Bienvenido(a) a Crisis Energética domingo, 18 abril 2021 @ 13:39 CEST

España ante el abismo económico y energético

  • martes, 08 abril 2008 @ 06:02 CEST
  • Autor:
  • Lecturas 3.330
Artículos Con este título, ciertamente dramático pero no por eso menos realista, escribe el miembro de AEREN Víctor Luis Álvarez un artículo en el diario online La Democracia.
La situación de la economía española es muy grave, se dirige al desastre, la contracción del consumo y del ahorro está llegando abruptamente, y las razones son más que evidentes. Como afirma el catedrático de economía Juan Torres López :

«En fin, ¿por qué no admitimos de una vez que nuestro actual modelo de crecimiento es intrínsecamente generador de tensiones sobre los precios porque pivota sobre la especulación inmobiliaria, el consumo y el endeudamiento generalizado?»

El artículo está magníficamente referenciado y aborda los condicionantes más importantes que afectarán a la economía española en el futuro mas inmediato: la burbuja inmobiliaria y el agotamiento del consumo como motor económico.

Frente al agotamiento del modelo neoliberal, Víctor Luis Álvarez apunta, si no a soluciones milagrosas, sí a posibles "parches", como es el caso de un hipotético keynesianismo energético.

Hay que mejorar las eficiencias y eliminar derroches, pero también es necesario desarrollar todas las nuevas fuentes energéticas posibles así como infraestructuras adaptadas a la nueva realidad de la escasez energética, como ejemplo las redes ferroviarias electrificadas de velocidad normal. El objetivo a alcanzar es lo que se denomina un «aterrizaje suave» que evite un choque brutal con la nueva realidad.

Por ello y enlazando con la crisis económica podemos preconizar lo que se podría denominar como keynesianismo energético, que en principio dinamizaría la economía con las inversiones necesarias para preparar un futuro inmediato de baja energía, que nos permitirá que ese futuro sea lo menos traumático posible, aunque a nuestros políticos por lo visto hasta ahora esto les suene como si se hablase en un dialecto urdú.

El artículo acaba con un nuevo toque de atención frente a uno de los más graves peligros que encierra la crisis sistémica a la que nos vemos abocados: el retorno de un fascismo alimentado por el racismo y la xenofobia, ante el "gran desencanto y la frustración consumista" que puede traer esta grave crisis.