no sólo de la CNBC, sino también del WSJ, el Washington Post, el NY Times, Barron’s, Fortune y la revista Forbes, junto con el resto de la prensa financiera norteamericana.

Al principio, mi colega Chris Powell decía que debíamos estar tratando un asunto más delicado que revelar los secretos de cómo hacer una bomba nuclear. Tal vez estuviera en lo cierto. Pero estoy convencido que los medios de información financiera en EEUU evitan enconadamente dar ninguna ocasión para informar sobre las personas más ricas e influyentes del mundo. Aunque ellos están mofándose del concepto de libertad de prensa sobre los mercados financieros en EEUU, nosotros no. Tenemos una prensa pagada con nuestros propios recursos.

Esta censura sobre la verdadera realidad del mercado del oro es lo que ha provocado esta útil y oportuna conferencia, que nos va a dirigir hasta las puertas de la Reserva Federal y el Tesoro en Washington. ¿Es una exageración emplear la palabra ‘censura’? Pienso que no.

Hace cinco meses que GATA (a través del doctor Edwin Vieira, que representa un bufete de abogados de Washington, y la Freedom Information Act), pidió al Tesoro y a la Fed que explicaran el verdadero estado de las reservas de oro en EEUU. Supuestamente, los EEUU tienen más de 8.300 toneladas de oro libres de cargas y en lingotes en sus cajas fuertes. En ese caso, la Fed y el Tesoro deberían haberse demorado no más de 5 minutos en responder a la petición de GATA, no los 5 meses que han tardado en responder. El hecho es que según GATA, la Fed debe estar ocultando unas 137 páginas además de otras publicaciones, que es todo lo que se necesita para saber hasta qué punto estamos en lo correcto. Más de 137 páginas que no se nos permiten ver y que explicarían si todas las reservas de oro de EEUU están donde deberían estar y además libres de cargas.

El Tesoro permanece en silencio.

Son muchas las cosas que he podido observar en estos 9 años, pero hoy dispongo de poco tiempo, por eso pienso que lo más valioso en este momento es centrarme en lo que todo esto significa. No sólo por aquéllos que habéis venido desde otros países, sino también por los que sois de mi país. Y aún más importante, para explicar cómo todos vosotros os podéis beneficiar de lo que conocemos los de la ‘banda del GATA’.

Estos fueron ciertamente los argumentos a favor de los que vinieron a nuestro GATA African Gold Summit el 10 de mayo de 2001, cuando el precio de la onza de oro se desplomó desde los 256 dólares la onza. Reg Howe, James Turk and Frank Veneroso explicaron entonces, con tres diferentes metodologías, cómo los bancos centrales (orquestados desde EEUU) estaban empleando sus reservas para hundir el precio, pues la demanda de oro físico era DE LEJOS más grande que el suministro de minería y chatarra disponible entonces, que es además lo que está sucediendo actualmente. Sabíamos ya entonces que esta secreta inundación de oro en el mercado no era sostenible porque el precio del oro debería dispararse si deseaba satisfacer la demanda futura.

Y esto es justamente lo que está sucediendo. La conferencia que hicimos en África marcó el final de un mercado bajista de más de 20 años.

Por ir rápido, 5 años y medio después hicimos la conferencia en Yukon, con el precio del oro en los 436 dólares la onza. El destacable vídeo de esta conferencia está disponible en nuestro sitio web Gold Rush 21. Si todavía no lo han visto, les recomiendo encarecidamente que lo hagan. En esta conferencia varios ponentes explicaron lo que el 'Cártel del Oro' estaba haciendo y porqué lo estaban hundiendo hasta conseguir derrotarlo. Varios ponentes, incluido yo mismo, predijimos que el precio del oro iba a alcanzar los 3.000 o incluso 5.000 dólares la onza, que no es ninguna barbaridad si ajustamos los precios con la inflación.

Uno de los delegados fue Andrey Bykov, uno de los más importantes consejeros económicos del presidente Putin, que me dijo que había sido una de las mejores conferencias a las que nunca había asistido. Dos días después, entró en erupción el hasta entonces tranquilo mercado del oro, estallando su regla de contención de 6 dólares en el proceso. El precio ascendió hasta los 300 dólares la onza en los siguientes nueve meses antes de que los EEUU ordenaran su intervención, de la misma forma que han hecho hace unas pocas semanas.

