Bienvenido(a) a Crisis Energética viernes, 12 agosto 2022 @ 16:21 CEST

Wall Street Journal: la producción petrolera de Irán se está secando

  • miércoles, 21 febrero 2007 @ 15:21 CET
  • Autor:
  • Lecturas 6.419
Artículos El diario electrónico "The raw story", se hace eco de la publicación de la noticia del Wall Street Journal, en la que se hace un análisis de la situación energética de Irán.

"Las exportaciones de petróleo de Irán podrían finalizar en el plazo de una década, de acuerdo con algunos que han estudiado la situación", afirma Wall Street Journal.

Bajo el título, "La producción iraní de petróleo se está secando", el periodista Michael Roston refleja el contenido de la publicación de información financiera. Dice así:

Un reportaje de hoy en el Wall Street Journal dibuja un panorama de Irán en los primeros estadíos de una crisis energética. Aunque siempre ha sido considerado como un gigante energético, el país del Golfo Pérsico está haciendo frente a las perspectivas de un crash en la producción de petróleo en el plazo de una década, y podría comenzar a racionar la gasolina el próximo mes.

Bill Spindle escribe esta mañana en el Wall Street Journal que la producción de petróleo de Irán está estancada. La demanda es alta en el país debido a que el gobierno ha establecido un precio barato de la gasolina. Al mismo tiempo, "una combinación de las sanciones de Occidente y de políticas del gobierno iraní ha disuadido de inversiones extranjeras en los yacimientos de petróleo", resultando en un parón en el crecimiento de su producción. El problema es tan importante que el gobierno iraní ha desembolsado al menos 7 mil millones de dólares para importaciones de gasolina en este año fiscal.

En respuesta a esta situación, Irán está esperanzado en expandir sus capacidades productivas. Pero el gobierno de los EE.UU. y otros ven implicaciones políticas en el actual estado de asuntos en el sector energético iraní.

WLa tragedia energética de Irán puede ser aún más vulnerable a las sanciones económicas internacionales", escribe el periodista del WSJ.

Incluso muchos oficiales iranís reconocen que la larga prohibición de los EE.UU. a las compañías petroleras americanas para que trabajen en Irán ha dificultado la posibilidad del país de desarrollar de forma adecuada sus yacimientos de petróleo.

Extracto de algunos párrafos del artículo del Wall Street Journal:
Al tiempo, una combinación de sanciones de Occidente y las políticas iranís han desanimado la inversión extranjera en los yacimientos de petróleo, causando el estancamiento en la producción. El resultado: las exportaciones de petróleo de Irán podrían finalizar en el plazo de una década, de acuerdo con algunos que han estudiado la situación.

Esta es una amenaza desastrosa para Irán, cuyos ingresos del exterior derivan en un 85% de las exportaciones de petróleo. "La industria está un una situación de crisis, ha dicho Mehdi Varzi, un ex - diplomático iraní y un oficial de la compañía nacional de petróleo iraní que encabeza una compañía consultora con su base en Londres, Varzi Energy.

El impacto de esta crisis podría sentirse mucho más allá de Irán. El pais produjo 3.8 millones de barriles de petróleo al día en el año 2006, casi el 5% de la producción mundial, de acuerdo con la OPEP. Exporta una media de 2.5 millones de barriles al día. Como estas ventas podrían declinar, los mayores clientes de Irán, Japón y China, deberán buscar a otros suministradores, subiendo los precios para todos.

El evitar un estrangulamiento de las exportaciones es una de las razones que Irán expone para justificar la necesidad de la energía nuclear. Pero esa ambición ha contribuido a generar un "impass diplomático" con Occidente. Los responsables de la administración de Bush describen el programa nuclear iraní poco más que como truco para el desarrollo oculto que les permita tener armas nucleares. Los oficiales Iranís niegan este hecho, argumentando que las plantas nucleares podrían aplacar parte de la creciente demanda de energía doméstica, permitiendo que más petróleo y gas esté disponible para la exportación, y evitando así dificultades en el suministro doméstico.

Igualmente, el diario El País refleja los problemas de Irán con el suministro de gasolina a la población. En el artículo se expone que: "Si no logran aumentar la producción de crudo, el consumo local podría dejarles sin petróleo para exportar en 10 años".