Bienvenido(a) a Crisis Energética domingo, 17 noviembre 2019 @ 05:17 CET

Se revela que Israel planea un ataque nuclear sobre Irán

  • Autor:
  • Lecturas 7.067
Artículos El diario británico Times, en su edición online, publica una noticia sobre Irán bastante alarmante, que no queremos dejar pasar desapercibida y sin comentarios, por lo que la traducimos para nuestros lectores. Los comentarios, como suele ser habitual, en cursiva y negrita. Aunque el asunto parece eminentemente político y militar y aparentemente no tiene que ver con la crisis energética, parece que no cabe duda de que la energía está en el centro de este programa propagandístico acelerado para justificar una agresión a gran escala contra Irán: "Se revela que Israel planea un ataque nuclear sobre Irán".

Actualización: añadido fragmento del artículo y comentarios, omitidos por error. UZI MAHNAIMI, NEW YORK AND SARAH BAXTER, WASHINGTON

Israel ha trazado planes secretos para destruir las instalaciones nucleares iraníes de enriquecimiento de uranio con armas tácticas nucleares.

Empezamos bien. Israel traza planes secretos y el Times filtra los “planes secretos”. Todo muy coherente. Seguramente hasta se cuelgan la medalla al mérito periodístico, cuando es un paso más en la intoxicación informativa del lector occidental.

Dos escuadrones de la fuerza aérea israelí se están entrenando para volar una instalación nuclear iraní, mediante el uso de bombas nucleares de baja potencia revienta-búnkeres, según varias fuentes militares iraníes. El ataque sería el primero realizado con armas nucleares desde 1945, cuando los EE. UU. lanzaron las bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki. Las armas israelíes tendrían cada una fuerza explosiva equivalente a la quinceava parte de la bomba de Hiroshima.

Magnífico. Ni una sola crítica a este crimen contra la humanidad en preparación. Sólo la simple nota informativa del “plan secreto”, que ahora resulta, además, que se lo han soplado fuentes militares israelíes (¿pero no era secreto?). como se ve, el periodismo de pesebre y abrevadero, da para adoptar posturas muy teóricamente imparciales, mientras se encizaña una situación y se programa al público para lo que se avecina.

Con estos planes, se arrojarían primero bombas convencionales guiadas por láser que abrirían “túneles” hacia los objetivos. Inmediatamente después se arrojarían las armas “mininucleares” en la planta de Natanz, que explotarían muy por debajo del nivel del suelo, para reducir el riesgo de lluvia radioactiva

No cabe duda de que estos aguerridos reporteros, que escriben sobre lo que dicen los militares israelíes “en secreto” desde Washington y Nueva york (¿estarían allí los militares atómicos israelíes?), utilizan toda una parafernalia supuestamente aséptica, que parece alabar lo bien pensado que lo tienen estos muchachos: harán cirugía de alto nivel; apenas saldrá lluvia radioactiva; todo será con cirugía láser y por tanto, muy limpio, no se preocupen, parece que vienen a decirnos. Sin duda se lo sacaron a los militares israelíes del maletín cuando iban a hacer pipí en algún hotel de Washington o Nueva york. Y sigue sin parecerles un plan escandaloso o criminal. Es sorprendente, estos chicos de Time, que se llaman, por cierto Uzi, nombre tan famoso casi como Kalashnikov y Sara, mujer fuerte de la Biblia. Fuentes imparciales y solventes donde las haya. Soprendente que sus jefes en la redacción no les hayan puesto pegas a publicar esta bazofia o hayan comentado el asunto en algún editorial, para condenar la preparación de este crimen. Luego, el que amenaza es el integrista iraní.

“En cuanto se de la luz verde, será una única misión, un golpe y el proyecto nuclear iraní será demolido”, dijo una de las fuentes.

Para ser un plan secreto, están apareciendo más fuentes que en el palacio de Aranjuez. Además, estos chicos son la mar de eficaces. Un solo ataque y a hacer puñetas todas las instalaciones nucleares iraníes. Ahora cabría imaginar y escuchar el rasgado de vestiduras de las túnicas de los cínicos senadores del gran occidente cínico, si apareciese una nota de prensa de un diario, digamos pakistaní, asegurando “de fuentes secretas” que los iraníes estaban pensando bombardear todas las instalaciones nucleares israelíes ya construidas y ultimadas y todas las armas nucleares israelíes. Es curioso. En el caso de las declaraciones absolutamente intolerables de Israel, ni una sola referencia al fanatismo, a sus radicales y fundamentalistas líderes; ni una sola mención al desprecio de las disposiciones de la AIEA, que violan sistemáticamente. Ni una sola mención al carácter extremista de sus líderes. En el caso inverso, podrán jurar diez mil veces sobre el Corán y permitir cien mil inspecciones y someterse a las inspecciones de la AIEA. De nada sirve. Los iraníes son sospechosos de querer hacer la bomba. Los israelíes, por supuesto, no lo son; entre otras cosas, porque ya la tienen. Dobles raseros, morales periclitadas, camino hacia el abismo, carencia de ética.