Entre la primera y segunda conferencia, el precio del oro se duplicó. Y desde la que hicimos en Dawson City aún ha subido más. El tiempo que tarda la onza en multiplicarse por dos se ha reducido a la mitad. Y si este modelo de comportamiento continua, conseguiremos alcanzar los 1.900 dólares el año que viene y aún en la mitad de tiempo que otras veces. Al menos es lo que pienso y estoy seguro que nadie va a hacer una apuesta en contra de lo que digo.

Los motivos son bastante sencillos y los voy a exponer en esta conferencia. El primero y más importante es que el ‘Cártel del Oro’ está quedándose sin el oro que atesoran los bancos centrales para satisfacer la creciente demanda física de este metal. Los de la ‘banda del GATA’ opinamos que los bancos centrales sólo tienen la mitad del oro que declaran en sus cuentas públicas. En términos generales, no deben estar disponibles en sus cajas fuertes las 30.000 toneladas que anuncian, sino menos de 15.000. La mayor parte de lo que queda no se está yendo a ninguna parte, así que el plan del ‘Cártel del Oro’ está perdiendo fuelle. Esta es la principal razón por la que se está acelerando el incremento del precio del oro últimamente. Los bancos centrales se están quedando sin munición. Así que lo que tienen disponible para vender, en comparación con la creciente demanda, es sólo una fracción de lo que disponían cuando comenzó su plan de manipulación del mercado. Seguramente este es el principal motivo por el que el 'Cártel del Oro' está comenzando a pedir al FMI que saque al mercado parte de sus reservas.

No importa lo que otros puedan decir sobre lo que GATA denuncia, porque en todos estos años NADIE ha conseguido nuestro récord de aciertos sobre las predicciones del precio del oro, especialmente si tenemos en cuenta que comenzamos en la parte más baja de su cotización y además cuando el mercado aún era bajista. Nunca hemos vacilado. Tal vez piensen ustedes que otros analistas podrían tener más curiosidad por conocer cómo es que GATA consigue acumular tantos aciertos y la mayoría de los analistas del ‘Planeta Wall Street’ acumulan tantos errores al mismo tiempo. Caramba, sólo tiene mirar atrás para ver que Barrick y AngloGold tomaron una cobertura por debajo de los 300 dólares para entender hasta qué punto la mayoría de ellos estaban equivocados. Pero lo más gracioso del caso es que todavía no se han dado cuenta. En el momento presente, la mayor parte de los expertos y analistas de los principales medios de comunicación son neutrales o bajista aún con los actuales niveles de precios.

A mi juicio, la principal razón de todo esto es que nadie que no entienda o trate de algún modo con la manipulación del oro, puede llegar a comprender la llave que le abra su mercado. Sólo así se entiende que sea imposible que consigan acertar en ningún análisis. Y además tampoco se dan cuenta de cómo esta perversa manipulación está dirigiendo la cada vez mayor crisis financiera de los EEUU.

Abreviando en esta búsqueda, la manipulación sobre precio del oro ha sido la piedra angular de la política del ‘dólar fuerte’ del Secretario del Tesoro Robert Rubin.

¿En qué podría consistir esta política si prescindimos de la retórica? A lo largo de los años nadie ha sido capaz de explicarme esta política. Pues tener una política supone hacer algo y todos sabemos lo que se ha estado haciendo y aún se sigue haciendo: devaluar del dólar.

Reg y James podrían explicarles mejor que yo lo que a continuación les voy a comentar. Hay una relación histórica entre el precio del oro y los tipos de interés llamada Paradoja de Gibson, reconocida por nada menos que una persona del ‘Cártel del Oro’, el anterior Secretario del Tesoro Lawrence Summers. Manteniendo en niveles bajos el precio del oro, lo que los EEUU realmente desean es mantener los tipos de interés por debajo del nivel que normalmente deberían estar, con el objetivo de fortalecer el dólar gracias al apoyo que el crédito barato supone sobre la bolsa y los activos inmobiliarios.

En pocas palabras, si se hubiera permitido comerciar el precio del oro de forma libre, como el petróleo, su precio ahora sería el doble y los tipos de interés en EEUU habrían sido mucho más altos en los últimos años. Provocando que la Reserva Federal no hubiera podido reducir los tipos de interés de sus fondos al nivel en el que antes estaban y ahora se encuentran. En consecuencia y hasta cierto punto, un precio del oro sometido al libre mercado habría evitado buena parte del actual fiasco inmobiliario que sufrimos en los EEUU y gran parte de los asuntos relacionados con el ‘daño moral’ de estos días.

