Bienvenido(a) a Crisis Energética viernes, 12 agosto 2022 @ 17:52 CEST

El consumo "verde" es un sarampión planetario

  • martes, 24 julio 2007 @ 16:22 CEST
  • Autor:
  • Lecturas 2.994
Artículos George Monbiot escribe en The Guardian el artículo "Ethical shopping is just another way of showing how rich you are", en el que realiza una crítica a la moda de consumir productos éticos y verdes, pues según Monbiot "el comercio ético está en peligro de convertirse en otro símbolo de estatus social".
Las clases medias cambian las marcas de sus vidas, se felicitan a sí mismas por hacerce 'verdes' y continuan comprando y volando tanto como antes. Es fácil visualizar una situación en la que todo el mundo compre religiosamente productos ecológicos y en el que las emisiones de carbono a la atmósfera continúen incrementándose.

Monbiot toma ejemplos de libros que animan a "a vivir dentro de los límites de la naturaleza", sin considerar que para eso se necesitaría tener "todo el tiempo del mundo y muchísimas hectáreas de terreno en propiedad". O bien de una campaña de The Telegraph:

La pasada semana The Telegraph conminaba a sus lectores a que no abandonasen la lucha para salvar el planeta. "Aún existe esperanza y las clases medias, con sus recicladores y eco-aparatillos, liderarán el camino." Además ofrecía algunas útiles sugerencias, tales como un "coche de carreras de juguete propulsado mediante hidrógeno", el cual, por tan sólo 74.99 libras esterlinas, se vende con un panel solar y una célula de combustible. Sólo Dios sabe qué extraños metales y procesos altamente energéticos deben ser empleados para fabricar semejante cachivache. En nombre de la conciencia medioambiental, simplemente hemos creado nuevas oportunidades para obtener un capital extra del consumidor medio.
Para Monbiot, esta moda no representa un cambio a mejor, pues no contribuye a forzar los necesarios cambios políticos, y sí a la atomización y la disgregación de la acción transformadora. Para colmo, la moda de lo orgánico está causando una revalorización de terrenos agrícolas que arrincona a trabajadores del campo frente el interés y el dinero de los urbanitas que quieren "comprar estilos de vida orgánicos".

Monbiot sabe que la suya no es una postura popular:

Cuestiona el nuevo consumismo verde y entonces te transformas en un paleto y un aguafiestas, el cenizo de la diversión. Contra este nuevo mundo de aspiraciones orgánicas uno se ve forzado a proponer ásperas y aburridas propuestas: restricción del carbono en la industria, contracción y convergencia, regulaciones más estrictas en el sector de la construcción, carriles especiales para transportes colectivos en las autopistas. Ningún suplemento dominical a todo color incluye un artículo sobre estos temas. Ninguna estrella del rock podría vivir confortablemente ajustándose a su ración de carbono.
Una traducción al español del artículo de George Monbiot puede leerse en este tema del foro Areopago.