Bienvenido(a) a Crisis Energética, Anonymous Viernes, 23 Febrero 2024 @ 08:44 CET

La ELEKTRONET podría mitigar los devastadores efectos del Pico del Petróleo

  • Jueves, 22 Febrero 2007 @ 16:26 CET
  • Autor:
  • Lecturas 5.863
Artículos Una red internacional de transporte de electricidad a escala global puede ser una parte de la "solución".

A medida que nos acercamos al pico del petróleo (o lo hemos superado ya, según algunos autores), ese momento histórico en el que el consumo de petróleo mundial supere a la producción, y a partir del cual los precios se disparen y la producción empiece a declinar, se hace necesario el estudio de todo tipo de iniciativas tanto políticas, económicas, ecológicas, como técnicas, para intentar superar lo que muchos entendemos que va a ser un choque catastrófico entre la civilización humana y los finitos recursos del planeta Tierra.

La especie humana empezó a consumir petróleo a finales del siglo XIX. Desde entonces la población humana prácticamente se ha duplicado en cada generación, y gracias a la llamada "revolución verde" de los años 1950, mediante la cual el rendimiento de las cosechas se multiplicó casi por diez debido a la mecanización del campo, el riego asistido por bombeo, y los fertilizantes y plaguicidas de origen en el petróleo, hoy, somos más de seis mil millones de almas.

Todo "gracias" al oro negro.

Pero este crecimiento poblacional es insostenible. Los cálculos más optimistas indican que el planeta Tierra alberga recursos para sostener indefinidamente unos 2.000 millones de humanos, es decir, menos de la tercera parte de los que ya somos hoy en día. Si no acompasamos nuestro crecimiento (y lo convertimos en decrecimiento) en la próxima generación (o incluso en esta) habrá hambrunas generalizadas y millones de personas morirán: La Tierra no da más de sí. El choque que representa el pico del petróleo, por tanto, para la especie humana es probablemente la mayor amenaza que tiene la civilización actual. En la actualidad desperdiciamos una cantidad ingente de energía, que principalmente viene del petróleo: Un recurso finito y no renovable que terminará menguando rápidamente si seguimos creciendo.

Sin lugar a dudas el decrecimiento (esa palabra que es tabú para los economistas liberales y también para los antiliberales) es uno de los objetivos que debemos plantearnos. Sin embargo no solo es "políticamente incorrecta", sino que también es "invasora de la libertad individual", en el sentido de que no podemos seguir trayendo niños al mundo con el ritmo actual, tal y como algunos gobiernos asiáticos ya han comprendido y legislado consecuentemente.

Por otro lado, algunas de las soluciones para mitigar el golpe (que es seguro e inexorable) relacionadas con el decrecimiento (como por ejemplo la prohibición del uso de vehículos privados de combustión interna, o su limitación en el sentido de impedir que solo lleven un ocupante), son medidas que más temprano que tarde nos veremos obligados a implementar.

El uso de bombillas de bajo consumo, de evitar los inútiles aires acondicionados (que solo sirven para pillarse un resfriado en pleno verano con el abrigo puesto), de no usar la función de stand-by de los electrodomésticos y otras medidas de ahorro, son muy importantes y van en la dirección correcta.

Sin embargo todas estas medidas de índole individual, deben ser complementadas con medidas técnicas y políticas. Una de ellas es lo que yo llamo la ELEKTRONET: Una red de transporte de energía eléctrica de alta tensión y alcance mundial.

El trasporte de energía más eficiente conocido por el ser humano es el cable de alta tensión. Todas las redes eléctricas de todos los países del mundo utilizan cables de alta tensión para enviar energía a puntos distantes de su territorio.

Sin embargo, la interconexión entre estas redes de diferentes países, es un asunto muy distinto, dado que implica acuerdos entre diversos gobiernos, más allá de políticas internas de distribución y regulación del consumo.

En la actualidad el intercambio energético eléctrico entre países se está implementando a base de acuerdos bilaterales heterogéneos, no normalizados, más o menos eficaces, pero a todas luces insuficientes.

Urge por tanto empezar a crear redes de super-alta tensión entre grupos de países, basadas en un intercambio "de igual a igual" que faciliten que la energía del sol o del viento, o de las centrales que no se pueden parar de noche, no se desaprovecha en el momento de producirse debido a que la demanda local del país es inferior a la capacidad de producción. Estamos desaprovechando miles de Gigawatios renovables (y no renovables) porque no existe un protocolo mundial de intercambio justo y sensato de esta energía "sobrante".

Si hoy hay viento en Murcia, pero es de noche y no hay demanda, los limpios aerogeneradores deberán pararse, porque las centrales térmicas y nucleares no se pueden parar así como así, y la escasa demanda nocturna debe ser suplida, por motivos estrictamente técnicos, por estas centrales que no se pueden "apagar" tan fácilmente como los aerogeneradores, y que además son sucias y usan combustibles fósiles no renovables, o lo que es peor: Uranio radiactivo.

