Bienvenido(a) a Crisis Energética martes, 20 agosto 2019 @ 22:49 CEST

Investigadores de la eléctrica estatal francesa anuncian declive energético antes de 2040

  • Autor:
  • Lecturas 3.931
Artículos Ha salido el día 22 un artículo en Le Monde ("La production d'énergie pourrait décliner avant 2040, selon les chercheurs d'EDF") que hace referencia a un trabajo publicado por dos científicos de EDF, que si bien lo hacen en su nombre, están vinculados a ella. Uno como director de I+D y el otro como consejero, por lo que podemos suponer que de forma oficiosa reflejan la opinión de esa entidad, o cuando menos disponen de la información y los medios de ese ente.

Recordemos que EDF es uno de los primeros grupos mundiales productores de electricidad con 640 TWh producidos el año 2005, gran parte de ella de origen nuclear con sus 58 reactores actualmente en funcionamiento, y que está presente en distintos países de Europa, América del sur, África y China.

El informe: "Quelles solutions des industriels peuvent-ils apporter aux problèmes énergétiques?" (fichero PDF, 1,4MB).

El artículo lo he traducido del francés porque creo que tiene interés y del que cabe destacar:

  • La aproximación a los planteamientos de ASPO.
  • Las limitadas posibilidades que se dan a la energía nuclear a pesar de pertenecer a un grupo que apostó por esta forma de energía hace mucho tiempo.
  • Lo mismo con la aportación de las energías alternativas por mucho que crezcan.
  • Y la conclusión, que hay que reducir demanda –ellos dicen effacer- borrar, o sino el milagro.
La producción de energía podría decaer antes del 2040, según los investigadores de la EDF.

Los científicos del departamento de investigación y desarrollo (I+D) de la EDF esperan "tensiones energéticas ligadas al petróleo en un horizonte que no debería pasar del 2015-2020". ("des tensions énergétiques liées au pétrole à un horizon qui ne devrait pas dépasser 2015-2020"). En un articulo aparecido en enero en la Revue de l'énergie y que ha pasado desapercibido, el director de I+D del gigante francés de la electricidad, Yves Bamberger, evoca "una necesaria desaparición de la demanda de energía que no podrá obtenerse más que con un esfuerzo de sobriedad". ("un nécessaire effacement de la demande [d'énergie] qui ne pourra être obtenu que par des efforts de sobriété").

Redacción CE: Le Monde publicó ayer otro artículo sobre el estudio del cenit del petróleo realizado por científicos alemanes del Energy Watch Group ("La moitié des réserves pétrolières seraient épuisées").
Hay de qué sorprenderse de esta señal de alarma, ya que procede de un grupo industrial cuya vocación es la de vender energía. Se apoya en una modelización del crecimiento de la futura demanda energética mundial y de los medios de producción adicionales a poner para responder a este aumento. EDF (I+D) pone en principio en evidencia un declive de la producción mundial de petroleo "en torno al 2020", por falta de reservas suficientes de oro negro. Un pronóstico muy próximo a las controvertidas tesis de ASPO, una asociación internacional de petro-geólogos que estiman que las capacidades futuras de extracción están peligrosamente sobreevaluadas por las petroleras estatales y privadas.

El análisis de Yves Bamberger cofirmado por Bernard Rogeaux, -conseiller de synthèse- de EDF (I+D), no acaba con este pronóstico inquietante. La continuación del estudio intenta evaluar el aumento de la producción mundial de otras fuentes de energía, indispensables para compensar el declive anunciado del petroleo. La hidráulica se multiplicaría por dos, las otras energías renovables por veinticinco, el nuclear y el carbón por cinco. A pesar de este colosal desarrollo, "ya antes del 2040 la demanda energética mundial no puede ser satisfecha con las tecnologías operativas de hoy en día", previenen los autores.

Un escenario optimista

Y además... los investigadores de la EDF (I+D) califican ellos mismos su escenario de optimista. En efecto, parten de una hipótesis de crecimiento de la demanda mundial de energía de solamente 1,7% por año, cuando la Agencia Internacional de la Energía está en 2,4%. Bamberger y Rogeaux insisten en la necesidad ineludible del "recurso masivo del carbón" para responder a este crecimiento de la demanda. Insisten: "Nuestro escenario, que supone por tanto una demanda moderada y una electrificación voluntarista de los transportes, necesita desde el 2030 la licuefacción de aproximadamente 2 mil millones de toneladas de carbón... en un horizonte en el que la captura -stokaje del CO2 no estará ciertamente generalizada.

"¿Es realista y aconsejable?", preguntan. A causa del carbón, el escenario de la EDF(I+D), estima unas emisiones de CO2 de 9 a 10 gigatoneladas de carbono equivalente, de aquí a 2020-2040. El "limite aconsejable" para contener el impacto de este gas de efecto invernadero sobre el clima está estimado en 3 gigatoneladas... El escenario alternativo considerado es virtuoso para el clima, pero parece potencialmente catastrófico para la economía planetaria. El Sr. Rogeaux destaca: "Las soluciones éticas, que limitarán la utilización del carbón, conducen a un decrecimiento de la oferta energética mundial desde 2025-2030." ("Les seules solutions 'éthiques', qui limiteront l'utilisation du charbon, conduisent à une décroissance de l'offre énergétique mondiale dès 2025-2030.")

Una nueva fuerte de energía a encontrar

EDF(I+D) insisten en que las nuevas tecnologías "requieren generalmente un plazo incompresible de veinte a treinta años para poder desplegarse masivamente". ¿Que nueva fuente de energía milagrosa podría llenar, en una generación, el declive de aquellas que la humanidad domina ahora? El articulo de la Revue de l'énergie se contenta con poner un interrogante frente al que escribe:" A encontrar..."

¿Hay que ver detrás de este artículo una estrategia de EDF para obtener créditos para investigación más importantes por parte de su principal accionista, el Estado? Bernard Rogeaux responde; "Nosotros somos investigadores objetivos y estamos inquietos por las generaciones futuras". La sobriedad energética juzgada indispensable por Yves Bamberger et Bernard Rogeaux podría implicar, según ellos, una evolución "hacia un mundo energético regido por planes de urgencia".("vers un monde énergétique régi par des plans d'urgence").