Bienvenido(a) a Crisis Energética lunes, 17 febrero 2020 @ 09:55 CET

Los políticos han abierto un modelo de biocombustibles que ni ellos saben si es posible

  • Autor:
  • Lecturas 2.222
Artículos Agroprofesional ha entrevistado a Jorge de Saja, director de la Confederación de Fabricantes de Alimentos Compuestos para Animales (CESFAC):
Nosotros mismos, que lo estudiamos seriamente desde hace dos años, no hemos sido capaces de desglosar todos los aspectos positivos y negativos de los biocombustibles en la industria alimentaria en general y animal en particular, y nuestros políticos mucho menos. Pero ellos ya se han metido de cabeza en un modelo que todavía no sabemos primero si es sostenible, pero sobre todo si es posible... Por lo que respecta a los precios, lo que ha pasado este año es que ha habido un incremento muy fuerte en los costes de las materias primas que se ha trasladado en parte al pienso pero que luego no ha podido subir hacia arriba en el resto de la cadena, de modo que el consumidor final todavía no lo ha notado.
Por otro lado, Enersilva recoge el artículo de La Voz de Galicia titulado Los biocombustibles: una amenaza para los ganaderos gallegos, donde según José Antonio Herrero Conejo, presidente de la Federación de Productores Lácteos (FEPLAC):
La Administración está fomentando la instalación de plantas de biodiésel y bioetanol con ayudas públicas y con la exención de los impuestos de hidrocarburos, lo que está dañando directamente al sector agroganadero". Esta circunstancia afecta de forma especial a los productores de leche, pues la alimentación del ganado representa casi la mitad del coste total de producción de cada litro. La subida del precio de los piensos lo ha incrementado en 1,5 céntimos en sólo un trimestre. Es por esta razón que los umbrales de rentabilidad en los que se mueven muchas granjas gallegas han provocado que cada vez sean más los ganaderos obligados a buscar productos alternativos, más baratos, con los que alimentar sus reses. Algunos subproductos del trigo o la cebada, como el DDG (Distiller's Dried Grain) -que resulta de la destilación del alcohol de estos cereales- o el bagazo que se obtiene tras la fabricación de la cerveza son algunos de los sustitutos a los que los productores están acudiendo desesperadamente para reducir costos. Su precio -apenas cuatro céntimos- y su alto aporte de proteína ha provocado que incluso se fleten camiones de puntos como A Coruña, Portugal o la cervecera madrileña Mahou.