Los planes, que se revelaron al Sunday Times la semana pasada, se han adelantado en parte, por la valoración del servicio de inteligencia israelí, el Mossad, de que Irán está a punto de producir suficiente uranio enriquecido para hacer bombas atómicas en el plazo de dos años.

¡Qué bárbaro! Cada vez más Fuentes revelan los “planes secretos”; esto es un chorreo, una fuga, un escape de inteligencia sin precedentes. Lo va a terminar sabiendo hasta el portero del Betis. O sea, que cuando un país ya tiene uranio enriquecido, aunque sea solo para uso civil, como prueban los inspectores de la AIEA cada vez que van por allí y han hecho cientos de inspecciones, que algún espía sordo, como estos capaces de saber guardar un secreto, considera que puede hacerse un a bomba en un par de años, ya podemos bombardear a discreción … ¡precisamente con bombas atómicas! Buena e irreprochable lógica. Es una lógica abrumadora (por lo que abruma). Y el Sunday Times y el times siguen sin hacer ni un solo comentario a la vista de la preparación de tal crimen. Es como si sus sagaces reporteros hubiesen detectado que unos terroristas iban a destruir su central nuclear de Sellafield, volándola con un arma nuclear y ellos se limitasen a dar la noticia, porque el periodismo tiene que ser muy aséptico, neutral y objetivo dando informaciones.

Los comandantes militares israelíes creen que los ataques convencionales pueden no ser suficientes para aniquilar las cada vez mejor defendidas instalaciones de enriquecimiento. Alguitas se han construido bajo al menos 21 metros de hormigón y roca. Sin embargo, los misiles revienta-búnkeres de cabeza nuclear sólo se utilizarían si se descartase un ataque convencional y si los EE. UU. rechazase intervenir, dijeron fuentes de alto nivel

Lo dicho. Estas fuentes “secretas” son un coladero. Es más: padecen de incontinencia verbal, a lo que se ve. Es que no hacen más que largar y largar acerca de los crímenes que piensan perpetrar. L oque no nos queda claro es por qué los estrategas israelíes han decidido tirar bombas agujereadotas normales y luego bombitas nucleares por el agujero practicado por las primeras si van con los EE. UU. y bombas de cabeza nuclear directamente al bulto, si los EE. UU. no les acompañan directamente en el crimen. Esas son las cosas que los periodistas deberían aclararnos, porque nos dejan en la más terrible de las incertidumbres. Y seguimos si que nadie condene la preparación criminal del ataque nuclear a un país que sigue siendo miembro de la AIEA se somete a las inspecciones de dicha agencia y que ha renunciado a tener armas atómicas y que ha dicho que son contrarias al Islam que profesa su gobierno y que tiene derecho, según la carta de la AIEA a enriquecer uranio, como hace Brasil y unos 15 países más.

Cargos militares israelíes y estadounidenses se han reunido varias veces para considerar acciones militares. Los analistas militares dijeron que la revelación de los planes podría tener la intención de presionar a Irán para que detenga el enriquecimiento, empujar a EE. UU. a la acción o conseguir la indulgencia de la opinión mundial previa al ataque israelí.

Acabáramos. ¿Así que el filtrado estaba programado y tenía estos fines? Parece increíble. La primera razón de la incontinencia informativa de los servicios secretos es presionar a un país soberano para que deje de hacer lo que tiene derecho a hacer bajo las leyes internacionales. Y sobre todo, a hacer mucho menos de lo que ellos mismos han hecho. Doble rasero, doble moral, cinismo internacional. La segunda es empujar a los EE. UU. Está bien que se reconozca que ese pequeño país de 5 millones de habitantes tiene capacidad de “presionar” al jmperio mundial a entrar en otra guerra más, como si hubiesen sido reacios a hacerlo otras veces. La tercera razón, posiblemente la más razonable de todas, es preparar a la opinión pública mundial y sobre todo a la atocinada, vegetativa, catatónica y confortable opinión pública occidental, para aceptar esto como un hecho normal o incluso deseable. Si el filtrado masivo es cierto, los EE. UU. serían cómplices de un crimen de lesa humanidad, aunque lo ejecutase finalmente Israel, porque el filtrado, que ya alcanza la categoría de chorreo o catarata, admite que se reúnen a jugar a los destrozos, los militares de ambos ejércitos. Vamos bien. Y los editoriales del mundo callados todos; o peor aún, asintiendo y dando alas al crimen, convirtiéndolo en acto de justicia. Para vomitar.

