Bienvenido(a) a Crisis Energética martes, 23 julio 2019 @ 04:37 CEST

Manipulación sobre los mercados financieros (III)

  • Autor:
  • Lecturas 3.451
Artículos Más datos sobre la manipulación del precio de la gasolina gracias a un interesante artículo de Peter Stojan aparecido en LewRockwell con el título Gasoline Price Manipulation Before the Elections.

¿Está Goldman Sachs manipulando los futuros de la gasolina para hacer bajar los precios antes de las elecciones de noviembre?

Seguramente es eso lo que parece.

Un artículo aparecido este sábado en el New York Times (NYT) apuntaba una negociación poco usual por parte de Goldman Sachs en el mercado de futuros de la gasolina. Tal como Raymond Keller apunta, que es quien localizó el artículo, “ellos siempre ocultan el material bueno en la edición del sábado porque es de baja tirada”.

Pero, ¿qué es lo que está haciendo Goldman?

Transcribimos lo que informa el NYT: “Los políticos están preocupados porque el suministro de petróleo podría provocar que los precios de la gasolina subieran pronto este año a pie de surtidor, pero uno de los grandes bancos de inversión calladamente ayudó a su rápida caída hace pocas semanas, según algunos economistas, ‘traders’ y analistas.

Goldman Sachs, que maneja el mayor índice de commodities (el GSCI), dijo a primeros de agosto que había reducido significativamente el peso de los futuros de la gasolina. El anuncio no provocó grandes titulares, pero encontró su eco en los mercados durante las siguientes semanas y en algunos otros inversores que habían apostado pensado que la gasolina subiría en concordancia con lo que apuntaban sus previsiones estadísticas”.

‘Todos ellos comenzaron a deshacer sus posiciones, así que los otros que estaban en largo también se apresuraron hacia la puerta al mismo tiempo’, dijo Lawrence J. Goldstein, presidente de la Petroleum Industry Research Foundation. El anuncio que hizo Goldman Sachs en agosto cogió por sorpresa a algunos ‘traders’. La firma dijo a principios de junio que había planeado enrollar las posiciones que tenía en el contrato refugio hacia otros contratos de futuros, el reformulado ‘gasoline blendstock’, que está reemplazando el contrato refugio a finales de año a causa de los cambios legislativos sobre los aditivos de la gasolina. Posteriormente, Goldman dijo en junio que había enrollado un tercio de sus participaciones de gasolina en los contratos reformulados y advirtió que haría más anuncios en el caso de que fueran trasladados los restantes. Pero en agosto el banco anunció que no trasladaría más posiciones hacía la gasolina y que redistribuiría su carga en otros productos petrolíferos…

Algunos ‘traders’ especularon que Goldman debía estar preocupado por la liquidez del contrato reformulado, mientras que otros decían que el banco estaba actuando así porque habían muy pocos contratos abiertos. El interés abierto, o número de contratos futuros sacados al mercado, se ha multiplicado por nueve desde entonces.

El 30 de junio, la gasolina sin plomo tenía un 8.72% del GSCI, pero ahora sólo representa un 2.3%, suponiendo una venta de más de 6.000 millones de dólares en contratos futuros por el cambio de ponderación en el índice.”

¿Una venta de más de 6.000 millones de dólares en contratos de futuros de gasolina? Sigamos esta pista, porque una venta de 6.000 millones no se decide en los niveles más bajos de la compañía.

Keller profundiza un poco más sobre la cronología de esta venta:

“El Presidente Geoge W. Bush nombró a Henry M. Paulson, Jr. Para el cargo de Secretario del Tesoro número 74 el 19 de junio del 2006. El Senado de los EEUU confirmó unánimemente a Paulson el 28 de junio siguiente y juró su cargo oficialmente el 10 de julio. Antes de llegar al Tesoro, Paulson fue presidente y CEO de Goldman Sachs. Y ¿qué hizo Goldman unas pocas semanas antes de que Paulson jurara como Secretario del Tesoro? Anunció un repentino movimiento que bajó los precios de la gasolina a corto plazo. Bonito movimiento. Y llegó meses antes de la elección”.

