Bienvenido(a) a Crisis Energética lunes, 22 julio 2019 @ 17:53 CEST

Inminente crisis energética

  • Autor:
  • Lecturas 3.627
Artículos Mariano Marzo, catedrático de Recursos Energéticos de la Universitat de Barcelona, escribe, en el suplemento Dinero de ayer en La Vanguardia, el artículo "Inminente crisis energética" (fichero PDF, 104KB).

El artículo está escrito a propósito de la publicación del World Energy Outlook 2006 por parte de la Agencia Internacional de la Energía, comentado ya aquí, y del que se destaca el sombrío pronóstico que realiza sobre nuestro futuro energético:

El mundo encara un mañana sucio, inseguro y caro en el que los países consumidores serán más vulnerables a interrupciones del suministro.
El texto de Mariano Marzo repasa las diferentes cifras que arrojan los pronósticos de la AIE, haciendo especial enfásis en lo concerniente a los titulares ofrecidos por la prensa en relación a la energía nuclear y su participación en la reducción de emisiones de CO2:
El World Energy Outlook 2006 de la Agencia Internacional de la Energía plantea un llamado “escenario alternativo”, en el que se considera fundamentalmente que los países van a tomar medidas para reconducir la situación energética a una senda algo más sostenible que la actual. Pues bien, del total del dióxido de carbono no-emitido en este “escenario alternativo”, resulta que el 78% provendría de la aplicación de políticas que promueven la eficiencia, el 12% de la sustitución de combustibles fósiles por renovables y biocombustibles, y el 10% restante de una decidida apuesta por el retorno de la energía nuclear. En este sentido, resultan exagerados algunos titulares que nos hablan de que la AIE postula la energía nuclear como la solución ideal para combatir el cambio climático.
Además de este punto, también tratado por Marcel Coderch en su artículo publicado en Expansión "Energía nuclear: mucho ruido y pocas nueces", Marzo destaca que incluso las medidas propuestas en el escenario alternativo, "aunque significativas en términos absolutos, son claramente insuficientes" y que aunque la AIE considera que económicamente son factibles, la urgencia con la que se necesitan y los obstáculos que se presentan para la aplicación de estas políticas (fundamentalmente de seguridad energética y de gestión de las emisiones de CO2), hacen que el panorama que presente este nuevo informe de la AIE "no invite al optimismo".