Algunos analistas advierten de que la respuesta iraní ante tal ataque podría incluir desde el corte de los suministros a occidente a ataques terroristas contra objetivos judíos en todo el mundo.

Hasta ahora habían aparecido las “Fuentes militares” que eran “secretas”, aunque lo contaban todo. Ahora aparecen analistas, sin identificar, pero sin duda cualificados, pues lo dicen Times y Sunday Times y punto redondo, que nos cuentan que si los ciudadanos iraníes sufren un ataque nuclear sobre sus instalaciones nucleares iraníes, que por supuesto nunca sería un ataque “terrorista”, los iraníes, que sí son terroristas por naturaleza, lo mismo contraatacan con ataques “terroristas” en algún sitio. Y lo mismo deciden no enviar sus suministros petrolíferos y de gas a Occidente. ¡Qué bárbaro! ¡Qué malos son los iraníes! A esos analistas se les ha quedado en el tintero, si los suministros que pueden ser interrumpidos por Irán se limitarán a los dos millones de barriles diarios que exportan ellos solos, o alcanzarán a los 17 millones de barriles diarios que pasan por el Estrecho de Ormuz cada día. Pequeño detalle que no deja en desdoro a los “analistas” famosos de los tabloides ingleses. Esto es tremendo. La forma de dar noticias va siendo cada vez más infumable.

Israel ha identificado tres objetivos principales al sur de Teherán, que se cree están vinculados al programa nuclear iraní:

  • Natanz, donde existen miles de centrifugadoras instaladas para el enriquecimiento de uranio.
  • Una instalación para la conversión de uranio cerca de Isfahan donde, de acuerdo con una declaración de un vicepresidente iraní la semana pasada, se han almacenado 250 toneladas de gas en túneles.
  • Un reactor de agua pesada en Arak, que puede producir en el futuro plutonio suficiente para una bomba.
Los oficiales israelíes creen que si destruyen esos tres lugares, retrasarían el programa nuclear de Irán de forma indefinida y evitarían tener que vivir con el miedo a un “segundo holocausto”

El colmo del cinismo es provocar un holocausto (los ajenos tienen que ser holocaustos con minúsculas y el suyo es el único que tiene título de sir y se puede escribir con mayúsculas). Estas golferías, este abuso escandaloso del Holocausto judío para justificar el holocausto de los que les molestan, sean palestinos, libaneses o ahora iraníes, es intolerable y humilla, denigra y ningunea a las víctimas del Holocausto judío. Por ello, dicen, hay que destruir a sangre y fuego las instalaciones nucleares civiles ajenas, porque ellos no pueden tenerlas, mientras los israelíes sí pueden tener instalaciones y armas nucleares propias. Esto es la ley del embudo trasladada al derecho internacional. Si no hay una respuesta masiva que obligue a este pequeño y cínico Estado a entrar en razones, me temo que el mundo tendrá l oque se merece, por consentidor.

El gobierno israelí ha advertido repetidamente que nunca permitirá que Irán produzca armas nucleares. Su presidente, Mahmoud Ahmadinejad ha declarado que “Israel tiene que ser borrado del mapa”

¿Y quienes son estos señores que disponen de armas nucleares y han arrasado al pueblo palestino y al libanés, para decir con maneras de chulo de barrio que no van a permitir que otro Estado tenga lo que ellos ya tienen? ¿Con qué criterios morales pueden decirlo? ¿Por qué se admite a estos criminales en los organismos internacionales? ¿Por qué se admite que los EE.UU. estén continuamente vetando las decenas de resoluciones que intentan condenar cada crimen de este minúsculo y verdaderamente terrorista Estado? Y ya, respecto del cansino, por repetido y falaz, discurso de que Ahmadinejad ha dicho que Israel tiene que ser borrado del mapa”, ver el ilustrativo libro de Alfredo Embid, titulado “Lo que no te han contado sobre la próxima guerra nuclear contra Irán” (Queimada. Edición noviembre de 2006) ISBN 84-88346-56-5), especialmente el capítulo ¿Borrar a Israel del mapa? (pags. 104 -115)