Ahora bien, para algunos debe ser bastante duro pensar que las manipulaciones en el mercado funcionan, pero se debe advertir que se están haciendo a todos los niveles. Mientras los promotores del penique cocinan sus esquemas, los jugadores poderosos tienen los suyos propios. En la jerga de los ‘traders’ a esto se le llama ‘pintar la cinta’. En efecto, el Washington Post ya reveló en su momento que el gobierno había formado algo que casualmente es conocido como el Plunge Protection Team (PPT o Equipo de Protección de Desplomes). Se supone que el PPT aparece en escena y compra acciones cuando las cosas están revueltas. Ronald Reagan constituyó el PPT cuando firmó el Executive Order 12631. Que es otro modo de ‘pintar la cinta’ (empleando el dinero de sus impuestos o dólares recién impresos de la Reserva Federal, por supuesto). Goldman es miembro del oculto PPT.

Pero algunos no terminan de creer que este tipo de manipulaciones estén sucediendo. He mantenido algunas discusiones en el correo electrónico durante los últimos días con maravillosos y sofisticados economistas que no creen que Goldman haya manipulado el mercado de la gasolina. Y su argumento es el siguiente: “continuaré siendo un economista y observaré los aspectos referentes a la oferta y la demanda”.

Mi respuesta ha sido que Goldman Sachs entiende muy bien la oferta y la demanda además de comprender a la perfección la compra venta de valores. Cuando tú vendes 6.000 millones en contratos futuros de gasolina lo haces con la intención de provocar un impacto, tal como apunta correctamente la historia del NYT. Se está entregando al mercado una enorme cantidad de contratos futuros. Y este tipo de ventas agresivas provoca que otros vendan para no perder el margen en la opción de compra. Y como las tendencias se siguen, se produce un repentino desplome de la gasolina y de otras commodities. En efecto, esto es lo que ha sucedido. Goldman Sachs no dejó de ser Goldman por no entender esta materia. Oferta y demanda explican a la perfección esta manipulación.

Mis contertulios en el correo electrónico apuntaron otros aspectos.

Ellos dicen: “¿Por qué Goldman Sachs opera de este modo y pierde dinero?” La respuesta a esta pregunta es que Goldman no pierde dinero, porque ellos tienen el control del índice pero el dinero ofertado viene de instituciones, fondos de inversión y otros desafortunados estúpidos que confían en que Goldman maneje el índice como una inversión contra la inflación, y en absoluto esperaban que liberara 6.000 millones en contratos en unas pocas semanas. El resultado: los desafortunados estúpidos con todas las pérdidas y Goldman con cero pérdidas y su hombre dirigiendo el Tesoro. ¿En qué lado de este mercado te gustaría estar?

Pero mis contertulios en el correo electrónico continúan todavía con una carga más: “¿Me estás diciendo que los refinadores están intentando menguar sus inventarios y quedarse ellos mismos con problemas de suministro en el futuro? Esto no tiene ningún sentido”. Pues lo que realmente desean los refinadores es menguar sus inventarios. Si el precio de la gasolina está cayendo en el mercado de futuros sacarán por la puerta tantos inventarios como puedan para dar cabida a toda la nueva gasolina barata que sean capaces de comprar en el mercado de futuros.

Última conclusión. Goldman debía saber que su movimiento iba a hundir los precios de la gasolina a corto plazo con este tipo de venta. Esto me huele a una maniobra de Paulson de principio a fin. Él ha sido el último agente detrás de las cortinas si es que realmente ha habido uno sólo. Muy probablemente sus futuros biógrafos anotarán este hecho.


Gráfica sobre la evolución de los precios antes y después de la presunta manpulación: