Bienvenido(a) a Crisis Energética, Anonymous Viernes, 23 Febrero 2024 @ 08:15 CET

China ya compra a Irán petróleo en euros y Japón está dispuesto a hacerlo en yenes

  • Viernes, 06 Abril 2007 @ 14:54 CEST
  • Autor:
  • Lecturas 8.047
Artículos De la noticia de Reuters "China shifts to euros for Iran oil, Japan holds off".
Por Chen Aizhu el 27 de marzo y traducido por Marcos Marcos Martínez para CE.

La empresa estatal china Zhuhai Zhenrong Corp., el mayor comprado mundial de crudo iraní, ya comenzó a pagar en euros sus imprtaciones el año pasado gracias a que Irán desea diversificar sus reservas de divisas fuera del dólar. Fuentes con base en Beijing dijeron que la empresa china, que compra más de un décimo de las exportaciones del cuarto productor mundial de crudo, ha cambiado la moneda de pago en gran parte de sus casi 240.000 bp/d contratados.

Otras fuentes industriales diferentes dijeron que los refinadores japoneses (actualmente compran unos 500.000 bp/d del crudo iraní, que es casi el 25% de los 2,2 mb/d embarcados diariamente), continuarán pagando en dólares, aunque están dispuestos a hacerlo en yenes si son preguntados.

Diferentes funcionarios de Irán llevan diciendo desde hace varios meses que más de la mitad de los clientes de la OPEP ya están realizando el pago del petróleo en otras monedas diferentes del dólar desde que Teherán comenzó a diversificar sus reservas de divisas, pero la noticia sobre el cambio producido en la empresa Zhenrong supone la primera confirmación desde el exterior.

El precio del petróleo todavía se cotiza sólo en dólares. Pero el cambio, que está siendo observado muy de cerca por los compradores en otras divisas, aparece en medio del altercado entre Teherán y Washington sobre el programa nuclear iraní.

China, cuyas importaciones de crudo dependen casi en un 12% de Irán, ha empleado en ocasiones su veto en las Naciones Unidas para suavizar las medidas de Occidente. La ONU impuso nuevas sanciones a las exportaciones de armas y a 28 entidades y particulares de Irán el sábado porque Teherán rechazó detener su programa nuclear. Ebrahim Sheibani, gobernador del Banco Central de Irán, dijo el martes pasado en declaraciones a Reuters que Teherán "ya tiene planes para dejar de vender completamente el petróleo en dólares". También comentó que esta medida ha provocado que las actuales reservas de divisas de Irán sólo tengan un 20% de dólares. Además, recientemente Hojjatollah Ghanimifard, director de asuntos internacionales de NIOC ya declaró que "en torno al 60% de las exportaciones se están realizando en monedas distintas al dólar".

Uno de los grandes bancos estatales de Irán ya se encuentra afectado por las últimas resoluciones de Naciones Unidas y algunos funcionarios sospechan que el próximo objetivo serán las necesarias importaciones de gasolina.

Irán es el tercer proveedor más importante de petróleo de China con un promedio de 335.000 b/d en 2006. Un comprador estatal chino dijo que "la mayoría de las compras ya se hacen en euros. Esto no supone ninguna dificultad porque nuestros bancos pueden manejarlo". No obstante un trader de Sinopec Corp. (el mayor refinador de Asia pero con poco volumen de compras en Irán) dijo que su empresa todavía estaba comprando petróleo en dólares.

Los compradores japoneses, incluído el mayor refinador Nippon Oil Corp, dijeron al ser preguntados que, en efecto, ya han sido informados por Irán de que pueden comprar en otras monedas distintas al dólar, pero que no lo van a hacer hasta que no reciban alguna confirmación oficial.

Por otro lado, Fukuaki Watari, presidente de Nippon Oil, dijo que "estamos siguiendo todo esto muy de cerca, pues podemos cambiar las monedas para comprar en cualquier momento, pero todavía no hemos recibido ninguna confirmación oficial desde NIOC. Así que actualmente estamos haciendo todos nuestros intercambios en dólares".

También coinciden en el asunto otros grandes refinadores. Irán es el tercer proveedor de petróleo de Japón con unos 500.000 bp/d.

Japón ha pedido cautela a los poderes mundiales sobre incluir el petróleo en las sanciones que se pudiern imponer a Irán ante su rechazo a suspender el enriquecimiento de uranio, que según EE.UU. se está haciendo con el objetivo de desarrollar bombas atómicas y que Teherán insiste es para producir electricidad.

Entre los principales clientes de Irán se incluyen Royal Dutch Shell, TOTAL y Repsol. EE.UU. lleva prohibiendo desde 1995 las importaciones de petróleo de Irán.