Bienvenido(a) a Crisis Energética domingo, 22 septiembre 2019 @ 12:57 CEST

Greenpeace: es posible una España 100% renovable

  • Autor:
  • Lecturas 10.476
Informes La organización ecologista Greenpeace ha presentado el informe "Renovables 100%", con el que quiere demostrar que, en España,
es viable plantearse un sistema de generación basado al 100% en energías renovables, tanto para cubrir la demanda eléctrica como la demanda de energía total, a unos costes totales perfectamente asumibles y muy favorables respecto a los que podemos esperar en 2050 si seguimos con el actual modelo de energías sucias.
Este informe es la continuación de otro informe anterior, “Renovables: 2050” (fichero PDF, 13MB), ya comentado aquí. Esta segunda parte, realizada también por el mismo equipo del Instituto de Investigación Tecnológica de la Universidad Pontificia Comillas, y dirigido por el Dr. Xavier García Casals, añade una cuantificación económica de los costes de generación, así como una evaluación técnica y una revisión de la viabilidad del escenario ya propuesto en 2005 (con un techo de generación 10 veces la demanda total energética proyectada en 2050). Según el informe encargado por Greenpeace, "los análisis demuestran la viabilidad técnica y económica de un sistema basado en las renovables".

Destacamos del informe precisamente lo que lo distingue de la primera parte, esto es, el análisis económico y tecnológico, que lo convierte en algo mucho más útil que el techo teórico de potencia renovable que presentaba su antecesor. También se hace mención específica de la gestión de la demanda, para hacer viable técnicamente la integración de una red eléctrica 100% renovable, y de una eficiencia energética capaz de conseguir una reducción de la energía primaria en un 20% en 2020 respecto a la actual.

Aunque el informe se presenta claramente como "un sistema eléctrico", no renuncia tampoco a cubrir, con las mismas fuentes renovables, el 100% de la demanda energética total, incluyendo el transporte y las demandas de calor y frío del sector de industrial, de la construcción y otros, es decir, que cubriese, no solamente los 280TWh/año de demanda eléctrica en 2050, sino también el resto, hasta los 1.525TWh/año. A destacar que el transporte representaría un 40% de esa demanda extra, y que se cubriría en un 75% con vehículos eléctricos y en un 25% con vehículos de hidrógeno (con unas eficiencias finales del 70 y 25% respectivamente). Además de los datos expuestos, Greenpeace propone otros compromisos necesarios para que las propuestas sean viables, como son la asunción por parte del gobierno español de objetivos obligatorios, como la reducción de la demanda antes comentada, adoptar objetivos de reducción de emisiones de CO2, reformar el sistema de primas, y una reforma del mercado y del sistema eléctrico.

De la misma forma que en otras campañas de Greenpeace, como la reciente "R-Evolucion energética" (fichero PDF, 2,9MB), y exceptuando una mínima mención hacia el "derroche energético", no se pone en duda ni se critica la viabilidad del sistema económico y de consumo que empuja las necesidades energéticas del estado español, ni los flujos de materiales necesarios para hacer viable esos escenarios, como tampoco se hace explícito el impacto de la ocupación del 14,9% del territorio español a cuenta de la infraestructura energética renovable.

Tampoco se tiene en cuenta el cenit del petróleo, ni las consecuencias que pudiese tener en los cálculos efectuados por los autores del informe, especialmente económicos y de proyección de demanda (aunque quizás estos no hayan pasado desapercibidos, puesto que la tasa de inflación calculada se ha tenido que aumentar del 2,5% al 3,5% desde que en 2003 se iniciasen los trabajos que han dado lugar a estos informes).

A pesar de los contundentes titulares y las afirmaciones rotundas acerca de la viabilidad de la propuesta, en las últimas páginas del informe, entre las peticiones al gobierno, encontramos una petición para

Continuar la investigación iniciada por Greenpeace para analizar la viabilidad técnica de un sistema eléctrico 100% renovable, dotando los recursos económicos necesarios para desarrollar las herramientas que permitan realizar los análisis.
Quizás así, con más medios y sobre todo con otra filosofía, Greenpeace llegue finalmente a vislumbrar un escenario más realista y que tenga en cuenta los condicionantes de todo tipo que el declive de los combustibles fósiles, con el petróleo a la cabeza, tendrán en cualquier escenario energético de futuro.