El asunto es bastante fácil de comprender. ¿Cuál es la conversación que mantienen los que viven en lo que llamo el ‘Planeta Wall Street’ cuando aumenta el precio de la onza de oro? INFLACIÓN, CRISIS o COLAPSO DEL DÓLAR. Ninguno de estos conceptos es positivo para los bajos tipos de interés, para nuestra economía o para los mercados financieros que suelen frecuentar la turba del ‘Planeta Wall Street’. La manipulación del precio del oro acalla esta línea de charlatanería mediática.

Esto es en esencia lo que necesitan saber sobre el ‘por qué’ de la manipulación del precio. Porque en mi opinión esta es la principal operación que está provocando la actual crisis financiera que además es de carácter sistémico.

Todos nosotros conocemos hasta qué punto un mal hábito lleva a otro. Así que los recientemente cacareados Working Group on Financial Markets, los Counterparty Risk Management Group, Exchange Stabilization Fund y el ‘Cártel del Oro’ han evolucionado desde una activa gerencia sobre el precio del oro hasta un omnipresente papel en la manipulación de la bolsa, para finalmente llevarnos a las puertas del actual ‘daño moral’ y aún más allá en un futuro no muy lejano.

Este apuntalamiento de la bolsa comenzó a funcionar a toda pastilla después del 11 de septiembre de 2001. Sospecho que todos estos se pusieron a manipular constantemente la bolsa con la excusa inicial de los asuntos de seguridad nacional, encontrando así una buena justificación para sus intervenciones en los procesos de libre mercado. Pero el problema ahora es que esta constante interferencia está dirigiéndose de forma gradual hacia la destrucción del libre mercado.

Según vaya creciendo la burbuja inmobiliaria, los americanos serán conducidos a creer que los precios de los inmuebles van siempre hacia arriba. Que pueden refinanciar sus hipotecas para aumentar su efectivo e irse de parranda, disfrutando en consecuencia de un nivel de vida mucho más elevado de lo que les debería corresponder y alcanzando, en muchos casos, una ilusión temporal de bienestar. Muchos de los del ‘campamento GATA’ conocemos a dónde nos lleva esta ilusión: a un desastre cada vez mayor.

Lo que no perciben la mayoría de los americanos es que la bolsa también forma parte de esta ilusión. Pues no se negocia como en un mercado libre. Cada vez que va a desmoronarse, milagrosamente vuelve a resurgir. Los observadores del mercado de acciones en el ‘planeta GATA’ conocen muy bien las apariciones marianas de última hora del Plunge Protection Team (PPT), gracias a las cuales el DOW escala cientos de puntos sin razón aparente alguna.

La cuestión es que estos administradores de los mercados han incrementado el ‘daño moral’ con sus andanzas. Han eliminado el “escenario de miedo” que era propio de nuestros mercados. Por qué preocuparse, piensan los inversores, ya que “el mercado siempre regresa a sus éxitos anteriores”. De este modo, los orwelianos de Nueva York y Washington han creado una sensación de calma para adormecer al inversor común sobre los riesgos de caídas y potenciales pérdidas de capital. Porque tanto el oro como el Dow son los indicadores claves de los mercados financieros. ¿Cuántas veces hemos escuchado durante los últimos meses lo bien que estaba actuando el Dow Jones a pesar de las horrendas noticias económicas? Los administradores de Nueva York y Washington conocen muy bien el negativo impacto que un tambaleante Dow podría tener en el estado de ánimo y psique del americano medio. Así que el PPT dirige el Dow para dirigir las ‘expectativas’.

Así que esta gente sostiene el Dow para fomentar la sensación de que todo funciona correctamente. Hace ya tiempo que comparo esto con el modo de pensar y operar que se muestra en la película Matrix. Aunque el principal problema es que ahora no estamos hablando de cine, sino del bienestar y estatus de nuestra futura existencia.

Es este el principal motivo por el que tenemos esta conferencia en Washington, para exponer la manipulación del mercado del oro, la manipulación de los mercados financieros y también para centrarnos en la distorsión de las estadísticas económicas de EEUU, que nos han conducido cada vez más lejos de la verdadera realidad económica.

