Bienvenido(a) a Crisis Energética lunes, 16 diciembre 2019 @ 00:01 CET

El gobernador del Banco de Inglaterra insta a aceptar niveles de vida más bajos

  • Autor:
  • Lecturas 6.686
Artículos El usuario Muxu nos ha hace llegar la traducción de un artículo publicado el pasado jueves en el diario Financial Times, cuyo título original es "Economic outlook is bleak, says King". El King al que se refiere el titular no es otro que Mervyn King, gobernador del Banco de Inglaterra, cuya visión del futuro económico más económico es sombría:
El Sr. King fue taxativo en que no había nada que el Comité de Política Monetaria del Banco podría hacer acerca de las próximas subidas bruscas de los precios de la alimentación, la energía y las importaciones. En cambio, en un contundente mensaje a los hogares, el nuevamente recién nombrado gobernador instó a todos a aceptar niveles de vida más bajos. Él dijo: "Tenemos que entender que no es algo que podamos compensar con sólo exigir salarios más altos."
Esto ocurre al mismo tiempo que sigue la polémica en el Reino Unido por la reciente nacionalización del banco Northern Rock, para evitar así su desplome tras cinco meses de búsqueda de un comprador. El mismo Financial Times informa: "Plans for N Rock under fire".
Las Perspectivas Económicas son Sombrías, dice King

Por Chris Giles y Norma Cohen

Los británicos deben hacer frente a una "verdadera reducción de nuestro nivel de vida", advirtió ayer Mervyn King cuando predijo que es probable que la economía se acerque a su parón en los próximos meses.

Estos comentarios del gobernador del Banco de Inglaterra fueron hechos cuando presentó las previsiones más pesimistas para el crecimiento y la inflación desde que el Banco se torno independiente hace más de 10 años, defraudando las expectativas de los mercados sobre posibles recortes en los tipos de interés de forma agresiva.

Existe una posibilidad razonable de que la economía se contraiga en los próximos meses, dijo, pero la inflación se elevaría considerablemente por lo que seria "más probable que no", que tuviese que escribir otra carta a Alistair Darling, el canciller, para explicar por qué la inflación ha aumentado tan por encima de su objetivo del 2 por ciento.

Las sombrías perspectivas inmediatas del Banco representarían una leve forma de estanflación si se materializaran, poniendo más presión sobre el Sr Darling después de sus recientes reveses en política fiscal.

Las previsiones detalladas sobre la inflación mostraron que esta se mantendrá muy por encima de la meta del Banco en el mediano plazo si las tasas de interés se redujeran tres o cuatro veces, como esperan los inversores, pero es probable que se sitúe por debajo del objetivo si las tasas de interés se mantuviesen en el 5,25 por ciento.

Después de la publicación del informe, los economistas rápidamente revisaron sus previsiones sobra la reducción del tipos, con la mayoría ahora esperando que las tasas caigan dos veces más por el próximo mes de marzo, hasta situarse en el 4,75 por ciento. Los mercados de futuros, por el contrario, fueron insensibles a las proyecciones.

El Sr. King fue taxativo en que no había nada que el Comité de Política Monetaria del Banco podría hacer acerca de las próximas subidas bruscas de los precios de la alimentación, la energía y las importaciones. En cambio, en un contundente mensaje a los hogares, el nuevamente recién nombrado gobernador instó a todos a aceptar niveles de vida más bajos. Él dijo: "Tenemos que entender que no es algo que podamos compensar con sólo exigir salarios más altos."

Al mismo tiempo que la inflación se eleva abruptamente, el Banco advirtió de una brusca desaceleración de la tasa de crecimiento. Señor King dijo ser una recesión técnica, definida como dos trimestres sucesivos de contracción de la economía, "no muy lejos del centro de nuestra proyección", pero si se produjera tal contracción, es probable que sea leve.

Desde que empezaron los informes de la inflación en 1992, el Banco nunca ha comunicado una previsión tan sombría para el futuro inmediato, y aunque el Sr King espera un aumento el desempleo y "un gasto de los consumidores muy débil en 2008", elle insistió en que la previsión del Banco Central está lejos de ser la predicción de una grave recesión.

La gran pregunta fue hasta cuanto una desaceleración podría afectar los balances de los bancos obligándolos a endurecer las condiciones de crédito. Esto era desconocido y elle recomendó a los bancos a se recapitalizar y diluir las participaciones de los accionistas en lugar de retener los préstamos.

Sr. King dejó claro que se opone a cualquier sugerencia de que los prestamistas hipotecarios tengan acceso a una financiación con apoyo del gobierno. "Esta es una ruta con la cual tenemos que ser extraordinariamente prudentes antes explorarla", dijo.