Sin embargo, si existiera una red mundial de intercambio eléctrico (LA ELEKTRONET), esa energía limpia de los aerogeneradores, podría ser usada en cualquier otro rincón del globo, contribuyendo a un consumo más ecológico y responsable, dado que supliría en ese otro rincón del globo a las centrales térmicas (sucias) o nucleares (mucho más sucias y peligrosas).

El diseño de esta red de interconexión de redes nacionales, es algo que se me escapa. Lo único que veo claro que hay que pensar, es que sus líneas principales deben ser paralelos (de oeste a este y viceversa), con el fin de aprovechar el sol del otro lado del mundo cuando es de noche aquí (y viceversa). Las líneas norte sur, también pueden favorecer el aprovechamiento del viento, que suele tener mas componente este-oeste, que norte-sur.

Otra de las múltiples ventajas de esta red, sería la disminución del tráfico marítimo de petróleo, que tantos accidentes ecológicos causa permanentemente y en aumento. Con esta red mundial, una parte de dicho tráfico sería sustituido por el mucho más eficiente, económico y ecológico transporte de electricidad.

Otra de las ventajas de la distribución eléctrica, en lugar del transporte de petróleo, es su "democratización" del acceso a la energía. En la actualidad, los precios del petróleo no los marcan solo los países productores: También (y en gran medida) son resultado de las presiones de las multinacionales de la distribución. Ya a principios del siglo XX, el magnate Rockefeller nos mostró como es mucho más importante la distribución que la producción:

Controlando el transporte y distribución (lo que hacen Shell, EXXON-Mobile, Repsol y otros), se controla el mercado. Esto es bueno para ellos y malo para todos los demás, tanto productores como consumidores. Una red de transporte eléctrico mundial, y un mercado justo y democrático para la energía eléctrica es una de las peores pesadillas de estas corporaciones.

La ELEKTRONET también plantea nuevas formas de aprovechamiento mucho más eficiente del petróleo. Aproximadamente un 30% del consumo de petróleo se utiliza en las centrales térmicas: Unos aparatos que quemando petróleo (o gas) calientan agua y producen vapor que mueve turbinas para producir electricidad.

Si estas centrales térmicas, se construyeran a boca de pozo petrolífero, nos ahorraríamos el transporte del petróleo, sustituyéndolo por el mucho más eficiente transporte de electricidad. Al igual que cada día se ve más clara la necesidad de instalar las refinerías en la proximidad de la boca de los pozos, para ahorrar energía en el transporte de crudo, se debe pensar también en instalar las plantas térmicas productoras de electricidad a boca de pozo.

Esto además tendría el valor añadido de poder utilizar el CO2 de la combustión para inyectarlo en el subsuelo, evitando una parte del efecto invernadero causante del cambio climático, mejorando el rendimiento de la extracción y permitiendo a su vez que el CO2 se recombine con las largas cadenas orgánicas del petróleo, para probablemente (esto es solo teoría), obtener más petróleo.

Pero todo esto solo es posible ponerlo en práctica si tenemos un acuerdo mundial de distribución de energía eléctrica y una red (que no es muy cara ni complicada de construir) para transportar la energía en forma de electricidad.

Esta ELEKTRONET mundial es una necesidad imperiosa en los momentos históricos del cenit del petróleo, y solo es necesario para su puesta en marcha VOLUNTAD POLITICA INTERNACIONAL. Los expertos, gobiernos, empresas productoras y también los consumidores, debemos exigir que se ponga en marcha este mecanismo, que además de mitigar el golpe mortal al que nos enfrentamos con el pico del petróleo, servirá para profundizar en las políticas supra-estatales que, con tanta guerra, escalada de tensiones e incomprensión, parecen olvidadas en los cajones llenos de polvo de la historia.

Como dijo aquel economista genial, premio Nóbel y esquizofrénico, cuya vida se reflejó en la película "Una mente maravillosa" (y de cuyo nombre no me acuerdo), ES MUCHO MEJOR PARA EL BIEN COMUN, PENSAR EN OBJETIVOS MENORES Y ALCANZABLES DE FORMA REPARTIDA, QUE ASPIRAR TODOS DE FORMA COMPETITIVA Y SUICIDA A TRATAR DE CONTROLAR EL BIEN PRINCIPAL.

Alejandro Bonet - Valdemorillo 22 de Febrero de 2007

----
Alejandro Bonet es programador informático, estudió Ciencias Físicas en la Universidad Complutense de Madrid, es defensor del software libre antimilitarista, creador de software de traducción automática y comunicaciones, y divulgador independiente de la Crisis Energética y del Cenit del Petróleo. Sueña con y lucha para, un mundo sostenible y noviolento.