No es la primera vez que GATA ha venido hasta Washington para exponer la verdad. Por eso es irónico que GATA sea visto como un grupo anti-sistema, porque precisamente hemos seguido la ruta que marca el sistema para que nuestros descubrimientos sean conocidos en Washington:

1. Además de nuestro anuncio en el Wall Street Journal, hemos publicado anuncios a página completa en el Roll Call de Washington.
2. Nos hemos reunido con el miembro de la Cámara de Representantes James Saxton, vicepresidente del House Joint Economic Comité.
3. Con el portavoz de la Cámara de Representantes Denny Master.
4. Con el Vicepresidente del sub-Committee on Domestic and Internacional Monetary Policy, Spencer Baches de Alabama.
5. Nos fuimos a Austin, Tejas, la capital del estado, para reunirnos con dos de los amigos de infancia de Bush en Midland, Tejas. Uno, Tom Craddick, que es el portavoz de la Texas House. Le envió un resumen de dos páginas de los hallazgos de GATA al fax privado del Presidente Bush el dia siguiente de reunirme con él. Recibí ese mismo día una carta sellada del que entonces era el consejero económico del Presidente, Larry Lindsay.
6. La armada del GATA ha enviado cientos de cartas a varios congresistas durante años. Una de ellas fue dirigida al senador por Kentucky Jim Bunning, uno de los mejores pitcher de béisbol de todos los tiempos, para que pidiera al presidente de la Fed, Alan Greenspan, que su consejero legal Virgil Mattingly aclarara el uso del término “gold swaps” (intercambios de oro) que GATA había encontrado en las actas de la Reserva Federal.

Mattingly respondió lo siguiente: “No tengo conocimiento de ningún ‘gold swap’ realizado por la Reserva Federal o el ESF (Economic Support Found). Pienso que mis observaciones, que tenían por objeto hacer una descripción general de la autoridad que posee el Secretario del Tesoro para utilizar el ESF, fueron transcritas de forma incorrecta o confusamente”

¿Las actas de la Fed transcritas confusamente? ¡BIEN!

Así que aquí estamos de nuevo, de vuelta en Washington, tomando el camino que establece el sistema y a la manera americana.

Y esta conferencia no puede llegar en un momento más oportuno. GATA hace tiempo que está apuntando a Goldman Sachs y JP Morgan como los asesinos a sueldo del ‘Cártel del Oro’, actuando el primero para el Tesoro y el segundo para la Fed. Para apreciar cómo son de incestuosas estas relaciones sólo tenemos que observar el rescate instantaneo de Bear Stearns por parte de JP Morgan y la Fed. Todo el mundo acepta que este acuerdo tan veloz y sin precedentes tuvo que organizarse para prevenir un colapso sistémico de las fianzas americanas.

Pero al hacer esto, el correctamente llamado Working Group on Financial Markets incrementó una vez más el ‘daño moral’ que ya Greenspan había creado antes. Como caído del cielo, los accionistas de Bearn Stearns fueron aniquilados en su mayoría, en parte debido a la manipulación de los mercados y en parte debido al ‘daño moral’. Aunque seguramente terminará siendo la primera de otras muchas consecuencias de la manipulación de los mercados financieros americanos. De continuar las interferencias en los procesos del libre mercado, un día nos encontraremos con 25 Bearn Stearns llamando a la puerta uno tras otro, quizá debido al estallido de esta bomba de neutrones que es el mercado de derivados. Entonces reinará el caos. Y como la mayoría de americanos desconocerán lo que les está sucediendo, los ahorros de toda una vida se irán por la cloaca.

Trataremos más en profundidad estos temas en la conferencia.

También nos encontramos aquí para entender mejor cómo nos podemos aprovechar de toda esta confusión que han creado los gestores de los mercados. En mi opinión, el mejor modo de hacerlo es crear una corriente de opinión sobre lo que la gente de GATA ya conoce y que es precisamente sobre lo que estoy hablando. Es justo esto mismo lo que ocurrió después de las dos conferencias anteriores.

Ya se han hecho fortunas, y hay otras muchas que están por venir. El precio del oro se ha multiplicado por 3 o por 4 después de nuestra primera conferencia. La plata por 5. Si los números de nuestra banda son correctos, estos precios se incrementarán otras 3 o 5 veces de nuevo desde los actuales niveles. Hay una gran cantidad de dinero encima de la mesa, dinero que por otro lado la mayoría de los del ‘Planeta Wall Street’ no quieren que usted sepa nada sobre él. Pues por culpa de esta gente la mayoría de inversores no tienen ni idea de las oportunidades que ya se han dado y también de las oportunidades que ahora se están dando de nuevo.

Espero que disfruten de esta conferencia tanto como yo disfruté de las dos anteriores y les sea de gran utilidad. La experiencia vital que he adquirido en GATA ha sido una de las más enriquecedoras de mi vida, equivalente en currículo académico a un triple doctorado sobre el mercado del oro y sobre cómo operan realmente los mercados financieros. Este nuevo tipo de conocimiento es realmente poderoso y estoy muy agradecido por este tipo de educación tan fascinante.