Bienvenido(a) a Crisis Energética sábado, 07 diciembre 2019 @ 14:57 CET

El futuro del petróleo, potencialmente catastrófico para la economía mundial

  • Autor:
  • Lecturas 6.611
Artículos Sadad Al-Husseini, responsable de exploración y producción de la petrolera Saudi-Aramco por mas de 10 años y geólogo doctorado por la universidad de Brown en Estados Unidos, ha hecho recientemente graves declaraciones al diario francés “Le Monde”.

Según la nota “La production d'or noir n'augmentera plus, selon l'ex-n°2 du pétrole saoudien” del periódico galo, el experto advirtió que la producción mundial de petróleo y de gas líquido se va a estancar de aquí hasta el año 2020 para después declinar inexorablemente.

Por su importancia, traemos a Crisis Energética la traducción integra de la nota.

La producción de petróleo no aumentara más, según el ex-n°2 del petróleo Saudita

Retirado desde 2004 de la vice-presidencia de Saudi ARAMCO (la compañía petrolera nacional Saudita, de lejos la primera del mundo), el pasado 30 de octubre, Sadad Al-Husseini lanzó un pronóstico, sobre el futuro de la producción de petróleo mundial, potencialmente catastrófico para la economía mundial. Sus afirmaciones han causado controversia en tanto que los países de la OPEP se reunieron el 17 y 18 en Riyad, para tratar de dar calma.

En Londres, delante de una vasta concurrencia de grandes personajes del petróleo, reunidos para la ocasión de la “Oil & Money Conference”, Sadad Al-husseini lanzó tres afirmaciones de graves consecuencias.

Primero, que la producción mundial de petróleo y de gas líquido se va a estancar de aquí hasta el año 2020, para después declinar inexorablemente; segundo, que las cifras oficiales exageran las reservas planetarias en más de 300 mil millones de barriles, lo que representa un cuarto del total de las reservas explotables. Y tercero, que el estancamiento de la producción mundial implica el aumento del precio del petróleo en por lo menos 12 dólares por año, a medida que se vaya ampliando la brecha entre la oferta y la demanda.

Sadad Al-Husseini, quien estuvo a cargo de la exploración y de la producción de ARAMCO de 1992 a 2004, y ha obtenido un doctorado en geología en 1973 en la Universidad de Brown, vuelve detalladamente sobre sus afirmaciones para Le Monde.fr

Un estancamiento de la producción, seguida de la declinación.

La capacidad mundial de producción es hoy en día de 84 millones de barriles por día, según la Agencia Internacional de la Energía AIE, y deberá crecer hasta 116 millones de barriles diarios de ahora al 2030, para poder responder al crecimiento de la demanda de los países emergentes. Pero para Sadad Al-Husseini las extracciones mundiales han tocado techo ya, porque gran cantidad de regiones petrolíferas se encuentran en franca declinación. Sus propias proyecciones indican un retroceso; basado en una producción petrolera inferior a los 70 millones de barriles al día para el 2030.

Indicó que “los países de la OPEP como Arabia Saudita, Nigeria y Angola han anunciado que agregaran 10 millones de barriles diarios de nueva capacidad de aquí al 2014. Toda vez que no todos los países de la OPEP son capaces de lograr ese mismo esfuerzo”. Agregó que “Indonesia, Irán y Venezuela por ejemplo, han visto declinar su capacidad de producción en los últimos años. Otros como Kuwait, Irak y los Emiratos Árabes, no pueden más que mantener sus cuotas de producción, en el mejor de los casos”. La OPEP (que dispone oficialmente del 75% de las reservas planetarias) no puede ofrecer una capacidad suplementaria de producción de petróleo en el transcurso de la próxima década.

El Doctor Husseini indicó que los campos petroleros gigantes del Golfo Pérsico han sido explotados en un 41% en promedio. Él explica además que “el alza de los precios de la energía no crea nuevas oportunidades de producción, porque las nuevas exploraciones de petróleo y de gas natural son mucho más difíciles de encontrar y desarrollar”.

Reservas “exageradas”.

La segunda afirmación de Husseini es que las reservas petroleras están exageradas en 300 mil millones de barriles. Los culpables según él, son algunas compañías petroleras occidentales, la AIE y la administración norteamericana de la energía, que han exagerado cínicamente las capacidades de producción de la OPEP. Se trata de ejercer una presión política sobre los países de la OPEP, a fin de permitir a las compañías internacionales de implantarse sobre su territorio.

El ex segundo de ARAMCO pone igualmente el dedo sobre algunos países del grupo de la OPEP, en el sentido de “que han dejado circular estimaciones especulativas de sus reservas, sin ser respaldadas por ningún análisis técnico, por lo cual las declaraciones de sus reservas probadas responden a decretos políticos”. “Nosotros sabemos esto, porque estos países no habían programado ninguna exploración o desarrollo en curso, pero declaran año tras año reservas suplementarias”.

¿Podemos lograr evaluaciones mas “realistas” de la cantidad de petróleo explotable que queda? Preguntó el diario a Husseini, a lo que respondió que “pocos países de la OPEP están dispuestos a hacerlo, en particular, si ello provoca una reducción del tamaño de sus reservas de petróleo, en lugar de aumentarlas”.

Un encarecimiento inexorable del barril de petróleo.

En consecuencia, Sadad Al-Husseini juzga que el precio del petróleo solo puede aumentar. “La situación es análoga a aquella que hay en un depósito de agua del que podemos bombear más rápido sin de lo que se rellena”, afirmó. “Seguramente la especulación es el origen coyuntural de ciertas subidas del precio del petróleo”, concede Husseini, sin embargo, “la escalada de los precios desde el 2002 indica que la extracción de petróleo es estructuralmente limitada.

Las gráficas presentadas por Sadad Al Husseini indican un futuro encarecimiento del precio del petróleo de 12 dólares por año, por lo menos, cada vez que el déficit entre la oferta y la demanda aumente en 1 millón de barriles al día. Según la petrolera BP la oferta petrolera mundial se estableció en 81.6 millones de barriles por día ante una demanda de 83.6 millones de barriles diarios.

Sadad Al-Husseini concluye; “cuanto más rápido nos demos cuenta de que la extracción de petróleo no pueda aumentar, más rápido buscaremos nuevas opciones energéticas alternativas y sostenibles, y evitaremos así desgracias trágicas como la ocupación de Irak y otras aventuras similares.

Traducción Edgar Ocampo.