Bienvenido(a) a Crisis Energética martes, 16 agosto 2022 @ 20:43 CEST

Rusia puede retirar el debilitado dólar de sus transacciones energéticas

  • sábado, 15 diciembre 2007 @ 05:09 CET
  • Autor:
  • Lecturas 3.083
Artículos Traemos por su interés a las páginas de Crisis Energética un artículo aparecido en el diario Pravda Russia may dump weakening U.S. dollar in its energy deals, por el que se hacen las primeras reflexiones sobre un posible cambio, de las transacciones energética rusas en rublos, aumentando así la presión que el dólar ha sufrido como divisa de referencia en estos procesos. Este tipo de artículos hay que entenderlos como lo que son: globos sonda para ver reacciones en los mercados. Pero la mismo tiempo, indicios crecientes de que algo se está moviendo entre las divisas de referencia y los productos físicos energéticos. El rechazo al dólar estadounidense parece haberse convertido en una moda en las relaciones económicas actuales. Algunos grandes exportadores de petróleo y gas han anunciado recientemente sus planes de utilizar otras divisas en sus relaciones comerciales con los demás países. Los responsables políticos de Irán, Venezuela y Ecuador expresaron esta opinión en la cumbre de la OPEP del pasado noviembre. El presidente iraní, Mahmoud Ahmadinejad dijo en concreto que Irán tiene que reemplazar el dólar por los continuos percances que sufre. Su homólogo venezolano, Hugo Chávez, abundó en la idea y expuso su sugerencia de cambiar el dólar en la cesta de las divisas (que aparte del dólar incluyen el euro, el yen japonés, el yuan chino y el bolívar venezolano) para recalcular los precios mundiales del petróleo. Ahmadinejad siguió con la idea de crear una bolsa de petróleo y un banco de la OPEP.

Rafael Correa, presidente de Ecuador, apoyó la propuesta e hizo notar que el dólar se come una considerable parte de los ingresos por exportaciones: “A pesar del hecho de que los precios del petróleo han alcanzado el nivel de los 100 US$ el barril, de hecho son inferiores que en los años 80”, dijo Correa. Sin embargo, estas ideas no fueron apoyadas por la OPEP. El espinoso asunto del dólar fue retirado hasta la siguiente cumbre de la OPEP.

Funcionarios del gigante ruso de gas natural, Gazprom, airearon la idea de utilizar rublos en el comercio del gas. “Consideramos que la idea de vender nuestros recursos en rublos es bastante posible”, dijo el vicepresidente de Gazprom, Alexander Medvedev, en una reciente conferencia en Nueva York.

Mientras tanto, Irán ya ha renunciado al dólar. “Nuestro país ha cesado de exportar por completo líquidos hidrocarburos con la divisa estadounidense. Teniendo en consideración el revés del dólar y el daño que causa a las exportaciones de petróleo, no podemos seguir confiando en esta divisa”, dijo el ministro iraní del petróleo, Gholam Hossein Nozari el 8 de diciembre.

Los expertos dicen que no es la primera vez que el asunto del dólar salta a primera línea en los mercados mundiales de la energía. Esas conversaciones sobre la transición hacia otras divisas se vuelven habituales, cuando el dólar pierde considerablemente de valor. La situación fue la misma a finales de los años 70, en la segunda mitad de los años 80 y entre 1983 y 1995.

Sin embargo, no ha cambiado nada en el sector petrolífero desde entonces. Este hecho es comprensible: el dólar estadounidense permanecerá en su sitio, mientras tanto el Texas ligero dulce y el británico Brent sigan fijando los estándares de calidad y tanto Nueva York como Londres sigan siendo la sede de las mayores subastas petrolíferas.

Es más, la divisa nacional de Arabia Saudita, el mayor exportador mundial, sigue anclada al dólar. Los intercambios de petróleo alternativos, en los que se podrían utilizar otras divisas, podrían cambiar esta situación. Pero los EE. UU. y sus aliados controlan esta situación de forma muy estricta. Sadam Husein trató de organizar los intercambios de petróleo de otra forma, pero esto fue justo en las vísperas de la invasión estadounidense (de Irak).

En lo que respecta a Irán, su política de rechazo al dólar, parece más una farsa. Los EE. UU. pusieron en marcha un sistema de sanciones para aislar económica y financieramente a Teherán. Muchos socios europeos (incluyendo los grandes bancos) cortaron sus relaciones con Irán, bajo la influencia de Washington. Los grandes intercambios en dólares están todavía bajo un estricto control. Por tanto, el cambio de Irán a otras divisas, parece más una iniciativa defensiva que ofensiva.

En cuanto a Gazprom, su intención de vender gas en rublos, se basa en motivos diferentes. Al contrario que el petróleo, el gas es un recurso de carácter regional, no global. Sus precios se establecen en función de una cierta red de distribución. Los pagos se hacen en las divisas disponibles en ese mercado regional. Por tanto, el cambio a rublos en las ventas de gas ruso a Europa son posibles en teoría, aunque sería mucho más lógico vender el gas a Europa en euros.

Por otra parte, el uso de rublos por parte de Rusia en sus intercambios internacionales, crearía una demanda de la divisa nacional en el extranjero y eso, a su vez, tendría dos consecuencias favorables. Primero, la presión de la inflación disminuiría. Y en segundo lugar, el rublo podría convertirse en una divisa de conversión libre (ya lo es oficialmente, pero no hay demanda en el exterior).

De cualquier forma, por el momento los rublos por gas sólo existen en teoría. Deberían revisarse todos los contratos a largo plazo de Gazprom para hacer posible esta idea, ya que en la actualidad no estipulan el pago en rublos. Sería un asunto de la mayor importancia que los socios europeos de Rusia acordasen este cambio. En cualquier caso, no tendría efectos en el dólar. En la actualidad, los contratos de exportación a largo plazo de Gazprom están nominados en dólares (un 55 por ciento) y en euros (un 45 ppor ciento), por lo que las principales divisas mundiales sufrirían igualmente un ataque del rublo.