Bienvenido(a) a Crisis Energética martes, 10 diciembre 2019 @ 00:57 CET

El cenit del petróleo traerá más hambrunas

  • Autor:
  • Lecturas 4.626
Artículos El diario británico Telegraph publicó el pasado sábado un artículo titulado "Why the price of 'peak oil' is famine", cuyo autor es el editor de la sección de negocios internacional, Ambrose Evans-Pritchard.

El artículo explora algunos de los efectos del aumento de los costos energéticos de los últimos tiempos y sus consecuencias para la disponibilidad de productos básicos para la alimentación:

La producción mundial de petróleo está estancada ya hace cuatro años, no pudiendo seguir a la demanda creciente de Asia y el Medio Oriente. Las importaciones de China aumentaron el año pasado 14%. Los biocombustibles a partir de cereales, oleaginosas y azúcar son los que están rellenando la brecha, pero drenando los suministros de alimentos en un momento en que el mundo está agregando más de 70 millones de bocas que alimentar al año.
Según datos del banco Goldman and Sachs, que el artículo cita en boca de su director Jeff Currie, la ocupación de tierras de cultivo para la producción de biocombustibles ha crecido en todo el mundo de manera espectacular en solo seis años: desde los 12 millones a más de 80 millones de hectáreas. Según este artículo, el crecimiento de los biocombustibles coincide con una explosión de la alimentación basada en proteína animal en China e India:
Se necesitan 8,3 gramos de soja o de maíz para piensos para producir un aumento de 1 gramo de peso en el ganado - en comparación con 3,1g para los cerdos, 2g para el pollo y 1,5 para los peces.
Por su interés, reproducimos a continuación el artículo traducido al español por el usuario Muxu:
Por qué el precio del "pico del petróleo" es la hambruna

Las regiones vulnerables del mundo enfrentan el riesgo de hambruna en los próximos tres años, conforme el aumento de los costos de la energía se transforme en una crisis alimentaria, de acuerdo con el banco de inversión Goldman Sachs de EE.UU. "Nunca hemos estado en el punto en que los productos básicos se encuentran hoy", dijo Jeff Currie, jefe del banco y un muy seguido gurú del petróleo.

La producción mundial de petróleo está estancada ya hace cuatro años, no pudiendo seguir a la demanda creciente de Asia y el Medio Oriente. Las importaciones de China aumentaron el año pasado 14%. Los biocombustibles a partir de cereales, oleaginosas y azúcar son los que están rellenando la brecha, pero drenando los suministros de alimentos en un momento en que el mundo está agregando más de 70 millones de bocas que alimentar al año.

“Los mercados están tan apretados como un tambor y ahora los EE.UU. ha apretado el botón del incentivo ", dijo el señor Currie, en su perspectiva para 2008. "Nunca hemos visto esto antes, cuando los precios de los productos ya se encontraban en récord. En los próximos 18 a 36 meses estaremos probablemente entrando en situación de crisis debido al complejo de los productos básicos.

"La clave va a ser la agricultura. China tiene pánico de la situación actual. Tiene escasez física real", dijo, haciendo referencia a China que todavía recuerda la hambruna de la década de 1960 grabada en su mente colectiva.

Mientras que la debacle inmobiliaria en los EE.UU. plantea alguna amenaza para los precios de los metales y la energía, el efecto ya se ha producido en gran medida. La bajada en los precios del crudo durante el último mes puede haber sido causado por la liquidación de los fondos derivados de los contratos para cubrir otras necesidades y no por los temores de recesión. Goldman Sachs prevé que el petróleo tendrá un precio de $ 105 por barril a finales de 2008.

El actual "súper ciclo" es una ruptura con la historia, porque la energía y los alimentos han "convergido" en el precio cada vez más y pueden ser pasados de un uso a otro.

El maíz se puede utilizar para el etanol en los automóviles y plantas de energía, para plásticos, así como para tortillas en la panadería. El gas natural puede ser convertido en abono para la producción de alimentos. El “Pico del petróleo” se está metamorfoseando en el "Pico de Alimentos".

El uso de la tierra para la producción de biocombustibles se ha disparado desde los 12 millones a más de 80 millones de hectáreas en todo el mundo en seis años. Los biocombustibles representan el 3% de las necesidades de energía globales, y se elevarán a una cifra estimada de 10,6% para 2030.

En un mercado puro, la caña de azúcar sería el único biocombustible viable, con un costo de 35 dólares el barril (equivalente de petróleo). Los otros son la remolacha azucarera ($ 103), maíz ($ 81), trigo ($ 145), la colza ($ 209), la soja ($ 232), celulosa ($ 305).

Las subvenciones son las que impulsan el negocio. Los EE.UU. ofrecen desgravaciones fiscales de 1 dólar por galón de biodiesel. La UE tiene un objetivo de un 10% de biocombustibles de aquí a 2010.

El cambio del cultivo se produce justamente ahora cuando China y India hacen el salto a una dietas basada más en proteínas animales, reproduciendo el patrón visto antes en Japón y Corea, donde la gente aumento su consumo de proteínas nueve veces cuando se hicieron ricos. Se necesitan 8,3 gramos de soja o de maíz para piensos para producir un aumento de 1 gramo de peso en el ganado - en comparación con 3,1g para los cerdos, 2g para el pollo y 1,5 para los peces.

El Sr. Currie dijo que los ciclos de inversión en energía típicamente duran alrededor de 10 a 12 años a medida que los productores luchan para ponerse al día con la demanda. Sin embargo, este ciclo ha sido cortocircuitado por los políticos después de apenas seis años.

“El ambiente político es sumamente hostil. El mundo hoy parece como en el siglo 17 en virtud del mercantilismo, cuando los países vieron la economía como un juego de suma cero. Exportaron todo lo que podían para obtener oro, y se levantaron enormes barreras. China parece que está así, también lo hace Rusia, el Medio Oriente y la mayor parte de África y América Latina ", dijo.

Mientras que Occidente tiene mucha de la capacidad para desarrollar proyectos de energía, está bloqueado por los petro-estados nacionalistas para poder invertir directamente.